Lexus IS250 Sport

Escrito por hoymotor
Image Desde la llegada del actual IS la marca de lujo de Toyota sólo ha recibido elogios para sus modelos. Su renovada gama se ha situado como alternativa a los premium europeos.

Tal es el caso del GS, entre las berlinas de lujo grandes, y del LS, entre las de representación.

Para los que buscan un modelo de tamaño medio y calidad reconocida el IS es una opción golosa frente a los tradicionales Audi A4, BMW Serie 3, Mercedes Clase C, y otros como los Saab 9-3, Cadillac BLS, Volvo S40 o Jaguar X-Type. Coches en los que calidad de acabados y tecnología van de la mano para conductores exigentes. La diferencia con nuestro protagonista está en la imagen, el japonés es más compacto -a pesar de ser 175 mm más largo que su antecesor, deportivo y está más pegado al suelo. Al día con los últimos y exitosos coupés de cuatro puertas, su frontal agresivo y su línea de diseño ascendente que eleva la zaga le hacen apetecible hasta para los más jóvenes, y un modelo referente entre los de su tamaño.

Comportamiento

ImageDesde el primer momento el conductor no tiene la sensación de conducir una berlina. Su posición al volante -baja-, las grandes levas que lo acompañan y un sonido embriagador al subir de vueltas lo confirman, no estamos ante una berlina premium más. El compromiso entre confort y deportividad -al que ayudan sus cotas contenidas y sus 2.730 mm de batalla- es de los mejor logrados, a pesar de las supensiones de tarado firme y las llantas de 18 pulgadas que calzan sus neumáticos de 225 mm de sección. {mosgoogle}Circular tranquilamente es una delicia debido al gran trabajo de insonorización del habitáculo y el motor sólo muestra su tono agudo cuando gira a regímenes elevados, momento en el que no podemos evitar pedirle más.

Sus 1.560 kg de peso no se hacen notar más de lo necesario, lo justo para que al volante sintamos la estabilidad del conjunto y las curvas se sucedan sin esfuerzo, pero con diversión. Las reacciones del modelo japonés son las esperadas de un trasera, aunque para descolocar la zaga hay que tirar mucho de volante -la dirección asistida eléctrica es un aliado infalible tanto en ciudad, por su suavidad, como en carretera por su capacidad de leer de forma exacta cada movimiento del conductor-. En esos momentos de excesos el sistema VDIM está alerta para gestionar el funcionamiento de los controles de estabilidad, tracción y distribución de frenada, y así evitar sustos o disminuir en lo posible sus consecuencias.

prestaciones

El propulsor gasolina V6 de 2,5 litros de cilindrada y 208 CV de potencia, fabricado en aluminio, incorpora un doble sistema de admisión variable inteligente VVT-i que mejora el rendimiento y reduce el consumo de combustible hasta los Image9,1 litros a los 100 km en recorrido mixto. El IS250 acelera de 0 a 100 km/h en 8,1 segundos y alcanza una velocidad máxima de 225 km/h, anunciando un par máximo de 252 Nm a 4.800 rpm. La transmisión automática de 6 velocidades ayuda a sacar el máximo provecho de este Lexus de corazón luchador y las marchas se suceden de forma fulgurante en la posición D, y más si seleccionamos el programa Sport -S- que aguanta las relaciones hasta casi el corte de inyección.

Sin embargo, en modo secuencial el IS250 aparenta ser más eficaz de lo que realmente es. En reducciones no se le puede reprochar nada, pero sí a la hora decidir nosotros mismos cuando engranar la marcha superior, bien a través de la palanca o bien con los pulsadores situados tras el volante que se mueven solidarios con él y se activan seleccionando la S en el cambio. Además la transmisión incorpora un Control de Inteligencia Artificial -AI-SHIFT- que ajusta los cambios de marcha según las condiciones de la carretera y del estilo de conducción de forma automática.

Interior y maletero

En el habitáculo la piel vuelta y los acabados en aluminio refuerzan el carácter lujoso y deportivo de este incisivo Lexus. La disposición de los mandos en el salpicadero, la consola central con la pantalla LCD táctil -opcional en este modelo con Imageacabado Sport- y los leds que se iluminan para darnos la bienvenida no pueden dejar de encandilarnos junto con diversos detalles del cuadro de mandos, como por ejemplo la iluminación de un filo naranja cuando el régimen al que gira el motor es elevado.

Es cierto que atrás tres personas irán con problemas y que el conductor deseará cortarle la cabeza a quien se siente en el medio, pero es el peaje a pagar por su exclusividad. El maletero tampoco es para tirar cohetes ya que sus 378 litros de Imagecapacidad están más cerca de un modelo compacto que de una berlina -un Audi A3 Sportback ofrece sólo 8 litros menos-. Pero a cambio de todas estas estrecheces su conductor tendrá la certeza de que en todo su segmento no hay habitáculo más deportivo.

Equipamiento

La versión Sport de nuestra prueba, venía con todo lo necesario, y más, de serie y montaba muchos de los elementos que Lexus ofrece en opción en su modelo benjamín. Sin sobreprecio, encontramos los ajustes eléctricos de los asientos delanteros y la columna de la dirección, tapicería alcántara, volante multifunción y pomo del cambio en cuero, climatizador bizona, preinstalación de teléfono, faros bixenón adaptativos, sensores de luz y lluvia, y control de velocidad de crucero, además de elementos de seguridad como los airbags, el control de frenada en curva, el ESP -control de estabilidad- o el TCS -control de tracción-, entre otros.

ImageEn la lista de extras encontramos el paquete multimedia de nuestra unidad que por un incremento de 4.225 € añade al acabado Sport pantalla táctil, navegador, bluetooth, control por voz, cargador de 6 DVD’s, sensores de aparcamiento y equipo de sonido Mark Levinson con 14 altavoces.

Tú eliges el precio de la distinción, 45.160 euros por una berlina deportiva y ante todo exclusiva, o 49.385 € y disponer de toda la tecnología multimedia al servicio de la conducción. Para los más sibaritas queda el acabado President más equipado, por 52.465 €, y que sólo ofrece como opción el control de crucero adaptativo.

Esta entrada fue publicada en Lexus. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario