Más potencia, más seguridad y más placer al conducir un roadster con el nuevo SLK de Mercedes-Benz

· Uno de los deportivos más cautivadores y con mayores prestaciones en su segunda generación: El nuevo SLK de Mercedes-Benz
· Calefacción AIRSCARF, primicia mundial

Más elegante, más potente y más deportivo, el seductor roadster biplaza se presentará en marzo de 2004. Estará disponible con tres nuevas motorizaciones que abarcarán potencias comprendidas entre los 163 y los 360 CV, entre los cuales habrá un ocho cilindros firmado Mercedes-AMG. El SLK 350 irá propulsado por un nuevo motor V6 de 272 CV, proporcionando un placer de conducir particularmente dinámico.

El nuevo roadster de Mercedes-Benz sucede a un modelo de éxito inigualable que ha seducido a más de 308.000 conductores desde otoño de 1996, de los cuales 4.725 adquirieron su vehículo en España. Líder mundial en su segmento, simboliza mejor que ningún otro vehículo la nueva imagen de marca con dinamismo Mercedes-Benz.

Con sus potentes motores, su tren de rodadura de nueva factura, su cambio de seis velocidades con accionamiento ultrapreciso y mayor agilidad, la segunda generación del SLK establece, en términos de diseño y técnica, nuevas referencias en deportividad. La carrocería ha ganado 72 mm en longitud y es 65 mm más ancha para ofrecer a los ocupantes más habitabilidad y confort con relación al anterior modelo.

La elegante carrocería toma ciertos detalles estilísticos de los modelos de competición y destaca en el plano técnico: ningún otro roadster de su categoría presenta un Cx tan favorable (0,32), una carrocería con una rigidez tan ejemplar, un depósito de gasolina con 70 l. de capacidad y un volumen de maletero de 300 litros con el techo cerrado. Con el techo oculto, el maletero tiene 208 litros de capacidad, 63 litros más que el modelo precedente.

Como novedad mundial, Mercedes-Benz presenta en su nuevo SLK la calefacción AIRSCARF. Este dispositivo permite la salida de aire caliente por aberturas integradas en los apoyacabezas, de forma que una corriente de aire caliente rodea la nuca, el cuello y la cabeza, como si de una bufanda invisible se tratase, pudiendo así circular sin techo incluso a bajas temperaturas.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario