LAS TAPICERÍAS DE AUDI, ALTA COSTURA EN EL INTERIOR

La calidad de los interiores de los modelos Audi se ha convertido desde hace años en una referencia en el sector del automóvil. Esta calidad comienza por los materiales, su selección, proceso y composición química de las materias primas. Audi aplica aquí las exigencias más rigurosas como fuerza motriz de su continuo progreso. La elegancia y sensación de calidad del interior de un Audi no pasa desapercibida. Su particular apariencia, sus tapicerías de piel, suaves y confortables… cada pieza de piel posee un singular perfil sensorial.

El tacto, la vista, el olfato,.. todos los sentidos actúan cuando se entra en el interior de un coche. De ahí que Audi muestra extremo cuidado estos materiales cargados de sensaciones para los ocupantes.

La piel que Audi utiliza para sus tapicerías procede de los procesos naturales de la ganadería. Cada animal es diferente, cada piel es única en su género. Audi emplea sólo pieles de reses macho, que son más grandes y más homogéneas que las de las vacas. Una gran parte de esta piel procede del sur de Alemania: allí los prados apenas si tienen cercas de alambre de espino que puedan dañar a los animales.

Una piel tiene una superficie aproximada de entre 4 y 5,5 metros cuadrados, que los peleteros dividen en tres calidades. La mejor parte es el lomo: aquí la trama de fibras se extiende con gran uniformidad y rara vez hay fisuras o cicatrices por heridas. La piel del centro del lomo se usa para aquellas áreas del asiento del conductor donde un buen aspecto y una gran robustez son más importantes: en el apoyacabezas, en la zona de los hombros, en el cojín de asiento y en los costados y respaldos del lado de acceso. En el resto de zonas del asiento se emplea la piel que se encuentra directamente junto al lomo. Audi no utiliza la zona exterior de las pieles.

El curtido de la piel, un proceso que requiere muchas operaciones, se hace básicamente sin utilizar sales de cromo. Hace 15 años que Audi, a la vanguardia ya entonces en la industria automovilística, renunció a estos agentes químicos, de uso habitual aún en pieles para calzado y ropa.

La marca de los cuatro aros ofrece a sus clientes en todos los modelos una amplísima selección de tapicerías de piel. Los expertos de Control de Calidad organizan su “pirámide de pieles” en tres fases. Comienza ésta con la piel base, que se marca y se “prepara” (lacado) a máquina: la laca cubre las estructuras de la piel y sella los poros, lo que confiere gran resistencia al asiento. En la segunda fase de la pirámide, la laca se usa menos. La piel es más natural, transpirable y suave; en una palabra: más confortable.

Arriba del todo queda la llamada piel anilina pura. Aquí no hay que aplicar ni marcado a máquina ni lacado. La mejor calidad de piel revela su superficie y graneado natural, por lo que requiere también de mayores cuidados. A diferencia de la piel lacada, ésta muestra en muchos sitios las auténticas características de la piel: p. ej., diminutas cicatrices curadas, leves rugosidades o picaduras. Como signo visible de su confección natural, éstas realzan el auténtico carácter del material.

Audi pone a prueba todas las calidades de piel, sean cuales sean, en su propio laboratorio. Se hacen 45 tests sólo para calcular la durabilidad. Tensadas en equipos automáticos, las muestras de piel deben revelar cuán uniformemente se deforman, dónde comienzan a desgarrarse, cuándo comienzan a arrugarse, así como su resistencia al desgaste y a la combustión. Tan importante como conocer la reacción a la insolación extrema es calcular la permeabilidad al vapor de agua, o los ensayos sobre olores y emisiones.

Además de las clásicas variedades de piel, Audi ofrece en muchos modelos diversas combinaciones de piel y Alcántara en tapicerías de asiento. El material natural se usa para los costados y respaldos y la microfibra para las zonas centrales. Además, Audi desarrolla continuamente nuevas calidades de piel, teniendo en cuenta principalmente su respirabilidad, su suavidad y su aspecto natural.

No sólo la selección de las pieles debe cumplir rigurosos criterios, también el proceso de tapizado y las costuras. Por sus formas redondeadas y cóncavas, cuesta mucho trabajo tapizar los asientos de manera perfecta y sin arrugas, sobre todo los deportivos, pero ése mismo es el criterio de calidad que aplica Audi. En todos los asientos y revestimientos las costuras transcurren en perfecta línea recta, uniformes y paralelas. Esto se debe, entre otras cosas, a las especiales agujas de las máquinas de coser: las conocidas como agujas de corte minimizan el efecto “diente de sierra” en la zona de las costuras dobles que, de otro modo, aparecería en la costura al ir desplazándose la piel.

La más alta calidad es una de las señas de identidad fundamentales de la marca Audi, y nadie lo sabe mejor que Werner Zimmermann, “El cliente percibe la calidad de nuestros automóviles con todos los sentidos, calidad es todo lo que uno puede ver, oír, tocar y sentir”, asegura el Director de Control de Calidad de Audi AG. “La referencia para nuestro trabajo es el cliente. Apostamos por la calidad incluso allí donde el cliente no la ve directamente. Sólo a través de esta máxima exigencia de calidad puede lograrse esa incomparable sensación Audi; la máxima fiabilidad en combinación con esa imagen global de confort y deportividad, precisión y excelencia.”

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario