Los sindicatos de la factoría de Ford en Almussafes (Valencia) expresaron hoy su preocupación por las dificultades que atraviesa el sector de la automoción

Ford Europa ha anunciado que la próxima generación del Ford Focus se fabricará en la planta de Almusafes en Valencia junto con la alemana de Saarlouis.


VALENCIA.-
El Focus, el modelo más codiciado de Ford Europa, y el vehículo cuya producción era el gran premio al que aspiraban varias de las fábricas que la multinacional estadounidense tiene en el Viejo Continente, ha ido a parar finalmente a la factoría de Valencia, que podría verse obligada a reforzar su plantilla.Gracias a esta decisión, la planta de Almusafes será, junto con la alemana de Saarlouis, la encargada de producir este vehículo compacto. Pero, además, la adjudicación lleva aparejado un segundo premio: la producción del sucesor del nuevo Focus.

Este vehículo -que se construye sobre la misma plataforma que utilizan el Ford C-Max, el Volvo S-40 y el Mazda3- viene a sumarse a los otros tres modelos que ya son producidos en Almusafes: el Fiesta, el Ka y el japonés Mazda 2.

Esto supone que la planta valenciana producirá a partir del año que viene a un ritmo de unas 400.000 unidades anuales de los citados vehículos.

La elección de Almusafes por parte del fabricante norteamericano ha sido un proceso de varios meses que ha dejado en la cuneta a otras aspirantes. Es el caso de Colonia, en Alemania, que se especializará en coches de pequeño tamaño, y Genk, en Bélgica, cuya plantilla afrontará ahora un duro proceso de reestructuración.

Escapar a la quema

La planta belga será así una de las afectadas por el reajuste de plantilla de Ford Europa, que el pasado mes de octubre anunció su intención de despedir a 12.000 empleados en el Viejo Continente, tras registrar unas pérdidas de más de 393 millones de euros en el tercer trimestre de este año, casi el doble que en igual periodo de 2002. Sólo por escapar a esta quema Almusafes debe considerarse muy afortunada.

Pero también ha habido méritos propios. La postura dialogante de la plantilla, que aceptó las condiciones de flexibilidad laboral propuestas por la empresa, y la alta productividad de la planta, han sido razones importantes a la hora de adjudicar el nuevo Focus a Valencia.

Antonio Adés, director de fabricación de Almusafes, lo recordaba ayer: «La flexibilidad de producción de la planta de Valencia resulta fundamental en el marco europeo de fabricación de Ford.Es una de las señas de identidad que le permite responder con eficiencia y calidad a los cambios que el mercado demanda».

Las instalaciones para el nuevo modelo se ubicarán en la antigua nave que ocupaba la línea de producción del motor HCS. Esta decisión tiene dos consecuencias. La primera es que no se interrumpirá la producción del actual Focus, es decir, será un proceso back to back que prácticamente supondrá finalizar uno e iniciar el otro, previsiblemente en febrero de 2005.

Pero lo más importante es que especializa a Almusafes como la gran planta de fabricación de automóviles de Ford con la gama más amplia, precisamente la parte de la producción donde se permite más agilidad para responder a los cambios de demanda.

Nuevos empleos

El secretario de UGT en Ford, Gonzalo Pino, reconoció ayer que se trataba de una gran noticia, máxime cuando el Focus es el modelo más complejo en su montaje, es decir, el que más empleo requiere, y que además de garantizar la continuidad de la mano de obra «precisará seguramente de 80 ó 100 personas más a primeros de año».

La noticia es también una bendición para los fabricantes de componentes

fuente: el mundo.es

Esta entrada fue publicada en Ford. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario