Las averías más comunes debido a un error del conductor

 

El 26% de las averías por negligencia o despiste se deben a una equivocación al repostar combustible

No hacer caso a los testigos luminosos del cuadro de mando o no cumplir los plazos de mantenimiento estipulados por la marca son otros errores de los conductores que producen averías.

La mayoría de las averías por negligencia o error del conductor no entran dentro de las garantías ni están cubiertas por los seguros mecánicos

Equivocarse de combustible a la hora de repostar supone el 26% de las averías más comunes provocadas por una negligencia, error o despiste del propio conductor, según señala Grupo Red Europea, empresa especializada en seguros para la automoción. Un fallo muy habitual cuando el usuario cuenta con dos vehículos o utiliza un coche de empresa, pero que puede llegar a producir averías que superan los 400€ y obliga a cambiar los filtros y limpiar los conductos de gasolina o diesel y el propio depósito.

No obstante, el desliz o la propia dejadez del conductor durante los trayectos en coche pueden acarrearnos averías mucho más cuantiosas. Actos como no hacer caso a las indicaciones que nos señalan los testigos luminosos suponen el 20% de las entradas en taller para resolver una incidencia que previamente fue comunicada con una señal luminosa. Hay que recordar que cuando se enciende el testigo naranja o amarillo nos señala precaución, pero si el testigo es rojo, la inmovilización del vehículo debe ser inmediata pues se está indicando incidencia grave y debemos parar la conducción, estemos en ciudad o en carretera. El problema es que obviar estos indicadores suele acarrear averías mayores, por eso, si nos sucede durante un viaje es preferible parar en una estación de servicio antes que sufrir un fallo durante el trayecto y tener que llamar a asistencia en carretera.

No realizar los mantenimientos estipulados por la marca en el tiempo y kilómetros estipulados y no cambiar las piezas de desgaste suele ser otra distracción habitual entre los usuarios y, concretamente, suponen alrededor de 16% de las visitas al taller. De ahí la importancia de realizar un mantenimiento preventivo, es decir, revisar con bastante regularidad los niveles, presiones de ruedas y comprobar si hay ruidos que no son los característicos o habituales, y de ser así, llevarlo al taller para que lo revisen y evitar averías mayores y costosas. Sin olvidarnos de la revisión anual o tras los kilómetros que estipule la marca donde se sustituyen los líquidos, aceites, filtros y piezas o elementos que el fabricante estima que su vida útil esta en su final o que estén desgastadas por el uso como los neumáticos, pastillas de freno, correas de distribución, etc.

Más allá de las negligencias, en ocasiones es el propio estilo de conducción el que lleva al vehículo al taller. Conducir en marchas inadecuadas, dar frenazos, o acelerones bruscos afectan a elementos del motor como los anclajes y soportes elásticos, volante bi-masa, etc. La conducción en ciudad o a bajas revoluciones de motor, puede causar anomalías en los vehículos de gasóleo, provocando acumulación de carbonillas en la línea de escape, (Colectores, válvula EGR, turbo, catalizador, filtro anti-particulas,etc). Estas malas técnicas de conducción suponen el 13% de las visitas al taller.

Curiosamente dejarse las llaves dentro del vehículo es un descuido que afecta a un 10% de las averías por error del conductor. Este problema se ha ido incrementando con la llegada de los arranques sin llave y por ello olvidarse el dispositivo dentro del coche. No suele ser un desliz muy cuantioso si conservamos la maestra o la segunda llave, en caso contrario habría que reparar y pueden llegar a ser una reparación costosa en algunas marcas.

El 6% de las averías por negligencia suelen ser por poner aditivos no adecuados al coche. Desde Grupo Red Europea se recuerda que el usuario debe ceñirse a las indicaciones que aparecen en el manual del vehículo y, sobre todo, tener mucho cuidado con los “productos milagro” que se anuncian en Internet y cuyo uso puede perjudicar la vida útil de nuestro vehículo. Dentro de este grupo se incluye la instalación de chips de potencia que modifican los distintos parámetros del motor y que no sólo son perjudiciales sino que ponen en riesgo la seguridad del conductor.

Pero puede suceder lo contrario, no poner un aditivo fundamental también es causa de avería. Este olvido suele producirse con productos como el anticongelante. Y es que una helada nocturna puede causar roturas importantes en los conductos de refrigeración. Un desliz que sucede en un 5% de las veces.

Otros errores son: usar Chips de Potencia, que aunque no puede ser considerado un error ni una negligencia sino un acto voluntario, su desconocimiento puede producir averías en el motor al modificar los parámetros del fabricante. En los coches automáticos el uso indebido del punto muerto en paradas cortas produce sobreesfuerzos y desgastes en los elementos de tracción. El punto muerto de los coches automáticos debe ser sólo usado en paradas prolongadas y nunca en semáforos, atascos, cedas al paso o stops. En Todoterrenos o vehículos que usan caminos hay que limpiar con mayor asiduidad los elementos de refrigeración y calefacción. Quitar barro, hojas o limpiar filtros. El no hacerlo produce recalentamientos.

Hay que recordar que la casi totalidad de estas averías que son debidas a errores del conductor o a desidias por parte de este no están cubiertas por ninguna de las garantías que tenga el coche ni por ningún seguro mecánico. Y deberá de ser el dueño del vehículo quien deba hacerse cargo de la totalidad del coste de la reparación.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario