LOS AUTOMÓVILES MÁS AVENTUREROS EN EL MUSEO DE AUDI

Espacio para quienes recorrieron el mundo en barco, bicicleta, avión o a pie.

Madrid.- La exposición `Viaje al fin del mundo -expediciones legendarias y viajes lejanos-` ha abierto sus puertas al público en el Museo Mobile de Audi, en Ingolstadt (Alemania). La muestra, que podrá visitarse hasta el próximo 7 de enero, está compuesta por 12 extraordinarias expediciones en automóvil que realizaron osados conductores alrededor del mundo. También hay un espacio reservado para quienes circunvalaron la tierra en barco, bicicleta, avión o a pie.

La curiosidad del hombre por descubrir lugares lejanos está ligada a la historia de la movilidad y es la que ha permitido el desarrollo de los medios de transporte. Desde que se inventó el automóvil, la gente lo ha utilizado para alcanzar sus sueños.

En 1888 Bertha Benz se las ingenió para organizar un viaje secreto en el auto de motor patentado por su esposo.

El desierto del Sahara fue atravesado en 1922 por un incipiente todo terreno, el Citröen Autochenille B2, que tenía una especie de orugas en lugar de ruedas en la parte trasera. Sus dos pilotos franceses, recorrieron los 3.200 kilómetros en tres semanas y alcanzaron una velocidad máxima de 25 km/h. El vehículo original, llamado el `Scarabée d`Or` (Escarabajo de Oro) es uno de los autos que está en la exposición del Museo Mobile de Audi.

El vehículo del expedicionario Max Reisch es otra extraordinaria joya de la muestra que se encuentra en muy buenas condiciones. Max Reisch se embarcó en una expedición para atravesar Asia en un Steyr Type 100 austriaco. Con su automóvil de 32 CV diseñado por él mismo, Reisch recorrió los 40.000 kms de ese continente en dos semanas.

El viaje realizado por los checos Miroslav Zikmund y Jiri Hanzelka fue incluso más dantesco. En 1947 dieron la vuelta al mundo en un Tatra Type 87. El vehículo tenía un avanzado diseño aerodinámico, suspensión independiente, aire acondicionado y un motor trasero de ocho cilindros en V. El Tatra tardó tres años en su recorrido de 90.000 kms por África y América sin haber tenido grandes problemas.

Aventuras de los cuatro aros

Los vehículos que conformaron la empresa de los cuatro aros (Audi, DKW, Horch y Wanderer) también se embarcaron en inolvidables viajes al fin del mundo. Cuatro de ellos se exhiben en el Museo Mobile de Audi.

Entre 1935 y 1936 Paul Hartlmaier recorrió 18.000 kilómetros en un viaje por la India en tres versiones diferentes del DKW F5 Meisterklasse para promover el eslogan `Tres veces 20 caballos de potencia`. Como ninguno de esos aún existe, en la exposición está una reconstrucción idéntica del modelo DKW F5 Meisterklasse, un sedán convertible de cuatro plazas del año 1935.

El DKW Munga fue un vehículo off-road muy popular en numerosas expediciones, incluidas una al Himalaya y otra a los Andes peruanos.

En 1978, dos Audi 100 de producción de serie con motores diésel recorrieron 30.000 kilómetros alrededor del mundo en 66 días.

Además de un DKW Munga y un Audi 100, en la muestra también se exhibe el Audi A4 con el que Gerhard Plattner recorrió en 1995 la ruta Panamericana desde Alaska hasta Tierra del Fuego en 20 días, 11 horas y 55 minutos. El mismo Plattner ya había causado revuelo en los medios de comunicación cuando viajó desde Ingolstadt (Alemana) para asistir a la Expo 92 de Sevilla en un automóvil híbrido de serie, el Audi Duo. Este fue el primer viaje largo que afrontó un vehículo híbrido.

Plattner también consiguió dos importantes marcas en pruebas de duración. La primera, cuando dio la vuelta al mundo con el menor consumo de combustible posible. Lo hizo en 1992 a bordo de un Audi 80 TDI con un consumo de 3,78 l/100 km a una velocidad media de 85,8 km/h. La segunda fue la vuelta al mundo en el menor tiempo posible; marca que estableció en 1991 al hacer el recorrido en tan sólo 28 días y 16 horas a bordo de un Audi S2.

En total se exhiben en el Museo Mobile de Audi 12 automóviles con una gran cantidad de anécdotas que encantarán tanto a los amantes del motor como a aquellos que disfrutan viajando.

Aventureros sin automóvil

Adicionalmente, la exhibición da espacio a aquellos aventureros que hicieron sus viajes sin automóvil. Entre ellos, Ferdinand Magellan, que navegó alrededor del mundo en 1519 y 1522, y Friedrich Gustav Kögel, quien le dio la vuelta a la tierra a pie a finales del siglo XIX.

También hay espacio para Heinrich Horstmann, que dio la vuelta al planeta en una bicicleta pionera de 1895.

Finalmente, la exhibición incluye un modelo del Messerschmitt ME 108 `Taifun` en el que la aviadora de largas distancias Elly Beinhorn se convirtió en la primera mujer en dar la vuelta al mundo sola en un avión.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario