Las empresas de alquiler de coches por Internet pueden cobrar gastos de reembolso

ImageEl Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) ha sentenciado que las empresas que realizan contratos de alquiler de vehículos a distancia pueden cobrar gastos de reembolso en caso de que sea el consumidor quien los anule.

De esta forma da la razón a la sociedad easyCar, que se dedica al alquiler de vehículos en el Reino Unido y en otros Estados miembros a través de Internet.

En caso de anulación, según los términos del contrato, el consumidor no puede conseguir el reembolso de las cantidades abonadas, a menos que se den circunstancias inusuales e imprevisibles ajenas a su voluntad, tales como una enfermedad grave del conductor que le incapacite para conducir; catástrofes naturales; actos o restricciones de gobiernos o de autoridades públicas; guerras, disturbios, conmoción civil o actos de terrorismo, o “a discreción de nuestro jefe del servicio de atención al cliente en otras circunstancias extremas”.

La directiva comunitaria sobre protección de los consumidores en materia de contratos a distancia reconoce a los consumidores el derecho a romper, durante un cierto plazo, los contratos de alquiler. En este caso, deben serles reembolsadas las sumas que hayan abonado sin retención de gastos, con excepción de los de devolución de las mercancías. Sin embargo, la normativa prevé una excepción a esta obligación para, entre otros, los contratos de suministro de servicios de transporte.

Así, el fallo del Tribunal de la UE indica que compañías como easyCar deben adoptar determinadas disposiciones para el cumplimiento de la prestación convenida en la fecha fijada en el momento de la reserva. Por este motivo, añade, sufren los mismos inconvenientes en caso de anulación que las demás empresas que prestan servicios de transporte.

Esta entrada fue publicada en Coches de Alquiler. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario