LOS VEHÍCULOS DE JFK, EL PAPA Y KHRUSHCHEV EN EL MUSEUM MOBILE DE AUDI

El Museum Mobile de Audi acoge una muestra extraordinaria bajo el epígrafe “Poder y Esplendor – Vehículos para Actos de Estado”. Se trata de un elenco de once vehículos especiales en los que Audi Tradition no se ha limitado ha seleccionar exclusivamente modelos de la propia historia de la marca. Así, dos de las indudables atracciones de la muestra son los coches utilizados por los principales protagonistas de la Guerra Fría: el super blindado ZIL 111 G en el que viajó Nikita Khrushchev y un Lincoln Continental en el que se desplazó John F. Kennedy.

La muestra abarca un periodo entre la antigüedad y el momento actual. Desde la invención de la rueda, reyes y príncipes, presidentes y otras poderosas personas han utilizado medios de transporte como estos, desde carruajes a automóviles, no sólo para desplazarse, sino también como forma de impresionar a la gente. Estos vehículos fueron seleccionados para enfatizar e, incluso, exagerar la posición social de sus propietarios, así como para causar un gran respeto, cercano a la veneración. El más antiguo data de la Edad del Bronce y es una réplica del Sun Wagon de Trundholm, perteneciente a la mitología de Dinamarca.

Los visitantes de la muestra comprobarán que debían reunirse unas condiciones previas claramente definidas para que un general romano victorioso pudiera pasearse triunfante en su cuadriga entre el exaltado pueblo llano de camino al palacio del Emperador. En el Barroco, los príncipes exhibían su estatus superior ante el populacho en carruajes dorados, que simbolizaban su derecho divino a gobernar. Antes de eso, en la Edad Media, los líderes se desplazaban a lomo de caballos y sólo los viandantes circulaban en primitivos carros.

La muestra se concentra, sin embargo, en los vehículos a motor. La historia de Audi contribuye con la aportación de tres ejemplares utilizados por Jefes de Estado. Gerhard Schröder fue el primer canciller alemán en elegir un coche con los cuatro aros en su frontal para sus desplazamientos oficiales, decantándose por un Audi A8 blindado. Pero, antes de la Segunda Guerra Mundial, una de las marcas antecesoras de Audi, Horch, gozó de gran popularidad en un gran número de países. Los visitantes de la exposición podrán contemplar el Horch 400 de 1930, utilizado por el Rey Haakon VII de Noruega, y también un Horch 830 BL muy especial. El presidente de Francia, Charles de Gaulle utilizó este automóvil alemán cuando era General del ejército durante casi diez años, desplazándose con él en numerosas apariciones oficiales.

Los medios de transporte elegidos por los Jefes de Estado asociados con la Guerra Fría también prometen despertar un gran interés. Un museo francés a puesto a disposición de Audi Tradition el Lincoln Continental en el que se dice que se desplazaba el Presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy. Hay otra pieza única, expuesta normalmente en el Museo del Automóvil de Riga. Éste fue capaz de rescatar del desguace lo que fue el medio de transporte oficial de Nikita Khrushchev antes del final de la era soviética: un ZIL 111 G verdaderamente acorazado con un marcado aroma de diseño americano. Otro automóvil del mismo período llega desde Inglaterra. Se trata del Rolls Royce Phantom VI en el que la Reina Isabel II viajó durante una visita de estado que hizo a Suiza en 1980. Mención aparte en la colección merece una pieza única conservada por Seat, el “Papamóvil”, construido especialmente por la marca española para que el Papa Juan Pablo II se desplazara entre la multitud en 1982 cuando ofició una misa en el estadio del FC Barcelona, el Camp Nou. La exhibición del Museum Mobile de Audi incluirá este especial Seat Marbella “Papamóvil”, que fue utilizado únicamente en aquella ocasión.

En la apertura de la exposición, Audi Tradition rendirá homenaje a los artesanos de la carrocería. La casa aristocrática alemana Thurn und Taxis ha cedido un coche diseñado para ser tirado por dos caballos y construido en la segunda mitad del siglo XIX para ser utilizado solamente en ocasiones especiales. Su propietaria es Su Alteza Imperial y Real Margarete von Thurn und Tasis, bisnieta de la Emperatriz Maria Theresia y casada con el Príncipe Albert of Thurn und Taxis, hijo de la Princesa Helena y nieto de la Emperatriz Isabel de Austria (conocida como “Sisí”). Los Hasburgo han cedido dos vehículos a la muestra. El primero de ellos es el “Coche del Emperador”, utilizado por el emperador austro-húngaro Franz Josef en 1910, un Austro Daimler, al igual que el segundo, un modelo 28/32 hp construido dos años antes para su Alteza Imperial el Archiduque Franz Salvator, comandante en jefe de la fuerza militar austriaca durante la Primera Guerra Mundial. El último vehículo de la exposición es un Mercedes 600, también cedido por la familia Thurn und Taxis.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario