LLEGA AL MERCADO ESPAÑOL EL AUDI TT 3.2 QUATTRO CON CAJA DE CAMBIOS AUTOMATIZADA DEPORTIVA DSG

Los nuevos Audi TT Coupé y Roadster 3.2 quattro DSG han comenzado a comercializarse en el mercado español. Todos los concesionarios de la red Audi ya reciben pedidos de los dos nuevos modelos, que constituyen el tope de la gama TT, y cuyas primeras unidades comenzarán a entregarse en agosto (Coupé) y septiembre (Roadster).

Con esta nueva incorporación, la gama TT ofrece seis versiones diferentes, desde los 150 a los 250 CV, la oferta más variada que existe en el mercado de deportivos de altas prestaciones.

El Audi TT 3.2 quattro incorpora un motor de seis cilindros en V de 250 CV de potencia. Con un ángulo entre cilindros de 15 grados, es extremadamente compacto y se adapta perfectamente para su instalación transversal en el vano motor. En conjunto con la caja de cambios automatizada deportiva DSG de seis velocidades y el elevado nivel de protección activa que proporciona la tracción quattro, el modelo es un auténtico pura sangre deportivo, capaz de satisfacer las demandas de los conductores más dinámicos.

Con una cifra de par máximo de 320 Nm disponible entre 2.800 y 3.200 rpm, esta nueva versión TT, es capaz de acelerar desde 0 a 100 km/h en 6,4 segundos y alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada). El consumo medio es de 9,8 l/100 km; un valor que es comparable incluso a la de vehículos que utilizan caja de cambios manual de seis marchas.

La revolucionaria caja de cambios DSG –claro exponente del liderazgo tecnológico de Audi– aúna los beneficios de una caja manual de seis velocidades con las cualidades de las cajas automáticas más innovadoras. El sistema se basa en una caja de cambios manual de seis velocidades con alta variabilidad en la selección de la relación de transmisión.

Por medio de la utilización de un doble embrague multidisco, con un ingenioso sistema de control, se pueden engranar dos marchas al mismo tiempo. Durante la operación dinámica del coche, sólo entra una de ellas. Cuando se alcanza el punto de cambio hacia la siguiente, ésta queda preseleccionada , si bien el embrague no opera. El proceso de cambio de marcha activa el embrague de la marcha preseleccionada y detiene al mismo tiempo el otro. El cambio de marcha se realiza en plena carga y en un tiempo record (2 décimas de segundo), con el resultado de que se mantiene un flujo permanente de potencia.

El cambio DSG (Direct-Shift-Gearbox) tiene su origen en la competición: en 1985 Walter Röhrl lo probó con éxito en el Audi Sport quattro S1. Hoy, el nuevo diseño satisface los requisitos de un proceso de cambio de marchas eficaz y una vida de operación máxima para la utilización en vehículos de producción en serie. En el modo automático, el conductor puede cambiar desde la posición “D” a la deportiva “S”, en la que la caja cambia con mayor rapidez, alarga el momento del cambio al subir las marchas y lo acorta al reducir a una inferior.

Una función remota “one-touch”, a la que se accede a través de las levas situadas en el volante, permite pasar al modo manual de forma puntual, aún cuando se circule en modo automático “D” o “S”. El “launch control”, finalmente, es un sistema de serie de salida rápida, que entra en funcionamiento desconectando el ESP y llevando el selector de cambio al programa “S”, a la vez que se pisa el freno. Al acelerar a fondo (sin soltar el freno) el motor alcanza el régimen de par máximo a las 3.200 rpm. Al soltar el freno, el vehículo acelera utilizando toda la potencia de sus 250 CV con tracción quattro, utilizando un concepto tecnológico similar al de los automóviles de F1.

El elevado grado de interacción entre todo el conjunto de elementos que componen la transmisión, confiere al modelo una eficacia y un comportamiento en carretera sólo al alcance de los automóviles deportivos de pura sangre. El sonido del sistema de escape , variable de doble recorrido, refleja el alto grado de dinamismo. Una pequeña mariposa en el sistema de escape se abre o se cierra en función del régimen. Si bien la sonoridad nunca es excesiva, el sistema conserva el inconfundible sonido ronco del motor V6.

El sistema de frenos es de 17 pulgadas de doble pistón, con discos delanteros (334 mm) y traseros (264 mm) ventilados con pinzas flotantes. Al igual que todos los modelos TT, el nuevo 3.2 quattro equipa el programa electrónico de estabilización ESP con asistente de frenado integrado.

Los principales cambios dinámicos exteriores en relación con sus hermanos de gama son el spoiler posterior de mayor dimensión, difusor trasero en diseño de panel de abejas y el faldón delantero con entradas de aire más amplias y “branquias” laterales. El TT 3.2 quattro incorpora de serie faros delanteros de xenón con regulador automático de altura y lavafaros incorporados.

En el interior del vehículo, el conductor puede cambiar de marcha a través de las levas basculantes del volante, que son parte del equipamiento estándar. El equipamiento de serie personalizado se completa con un embellecedor aluminio brillante en la consola del cambio y un reloj velocímetro con indicador hasta 280 km/h. Por último, en lugar de la rueda de recambio, el nuevo TT 3.2 quattro DSG utiliza el “Tyre Mobility System” de Audi.

Los precios de venta al públicos de los dos nuevos modelos son los siguientes:

Modelo PVP en Euros

Audi TT Coupé 3.2 quattro DSG 6 velocidades 46.010,00
Audi TT Roadster 3.2 quattro DSG 6 velocidades 49.930,00

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario