Mercedes GLK: Emulando al patriarca

ImageLa nueva apuesta de Mercedes en el segmento de los todocaminos compactos tiene unas dimensiones más pequeñas que las de sus principales rivales.

ImageEl Mercedes GLK es el paso definitivo de la marca alemana en el segmento de los todoterrenos compactos. Es la apuesta de Mercedes como alternativa al BMW X3, al Audi Q5, al Volvo XC60, incluso a las cualidades off-road del Land Rover Freelander 2. El próximo mes de octubre empezarán las entregas de las distintas versiones de este nuevo vehículo. Las proporciones de la carrocería y la interacción del diseño clásico de un todoterreno con los rasgos de los turismos resulta eficaz: las líneas del GLK son nítidas, las superficies amplias y ligeramente cóncavas.

ImageEn cuanto a las medidas, el GLK es más compacto que algunos de sus competidores: 2 cm más largo que un Freelander, pero 4 cm más corto que un X3 y 11 cm más pequeño que un Audi Q5. La capacidad de su maletero es de 450 litros en condiciones normales y de 1.550 litros con los asientos abatidos. Los voladizos cortos, un frontal casi vertical, montantes esbeltos, un parabrisas erguido y una línea de techo robusta son rasgos de todoterreno puro que los diseñadores han querido trasladar a un SUV compacto que pasará más horas en carretera que fuera de ella. La “L” de GLK anuncia el lujo con el que nos vamos a encontrar en el interior ideado por Mercedes.

¿Asfalto o Campo?

ImageEl cuadro de instrumentos, que se prolonga en los revestimientos de las puertas, confiere mayor anchura al habitáculo de amplias dimensiones. Es destacable la incorporación del Agility Control al equipamiento: se trata de un sistema de amortiguación selectivo que adapta las fuerzas de los amortiguadores a la situación en que se encuentra el vehículo, incrementando así el nivel de conducción y de confort según la superficie donde se esté conduciendo. Fuera del asfalto, la suspensión será más suave y, por carretera, más firme. También dispone de la tracción integral 4Matic que distribuye permanentemente el par de giro, siendo inicialmente del 45% al eje delantero y del 55% al trasero. Otro elemento importante es el botón bautizado “G” en la consola que activa los modos offroad del cambio automático 7G-Tronic del ESP. En un principio, la marca germana obligará a adquirir el GLK con uno de los dos paquetes de equipamiento opcionales previstos: el “Paquete Deportivo Exterior” o el “Paquete Estético Todoterreno”.

ImageEl paquete deportivo incluirá, por ejemplo, barras longitudinales de techo en aluminio, faldones en color de la carrocería y tren de rodaje deportivo con una suspensión que rebaja la altura de 20 milímetros. En cuanto al paquete estético todoterreno, propondrá barras longitudinales de techo en color negro, faldones con protección en color negro y protección de bajos delantera y trasera. El GLK estará disponible en dos configuraciones básicas: una orientada al offroad y otra donde prima el uso en carretera. La offroad se completará con el paquete “Offroad Pro” que llevará protectores de bajos de la carrocería, levas en el volante para el cambio de marchas, el DSR, un sistema electrónico que controla la velocidad del descenso en pendientes que regula también el ESP o el ABS en una pendiente, desde 4 a 30 km/h. En cuanto a la versión de asfalto, carece de DSR y de las funciones asociadas a este sistema. Sin embargo, el cambio de marchas dispone de la modalidad “Sport”, para obtener una circulación más dinámica.

Amplio Abanico de Propulsores

El display circular del panel de instrumentos. La gama de motores es amplia, con potencias que van de 170 hasta 272 CV. El GLK 220 CDI de 170 CV y 400 Nm es el único que presenta cuatro cilindros en línea, puesto que los otros propulsores son de seis en V. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,8 s y tiene un consumo de 6,9 l/100 km. El otro diésel es el GLK 320 CDI de 224 CV.

ImageEl motor de gasolina menos potente es el GLK 280, con 231 CV. Finalmente, el motor más potente es el GLK 350 de 272 CV. Alcanza los 230 km/h de velocidad punta, consume 10,4 l/100 km y acelera de 0 a 100 en 6,7 segundos. Los motores diésel son muy silenciosos, no vibran y son agradables de conducir. Los dos motores diésel tienen una buena respuesta a bajas revoluciones. La caja de cambios de siete relaciones viene de serie en todos los modelos, pero podría estar disponible un cambio manual a partir del año 2010. Las relaciones del cambio son excelentes cuando se elige la modalidad de tinte más deportivo, denominada “Sport”.

A Todas Luces

Como equipo opcional, el GLK incorpora el Intelligent Light System ILS, con faros bixenón, que adapta las luces delanteras a las condiciones climáticas y a la situación dinámica del vehículo, garantizándose así una conducción más precisa y segura.

Esta entrada fue publicada en General, Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario