Megane 2.0 dCi Sport / León FR TDI

Escrito por HoyMotor16
Casi todas las marcas ofrecen en su gama un compacto con motor turbodiésel de potencia media-alta.

No es casual que esto sea así, ya que este tipo de coche se ha convertido en un auténtico filón, que se lleva de calle una gran porción de la tarta de ventas. Sin embargo, encontrar propulsores con una caballería similar a la de los protagonistas de esta prueba no es tan fácil. De hecho, mirando con lupa la oferta de este segmento, y dejando de lado al Seat León y al Renault Mégane, se pueden contar con los dedos de una mano los coches animados por gasóleo que superan los 170 CV.

Estamos hablando de mecánicas que, montadas en coches de tamaño y peso contenidos, ofrecen unas prestaciones de escándalo y si, además, a esto le unimos un chasis firme y ágil, obtenemos como resultado un vehículo de marcado carácter deportivo que busca desesperadamente rodar en carreteras reviradas o, por qué no, en circuitos.

Hecha esta introducción, es fácil pensar que la diversión está asegurada a bordo de los León FR y Mégane Sport. Efectivamente, así es. Tras unas jornadas de prueba con estas dos fieras, puedo asegurar que quien busque sensaciones al volante sin que su cuenta corriente se resienta en exceso encontrará en cualquiera de los dos su media naranja. O quizá sólo se enamore de uno de ellos, ya que, a pesar de haber nacido con el mismo instinto deportivo, se diferencian claramente en unos cuantos aspectos.

Esta entrada fue publicada en Seat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario