Lancia Y, Delta y Dedra en el 68º Salón Internacional del Automóvil de Ginebra

Lancia Y

Únicos, sofisticados y anticonvencionales, los Lancia Y expuestos en Ginebra no pasan desapercibidos a quienes visitan el stand y no sólo por sus colores tan alegres. El mérito es del diseño que no es comparable con el de ningún otro automóvil que se comercializa actualmente. El Lancia Y es un coche ideal para quienes desean distinguirse, compacto, pero con el mismo contenido de los modelos de mayores dimensiones: en poco más de tres metros y medio se encuentran confort, seguridad, acabados esmerados y un rico equipamiento.

La gama ofrece tres motores (1.1, 1.2 y 1.2 16v), dos tipos de cambio (5 marchas y ECVT) y unos treinta opcionales y accesorios. Pero hay más. Gracias a Kaleidos, el color de la pintura puede elegirse entre más de 100 tonos, más 13 de la gama habitual: un caso único entre los coches producidos en gran serie.

En resumen, éstos son los motivos que han determinado el gran éxito del modelo que a dos años de su lanzamiento, se ha vendido en más de 212 mil unidades. Las versiones más solicitadas son por este orden: el 1.2 LE (36%), el 1.1 “elefantino” (28,2%), el 1.2 LS (26%) y el 1.2 LX (9,8%). Y además gusta a todos: hombres (46% aproximadamente) y mujeres.

Dos de las cuatro versiones expuestas en Ginebra, el Lancia Y 1.2 LS y el 1.2 LX, montan el motor 1.2 16v, el primer Fire de 16 válvulas. La elección confirma la vocación de la Marca por interpretar el papel de abanderado de la innovación tecnológica dentro del Grupo. El propulsor desarrolla 86 CV-63 kW y, entre otras cosas, ofrece una notable velocidad máxima (177 km/h), un brioso arranque (0-100 en 10,9 segundos) y una gran flexibilidad. Todas estas dotes permiten una conducción agradable en cualquier condición y con la máxima seguridad. Un aspecto inesperado para un propulsor tan brioso lo representa el consumo: a 90 km/h, con un litro de gasolina, el Fire 1.2 16v recorre unos 20 kilómetros (19,6).

El Lancia Y 1.2 16v LS se propone en una versión enriquecida con algunos accesorios: el kit de las llantas de aleación, la moldura apoyatobillo, el volante de madera y piel y el pomo de la palanca del cambio de madera con capuchón de piel. Las otras dos versiones del stand de Ginebra (1.2 LE y 1.2 LS) montan el motor 1.2 de 8 válvulas de 60 CV-44 kW. Una, además adopta el cambio automático ECVT, ideal para conducir en la ciudad.

La gama Lancia Y también ofrece la versión 1.1 “elefantino”, concebida para los jóvenes. Los colores exclusivos, la rejilla frontal del color del coche, los tapacubos especiales de las ruedas, el tapizado interior en dos colores y el elefante azul en el montante le dan una personalidad desenvuelta y cautivadora. Y por último el motor 1.1 Fire (54 CV-40 kW) garantiza prestaciones brillantes y un coste de funcionamiento ajustado.

Lancia Delta

El Lancia Delta “edición 98”- en su debut en un Salón Internacional – acentúa la distinción entre las versiones de 5 puertas y HPE para destacar su distinta personalidad: elegante la primera y deportiva la segunda. De hecho, los equipamientos se orientan más a los gustos de los dos tipos de clientela: exigentes y sofisticados los compradores del vehículo de 5 puertas y más desenfadados los del HPE.

Las novedades se notan sobre todo en el exterior. Los elementos de la carrocería – de los parachoques delanteros y traseros a la moldura del lateral, del cubrevierteaguas al montante delantero, al portamatrícula posterior – van pintados del mismo color del coche.

Más detalladamente el Lancia Delta de 5 puertas LS se consolida como un coche de dos volúmenes de gran clase cuidado hasta en los mínimos detalles. Pongamos un ejemplo: los tapacubos de las ruedas de las tres versiones (1.6, 1.8 y turbodiesel) llevan un sofisticado aplique central de acero inoxidable en el que va imprimido el escudo Lancia.

En el Lancia Delta HPE las modificaciones ponen de manifiesto su temperamento deportivo. En especial, la versión 1.6 que se ha concebido sobre todo para los jóvenes, cobra el aspecto de los coches con motores más potentes. La vía delantera es mayor y los guardabarros delanteros son “curvados”. El faldón es ahora como el del 1.8. Se ofrece de serie el alerón trasero.

El ya agresivo HPE 1.8 adopta ruedas más anchas y deportivas, parecidas a las del celebre Lancia Delta HF integrale, del que los HPE recogen la herencia. Las llantas son de 15″ y con neumáticos de 205 mm.

Son más evidentes las modificaciones aportadas al HPE 2.0 HF, “abanderado” del modelo. Por una parte, hacen el coche más reconocible, por el otro, le dan un aspecto que se ajusta más a sus prestaciones. Con sus 193 CV-142 kW no es una casualidad que sea la berlina del segmento C más potente del mercado.

En el Delta de 5 puertas se montan de serie el “Control System” y los dobles espejos retrovisores de mando eléctrico con desempañador, pintados del mismo color de la carrocería. El asiento del conductor lleva regulación en altura y lumbar, el brazo entre los asientos delanteros es de serie, el asiento trasero es partido, abatible y dotado de reposacabezas y descansabrazos. También se ofrecen de serie los cómodos asientos en tejido y Alcántara. Entre los opcionales del HPE figuran los más deportivos “Recaro” de piel y Alcántara (de serie en los 2.0 HF).

El volante de cuatro radios (de piel en el HPE 2.0 HF) garantiza una empuñadura agradable al tacto, correcta desde el punto de vista ergonómico y permite ver mejor la palanca de conmutación de las luces. En el Lancia Delta HPE 2.0 HF el salpicadero se enriquece con el marco del climatizador, las salidas de aire y el cenicero en “deep printing” con efecto carbono.

La nueva gama de los colores incluye tonos elegantes y modernos, mientras que los motores interpretan el espíritu y la “filosofía” del Granturismo Lancia. De hecho, garantizan una conducción relajante en la ciudad, confortable en los largos recorridos, briosa y deportiva en el caso de las versiones HPE.

En el Lancia Delta LS se ofrecen tres y en concreto: 1.6 16v (103 CV-76 kW), 1.8 16v (130 CV-96 kW) y 1.9 turbodiesel (90 CV-66 kW). En cambio, en el Lancia Delta HPE se ofrecen cuatro: 1.6 16v (103 CV-76 kW), 1.8 16v (130 CV-96 kW), 2.0 turbo 16v (193 CV-142 kW) y 1.9 turbodiesel (90 CV-66 kW). Sus distintas características se ajustan al gusto y a las diferentes necesidades de cada automovilista.

El motor 1.6 (1581 cm3) 16 válvulas sobre todo está dirigido a los jóvenes, porque garantiza prestaciones extraordinarias además de consumos ajustados. Alrededor del 90% de su máxima capacidad motriz (14,7 mkg a 4000 r.p.m.) ya está disponible a 2000 r.p.m. Esta característica, junto a la notable potencia máxima (130 CV-76 kW a 5750 r.p.m.), permite conducir de forma equilibrada, flexible y agradable. La velocidad máxima del Delta 1.6 es de 190 km/h con el alerón.

El motor 1.8 (1747 cm3) de 16 válvulas ofrece prestaciones que antes se reservaban tan sólo a los motores de dos litros: 130 CV-96 kW a 6300 r.p.m. es la potencia máxima y 16,7 mkg a 4300 r.p.m. el par. Es el primer motor Lancia con variador de fase (V.V.T.).

El motor 2.0 turbo (1995 cm3) 16 válvulas se dirige a los clientes más exigentes. Siendo una verdadera joya tecnológica desarrolla una potencia indiscutiblemente exuberante: 193 CV-142 kW a 5500 r.p.m. con un par de 29,6 mkg a 3400 r.p.m. La velocidad es de 225 km/h. El sistema de transmisión Viscodrive destaca la estabilidad y la maniobrabilidad del Lancia Delta HPE 2.0 HF en cualquier condición de conducción y de recorrido.

El 1.9 turbodiesel (1929 cm3) con intercooler se ofrece en la versión con catalizador y combina prestaciones briosas con unos costes de gestión ajustados. Los valores de par y potencia se encuentran al tope de su categoría: 19,0 mkg a 2400 r.p.m. el par máximo, 90 CV-66 kW a 4100 r.p.m. la potencia desarrollada. Resultado: aceleraciones y progresiones que se acercan enormemente a las de los motores de gasolina atmosféricos de la misma cilindrada. Con el alerón el Delta td llega a 180 km/h.

Lancia Dedra

En Ginebra se expone la gama 1998 del Lancia Dedra berlina y Station Wagon. Entre las novedades se encuentran algunos cambios estéticos que actualizan el coche según un estilo más moderno, varias mejoras de mecánica que aumentan el confort y las prestaciones de un nuevo propulsor 1.6 16v más potente.

También mejora la calidad de los equipamientos y los acabados, que desde siempre son los puntos de fuerza del Dedra. Da esta forma el nuevo equipamiento, único para todas las motorizaciones ofrece dotaciones más completas y un habitáculo muy cuidado.

Más detalladamente, los cambios estéticos del Lancia Dedra 98 representan la elegancia y el confort. De hecho, el coche lleva parachoques, molduras en los laterales y manillas de las puertas del mismo color de la carrocería. Los perfiles estéticos ahora son cromados de color oscuro. También son nuevos los faros y los pilotos delanteros, con un elegante efecto “ahumado”, mientras los traseros son de un color rojo uniforme. Las ruedas de 14″ llevan tapacubos integral. La gama de los colores de la carrocería se ha enriquecido con otros dos tonos metalescentes: el “Rojo Noble” y el “Gris Mercury”.

Los paneles interiores de las puertas con un dibujo “canneté” diagonal, dan en seguida a quien sube a bordo la sensación de entrar en un entorno acogedor, sofisticado y mullido. La elegancia y la sofisticación de los acabados se destaca sobre todo en el salpicadero. Más envolvente y alargado, ahora tiene un perfil en forma de “visera” que lo hace agradable y funcional. Enriquecido por los marcos centrales con un efecto visual de raíz de madera, presenta un equipamiento especialmente completo de instrumentos de bordo con un fondo difuminado de color azul oscuro que facilita la lectura de la información.

Todas las versiones pueden equiparse con dos paquetes de opcionales llamados “packs lujo”. El primero incluye elevalunas eléctricos traseros, llantas de aleación y dobles retrovisores eléctricos calefactados. El segundo añade a estos equipamientos los neumáticos sobredimensionados y el dispositivo eléctrico para plegar los espejos retrovisores. La oferta de los “packs lujo” aumenta el contravalor para el cliente: de hecho, manteniendo el mismo contenido respecto a la gama 97, el cliente ahora gasta el 1,5% menos para las versiones 1.6 y 1.8 y el 3% menos para el 1.9 td. En lo referente a los motores, actualmente el Lancia Dedra 98 propone una oferta aún más racional y atractiva. De hecho, se ofrecen tres propulsores para la berlina y otros tantos para el Station Wagon: 1.6 Torque 16v de 103 CV-76 kW, 1.8 16v de 130 CV-96 kW y 1.9 turbodiesel de 90 CV-66 kW.

El motor 1.6 (1580 cm3)16v, de la familia “Torque”, es la verdadera novedad del Lancia Dedra 98. Alrededor del 85% del máximo par motor – que es de 14,7 mkg (144 Nm) a 4000 r.p.m. – ya se obtiene entre 2100 y 5800 r.p.m. La potencia máxima es de 103 CV-76 kW a 5750 r.p.m. La velocidad máxima es de 188 km/h para la berlina y de más de 183 km/h para el Station Wagon. El consumo urbano es de 9,9 l/100 km para la berlina y de 10,1 l/100 km para el Station Wagon.

Una atención especial se la merecen las mejoras realizadas en la mecánica del Lancia Dedra 98, que permiten un aumento del confort y de la calidad. Por ejemplo, la suspensión de ruedas independientes se ha reajustado para garantizar una marcha más silenciosa, una maniobrabilidad excelente del coche y una seguridad de conducción perfecta. La delantera, de tipo McPherson, lleva muelles helicoidales desalineados para reducir al mínimo los roces de deslizamiento (así mejora la reacción a las pequeñas irregularidades del terreno) y topes de fin de carrera para responder de forma más fluida al apoyo en las curvas. La barra estabilizadora antibalanceo que en esta nueva solución actúa directamente en el montante elástico mediante una bieleta de conexión garantiza una respuesta realmente inmediata en las curvas. El ancho de vías ahora es de 1476 mm (40 mm más que el anterior) para aumentar la estabilidad de marcha y reducir el cabeceo.

La suspensión trasera de brazos “tendidos” es la solución que ofrece una mayor ventaja para el Station Wagon porque ocupa poco espacio vertical incrementando la capacidad del maletero y la uniformidad de la superficie de carga, que puede aprovecharse completamente.

La nueva geometría definida para los Dedra 98 ayuda activamente a limitar el cabeceo al frenar y favorece la realineación del coche en las maniobras de adelantamiento rápido.

Esta entrada fue publicada en Lancia, Salones del automovil. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario