Loeb y Elena, a 5,16 km de la victoria

La jornada de hoy se disputaba en las carreteras de montaña cercanas a Niza. La clasificación general después de la penúltima jornada del Rally Montecarlo no ha sufrido variaciones en la cabeza de carrera. Líderes desde el primer día del rally, Sébastien Loeb y Daniel Elena comenzarán la última etapa –que consta de una única especial de 5,16 km-, con una cómoda ventaja. El Citroën Total World Rally Team está a punto de conseguir un excelente resultado de conjunto con el cuarto lugar de Mikko Hirvonen y Jarno Lehtinen.

El cuarto día del Montecarlo comenzaba con sol en el puerto de Mónaco. El monegasco Daniel Elena, antes de la salida reflexionaba sobre el inicio de su pasión: “El Rally Montecarlo ha marcado mi infancia. Cuando era pequeño escuchaba a Bernard Spendler en RMC durante toda la noche. Cuando tenía 14 años, subía al Col de Turini en “mobylette”. Después, en 1997, tomé la salida de mi primer Montecarlo, que además era mi primer rally en el Campeonato del Mundo. Entonces era piloto, no pienso mucho en eso, ya que estoy muy concentrado en la carrera, pero es cierto que este rally es una cosa muy especial para mí”.

Los coches entraron directamente en el parque cerrado el viernes por la tarde y el sábado por la mañana pasaron bastante tiempo en el parque de asistencia antes de dirigirse a las especiales. Los tramos de Moulinet – La Bollène Vésubie y Lantosque – Lucéram fromaban un bucle que se recorría dos veces. Las carreteras estaban totalmente secas, y los Citroën DS3 WRC utilizaron los neumáticos Michelin Pilot Sport duros.

La tarde comenzaba bien para Mikko Hirvonen, que marcaba un tercer mejor tiempo consecutivo en la ES14 y se colocaba a 23” de Petter Solberg. El finlandés mantenía la presión sobre el tercer clasificado. El noruego replicaba en la especial siguiente y la diferencia volvía a pasar del medio minuto. “La ES15 estaba un poco más húmeda y Petter atacó muy fuerte”, comentaba Mikko. “Si no sucede algo extraño, será difícil alcanzarle. Estoy contento de completar las especiales sin cometer errores. Me siento muy bien al volante del DS3 WRC cuando la adherencia es constante. He vuelto a recuperar el placer de pilotar sobre asfalto, lo cual es un buen augurio para el resto de la temporada”.

Por su parte Sébastien Loeb cedía con tranquilidad algunos segundos: “No se puede decir que no he asumido ningún riesgo, ya que eso no es compatible con los rallys. Pero trato de no cortar por las cunetas para evitar las piedras y dejo un poco de margen en todas partes. Daniel ha podido saludar un poco a los espectadores del Col de Turini, pero en lo que a mí concierne, he estado muy concentrado en el pilotaje”.

Sébastien Loeb y Daniel Elena tomaron la salida del segundo bucle con neumáticos duros y acabaron el día aumentando su ventaja sobre sus más inmediatos seguidores. “Con una ventaja de 2’41” para afrontar los 5,16 km que quedan, creo que tenemos que estar tranquilos”, reconocía el ocho veces Campeón del Mundo. “Habrá que mantener un ritmo sostenido. Cada punto cuenta mucho en un campeonato y espero marcar alguno en la Power Stage”.

Mikko Hirvonen hizo un trompo poco después de la salida de la ES16 y acabó el día con un ritmo tranquilo: “Como si fuera un debutante, he cometido un error con los neumáticos fríos. Después ya no era cuestión de estropear un buen resultado y he decidido rodar tranquilamente en la ES17”.

“Es un poco frustrante no poder gritar victoria cuando quedan aún tan pocos kilómetros de recorrido para finalizar la prueba”, concluía Yves Matton, Director de Citroën Racing. “Esta última especial no es como las otras. Después de ver cómo han ido nuestros equipos desde el inicio del rally, espero que estén los dos en el podio de la Power Stage”.

Esta entrada fue publicada en Citröen. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario