Más dinámico que nunca: El polo R WRC para el Campeonato del Mundo de rallyes

 

El coche ganador del campeonato es ahora todavía mejor. El Polo R WRC para el Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA 2014 (WRC) está preparado para los próximos desafíos. Antes de la nueva temporada, que arrancará con el clásico Rallye Monte Carlo del 14 al 19 de enero, Volkswagen ha realizado mejoras en su coche Campeón del Mundo. El equipo alemán intentará defender los títulos con sus World Rally Cars de 315 caballos de potencia, los cuales han sido constantemente desarrollados desde que hicieron su debut en competición hace casi doce meses. Su nuevo diseño proporciona una apariencia más dinámica, que cuenta con rayas grises y azules. La primera impresión es clara, el Polo R WRC parece todavía más dinámico. El coche de tracción total de la marca de Wolfsburg ganó diez de los trece rallyes de la pasada temporada, alzándose con los tres títulos del Campeonato del Mundo.

Nuevo diseño para el coche Campeón del Mundo
Las mejoras están bajo el capó
“En el automovilismo, si no vas hacia adelante probablemente irás hacia atrás”, ha comentado el Director de Volkswagen Motorsport, Jost Capito. “Cuando se trata de desarrollo técnico, simplemente no puedes permitirte el lujo de dejarlo ni un solo segundo. Aunque ganamos los títulos en 2013, no hemos descansado, a pesar de que las marcas que compiten en el Campeonato del Mundo de Rallyes hayamos acordado no homologar nuevos World Rally Cars para esta temporada.

Aún así, intentamos aprovechar al máximo las opciones que todavía tenemos disponibles. Muchos
de los aspectos mejorados del Polo R WRC 2014 se han desarrollado desde que hicimos nuestro
debut hace doce meses. Todos los miembros del equipo están deseando saber dónde estamos en
comparación con la fuerte competencia que nos encontraremos con Citroën y Ford, así como
nuestro nuevo rival, Hyundai”.

Una evolución que sigue la estricta normativa. La versión 2014 del Polo R WRC cuenta con todas
las mejoras que se realizaron en el coche de 2013. Además de su nuevo diseño, el World Rally Car de Wolfsburg también ha sido mejorado bajo el capó. Después de la temporada pasada, el equipo utilizó diez de los llamados “comodines”, lo que le permitió modificar componentes individuales en comparación con las piezas homologadas anteriormente. Además de optimizar los componentes del chasis y las nuevas variantes de configuración de la entrega de potencia, la prioridad para los ingenieros era mejorar la estabilidad del coche. Volkswagen ha usado un comodín para instalar una nueva versión de software electrónico.

Al igual que el rendimiento, una de las grandes bazas del Polo R WRC en 2013 fue su fiabilidad. En trece pruebas puntuables para el Campeonato del Mundo (tres con dos coches y diez con tres
vehículos), el equipo alemán no sufrió ninguna avería mecánica. Solo hubo un problema técnico, una conexión suelta de la electrónica del coche.

Esta entrada fue publicada en Volkswagen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario