Los conductores europeos tiene problemas para comprender correctamente las señales de tráfico

ImageUn estudio realizado en 15 países de la Unión Europea, donde el RACE ha participado, pone de manifiesto la problemática con la que se encuentran los conductores europeos a la hora de interpretar y dejarse guiar por la señalización vial.

El objetivo del estudio se centró en conocer si los conductores consideran que las señales están bien colocadas, si se percibe un exceso de señalización, si existe un grado de unificación de las señales en la Unión Europea, si los conductores conocemos las nuevas señales y qué señal se considera más absurda.

Para conocer el grado de problemática con la que se encuentran los conductores a la hora entender y comprender las señales de tráfico, se realizó una encuesta a más de 9.000 conductores. Los resultados del estudio nos indican que el 56% de los conductores europeos tiene problemas para comprender correctamente las señales de tráfico, situándose Luxemburgo, Finlandia y Alemania como los principales países en esta situación. En el caso de España el desconocimiento de las señales se centra en aquellas que se refieren a las zonas de protección medioambiental.

El 61% de los conductores europeos, se sentían más confundidos que orientados por las señales indicadoras cuando buscaban el camino correcto en estos países. El exceso de señales de rutas y caminos mal colocadas suele ser la causa más frecuente de que los conductores europeos se pierdan en una zona desconocida para ellos. El problema más habitual es la falta de visibilidad de las señales producida por la vegetación o presencia de vallas publicitarias.

Por otro lado, las señales indicadoras de carreteras colocadas incorrectamente se consideraron un verdadero problema sobre todo en Italia y en España, donde más de uno de cada dos participantes se quejaron de esta deficiencia.

En relación a los pictogramas o iconos de indicación que ilustran las señales de orientación para un determinado trayecto, los resultados nos indican que cerca del 40% de los europeos tienen problemas para interpretar dichos pictogramas, en concreto, el símbolo de centro urbano, siendo los Italianos y los Eslovenos quienes más dificultad presentan a la hora de interpretar los pictogramas.

ImageSi nos referimos a las señales de nueva creación, tenemos que destacar las señales de tráfico que indican las llamadas zonas de protección medioambiental que se encuentran muy instauradas en los países con gran conciencia medioambiental como Alemania o Suecia. En general, existe una confusión total entre los conductores respecto a las señales que indican las zonas de protección medioambiental y donde más del 40% de los conductores Europeos no sabían realizar la interpretación correcta.

Incluso, en España y en Finlandia, dos tercios de los encuestados reconocieron que no podían hacer nada con la señalización en especial, pero tampoco con la temática de las zonas de bajas emisiones en general. En cambio, los conductores de Suecia e Italia sí están a la altura de los tiempos, pues dos tercios de los encuestados conocían la señalización.

ImageEn la actualidad, los Suecos son considerados como los pioneros en la creación de zonas de protección medioambiental. Desde 1996 existen en este país cuatro de las llamadas “miljözonen“: en Estocolmo, Göteborg, Lund y Malmö. También en Italia ya han tenido conocimiento de ellas. En Milán, desde comienzos de este año, los conductores que acceden al centro de la ciudad antigua tienen que pagar un peaje urbano cuyo importe se determina según las emisiones que produce su vehículo.

Por el contrario, el desconocimiento sobre las señales de zonas de baja emisión es absoluto en Gran Bretaña, ya que sólo un 3 por ciento de los encuestados reconoció las señales de zona de protección medioambiental.

ImagePor otra parte, el 85% de los conductores Europeos están a favor de la unificación de todos las señales de tráfico en relación a sus pictogramas. Casi la totalidad de los conductores considera la harmonización de la señalización a nivel europeo como una buena medida de cara a facilitar los desplazamientos por el extranjero.

Como anécdota histórica, cabe destacar que muchos conductores españoles desconocen el hecho de que desde principios del siglo pasado, el RACE era el organismo encargado de la colocación de las señales de tráfico en nuestras carreteras, datando el inicio de esta actividad de 1906, donde el Club inició una labor de señalización de las vías, especialmente las que recorrían la sierra de Madrid, por ser ésta la más transitada en la época.

ImagePor la falta de interés de las autoridades de la época, el RACE destinaba parte de sus presupuestos a marcar los peligros existentes en la carretera mediante postes indicativos. De esta forma, se creó un curioso sistema de colocación: los socios de RACE sólo tenían que avisar dónde existía el peligro, e indicar el lugar donde debían colocarse. Si el que avisaba sobre este hecho quería colocar su nombre en el reverso de la señal, debía abonar 25 pesetas.

En cuanto al sentido de la marcha, inicialmente se circulaba por la izquierda, como fue el caso de Madrid, siguiendo la tónica europea, ya que los tranvías seguían ese sentido. Sin embargo, en Segovia o en Toledo, por ejemplo, los conductores circulaban por la derecha. Habría que esperar hasta 1924 para que la conducción por la derecha fuera obligatoria para toda España.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario