Mikko Hirvonen y Jarmo Lehtinen, terminan en tercera posición en el primer dia del rally de Portugal

Tras disputar el tramo de calificación el miércoles por la mañana, los participantes del Rally de Portugal volvieron a la acción el jueves por la tarde en Lisboa para la primera especial, con el Monasterio de los Jerónimos como telón de fondo. Después de que el público disfrutara con las evoluciones de los WRC por las calles de la capital portuguesa, los equipos se dirigieron al sur para la primera de las especiales de tierra del rally.

Celebradas tras la puesta de sol, las tres especiales cerca de Ourique fueron un auténtico dolor de cabeza para los equipos a la hora de elegir las posiciones de salida. Temiendo que el polvo no se asentara fácilmente, Mikko Hirvonen y Sébastien Loeb decidieron que era mejor salir en las dos primeras posiciones.

Antes de tener la posibilidad de saber qué tiempos habían hecho sus principales rivales en la ES, Sébastien Loeb se encontró fuera del rally tras sufrir un accidente en la ES3. “Llegamos a una subida que empezaba con una pequeña curva a la izquierda seguida de otra a la derecha, más larga. Daniel me dio la nota correctamente, pero yo seguí girando a la izquierda,” explicaba el ocho veces Campeón del Mundo. “Intenté corregir la trayectoria, pero el DS3 WRC se deslizó hasta una zanja y volcamos. Los daños no fueron muy importantes… excepto en la barra antivuelco, que hizo su trabajo y acabo doblada.” Por tanto, el coche nº1 no podrá volver al rally mañana bajo la  normativa Rally2: “Es una pena, porque la pequeña ventaja que habíamos conseguido en la clasificación del Campeonato del Mundo seguramente desaparecerá.”

Mientras tanto, Mikko Hirvonen mantuvo una bonita lucha con Jari-Matti Latvala y Petter Solberg. El finlandés terminó el primer día en tercera posición, a solo 5s de Latvala y a 2,4 de Solberg. “Es curioso que las diferencias sean tan pequeñas, viendo las estrategias tan diferentes que hemos usado en las posiciones de salida,” destacaba Mikko. “No sé quién eligió la mejor opción, pero estoy convencido de que nosotros corrimos menos riesgos. Si hubiera habido más polvo y si la lluvia hubiera caído antes, habríamos tenido una gran ventaja.”

Mikko lleva ahora sobre sus hombros las esperanzas del Citroën Total World Rally Team: “He estado en situaciones parecidas muchas veces antes. Naturalmente, el resultado ideal sería ¡ganar el rally! En cualquier  aso, no estaría contento de terminar el rally tercero. Voy a luchar al máximo, pero también soy consciente de que tengo que puntuar para el Campeonato del Mundo.”

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario