Lancia Z y Lancia K en el 68º Salón Internacional del Automóvil de Ginebra

Lancia Z

Por sus dotes de estilo, confort, placer de conducir y prestaciones este monovolumen puede compararse con una berlina alto de gama. De hecho, interpreta de una forma nueva y distinta la tradicional elegancia de la Marca, combinando un uso funcional y versátil con el confort y el carácter elitista típico de las berlinas Lancia.

El estilo de la carrocería es sobrio y lineal, no posee ninguna arista viva, siendo sencilla y al mismo tiempo sofisticada. Por dentro, en un ambiente amplio y luminoso, el Lancia Z propone materiales exclusivos como el Alcántara y la piel (equipamiento LX).

Éstos sobre todo son los secretos del éxito comercial del Lancia Z (más de 12 mil unidades fabricadas desde su lanzamiento hasta la fecha), un dato importantísimo para un producto típicamente de “nicho”.

Se ofrecen dos motorizaciones, al tope del panorama competitivo por potencia y fluidez de marcha: 2.0 turbo de gasolina de 147 CV-108 kW y 2.1 turbodiesel 12 válvulas de 109 CV-80 kW.

En el stand del Salón de Ginebra se expone la versión de gasolina LX de siete plazas.

Lancia k

Los Lancia k berlina, Station Wagon y Coupé son automóviles sofisticados, silenciosos, confortables, flexibles, potentes y con una gran estabilidad, destinados a seguir la tradición de la Marca en el segmento.

Por eso ofrecen a una clientela exigente ese bienestar físico y psicológico que se saborea sólo a bordo de un coche de gran elegancia en el que el alto nivel tecnológico y de las prestaciones incrementa el valor global. La calidad de la vida a bordo la garantiza la selección de los materiales, la ergonomía de los asientos y el alto nivel de insonorización que se ha conseguido.

De la amplia gama (22 versiones en total) en el Salón se exponen tres modelos: Lancia k 2.0 berlina, (equipamiento LS), Lancia k Station Wagon 2.0 turbo y Lancia k Coupé 3.0 LX.

El Lancia k berlina y el Station Wagon se ofrecen en cinco motorizaciones: 2.0 cinco cilindros 20 válvulas de gasolina (155 CV-114 kW), 2.0 turbo 16 válvulas de gasolina (205 CV-151 kW), 2.4 cinco cilindros 20 válvulas de gasolina (175 CV-129 kW), 3.0 seis cilindros en V 24 válvulas de gasolina (204 CV-150 kW) y 2.4 cinco cilindros turbodiesel (124 CV-91 kW).

En concreto el Lancia k Station Wagon se caracteriza por una gran maniobrabilidad y un confort excepcional idénticos a los de la berlina. Una característica que se obtiene gracias al uso de soluciones técnicas eficaces, como el sistema hidroneumático de suspensión autonivelante “Boge Nivomat” que, a cada cambio de carga, mantiene el nivel de la suspensión siempre en una condición ideal.

El príncipe del stand es el Lancia k Coupé que ha marcado el retorno de la Casa al prestigioso subsegmento de los grandes Coupés derivados de la berlina. Siendo el mejor motivo de orgullo de la producción Lancia, el coche une a las excelentes características básicas del modelo una personalidad sobria. Es decir: línea original, tecnología sofisticada (de la suspensión de amortiguación controlada a los faros de descarga de gas), confort (cuatro cómodas plazas sobre asientos Recaro y un maletero típico de una berlina), seguridad (una rigidez torsional de 160.000 mkg/rad) y posibilidad de personalizar el coche con opcionales realmente exclusivos, como el “Kaleidos Leather”, los 12 distintos colores de los tapizados de piel realizados expresamente para Lancia por “Poltrona Frau”.

La línea actual hace una agradable referencia al estilo clásico de Lancia que sobre todo aparece en la parte trasera donde se evocan las líneas del Flaminia Coupé. Por dentro se respira una atmósfera de lujo refinado, gracias a los materiales exclusivos como el Alcántara o la piel Poltrona Frau. Todo esto sin perder nunca de vista el equilibrio que es la dote principal de los automóviles de clase.

El equipamiento es único e incluye de serie: air bag para conductor y pasajero, climatizador automático, pre-instalación para teléfono y radiocassette, mando a distancia para apertura y cierre de las puertas, ruedas de aleación ligera, asientos de mando eléctrico Recaro de Alcántara dotados de un movimiento automático específico para permitir acceder mejor a los asientos traseros y pintura metalescente.

Los motores son los más potentes entre los que ya se utilizan en la berlina: 2.4 cinco cilindros (175 CV-129 kW, 218 km/h), 2.0 cuatro cilindros turbo 16 válvulas (205 CV-151 kW, 235 km/h) y

Esta entrada fue publicada en Lancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario