Lancia Delta

Delta: un hombre histórico que representa una de las cumbres del automovilismo en Lancia y, al mismo tiempo, un símbolo matemático que significa cambio, evolución… Estamos hablando del Delta entendido como una medida universal de la diferencia, como una tensión en busca de la mejora y la excelencia, como la superación de un límite precedente. La evolución del Delta constituye en la base de toda esta estrategia.
En este sentido, el Lancia Delta es el primer vehículo de una nueva filosofía de la marca. Se trata de un posicionamiento original y único, síntesis de dos valores fundamentales para la firma italiana: la elegancia en el estilo y un temperamento atrevido e innovador que, asimismo, inspira todas sus actividades de marketing y comunicación.
Hoy nace el primer vehículo totalmente nuevo del segundo centenario de Lancia, el Delta, con un diseño sin parangón y fiel a la vocación innovadora de la firma. El Delta representa un punto de inflexión en la historia de Lancia, tanto por el contenido en sí del producto como por el trabajo —desarrollado a escala internacional— de apoyo al lanzamiento, previsto para mediados de 2008, y contribuye de forma significativa a la consecución del plan estratégico.
La primera evolución del delta está representada por la capacidad de conciliar la tradicional elegancia de Lancia con soluciones originales de arquitectura que, por primera vez, aúnan de forma armoniosa la garra de un deportivo con el bienestar a bordo de una berlina. Además, el Delta nos ofrece una habitabilidad extraordinaria para su categoría; la distancia entre ejes de 2,7 metros se une a las notables dimensiones del vehículo: 4,5 metros de largo, 1,8 de ancho y 1,5 de alto. Es decir, el Lancia Delta vuelve a estar a la cabeza del segmento de las berlinas medianas, siguiendo la tradición de los grandes de Lancia: desde el Aprilia hasta el Appia, desde el Fulvia hasta el Beta, desde el Prisma hasta el Dedra y el Libra.
El nuevo Delta, diseñado en el Centro Stile Lancia, se caracteriza por una calandra imponente, emblema de la marca, y por un frontal audaz y notorio. Para dotar a este frontal de un dinamismo aún mayor se ha incorporado una amplia toma de aire inferior que anuncia su fuerte temperamento. Asimismo, para enfatizar el aspecto deportivo y tecnológico del modelo, se han elegido unos innovadores faros punteados por una fila de diodos LED en la parte baja. Un dinamismo similar encontramos en el perfil lateral, donde el hilo conductor es la línea de cintura alta y el montante posterior con forma de trapecio, soporte natural del techo Granluce (un flying bridge de inspiración náutica). Precisamente el amplio pabellón acristalado —con su particular desarrollo divergente de los montantes hacia la zona posterior— culmina en un alerón perfectamente integrado en una original luneta envolvente de moderna concepción y sin bastidor perimetral. Finalmente, como expresión de la tecnología más avanzada, la parte posterior está embellecida con conjuntos verticales de pilotos rodeados de diodos luminiscentes que acentúan su elegancia.
Otros elementos que contribuyen a la línea cortante y estilizada de este automóvil son las molduras cromadas —perfectamente integradas en las junturas de los cristales de forma que enfatizan el flying bridge— y el contraste cromático de la zona inferior del larguero, de color gris opaco, que retoma la combinación bicolor del techo Granluce. Precisamente la pintura bicolor, una particularidad de los grandes Lancia del pasado, regresa a los últimos modelos gracias a un elaborado proceso de pintura (en comparación con el proceso tradicional, se necesitan hasta seis horas más). Es decir, todo lo que ayer eran elementos artesanales al alcance de sólo unos pocos, hoy Lancia lo ofrece en toda una gama.
El Delta destaca inmediatamente por su diseño moderno y elegante, siguiendo la línea del inconfundible estilo Lancia de los últimos años. Ahora bien, es en el momento de recibir a sus huéspedes es cuando ofrece lo mejor de sí. Nada más entrar en el vehículo percibimos una agradable sensación de bienestar a bordo gracias al excepcional ambiente que proporcionan su elegancia y su comodidad, la riqueza de sus colores y la calidad de sus materiales. Nos encontramos en el interior de un habitáculo con techo realizado con materiales fonoabsorbentes (conocido como Noise Absorbing Roof), que garantiza un alto grado de aislamiento acústico en marcha. Asimismo, la luminosidad interior queda garantizada por la gran superficie de las lunas laterales y, en su caso, por el techo practicable panorámico que ocupa el 80% de la superficie total. El conjunto es aún más exclusivo gracias al uso de valiosos materiales para los revestimientos internos, desde piel hasta Alcantara, y a la presencia de un imponente salpicadero de Benova®, un innovador y elegante material procedente del poliuretano que ofrece las mismas sensaciones táctiles y visuales que la piel auténtica. También es de destacar que se puede optar por un lujoso revestimiento de piel «plena flor» Poltrona Frau®, un toque de exclusividad que une la clase Lancia con una de las marcas Made in Italy más reconocidas del mundo. El resultado final es un ambiente que acoge calurosamente a sus ocupantes con una destacada factura artesanal.
El asiento posterior es otro elemento que contribuye decididamente a convertir el habitáculo en un verdadero salón; se puede desplazar y es reclinable (hasta 25°). Con ello se consigue aumentar el ya de por sí espacioso maletero, de 380 litros en posición normal y hasta 465 con los asientos traseros abatidos. Asimismo, desplazándolos en sentido opuesto e inclinándolos, se consigue una posición de relax total, a la manera de las butacas de clase preferente de un vuelo intercontinental. No hay que olvidar que la habitabilidad posterior del Lancia Delta es, sin duda, la mejor de su segmento y que es la única berlina de dos volúmenes que ofrece la posibilidad de regular el respaldo posterior y desplazarlo a la vez.
La extraordinaria elegancia de los interiores tiene su correspondencia en un marcado carácter tecnológico de la instrumentación. Ejemplo de ello es la sugerente consola central que, a modo de plataforma tecnológica ideal, parece flotar sobre la superficie inferior. La iluminación blanca de la consola destaca las originales teclas tridimensionales. Y lo que es aún mejor: todos los elementos destinados a la conducción (consola, salpicadero, volante, climatizador, sistemas de información y entretenimiento) presentan el mismo tratamiento cromático y uso de los materiales, con un efecto metálico y tecnológico con destellos por todo el salpicadero. Los detalles cromados de los mandos y el elegante volante —que recuerda el histórico volante de cuatro radios— son otras tantas muestras de la inconfundible clase Lancia.
El habitáculo del Lancia Delta, máxima expresión de la exclusividad y distinción italianas, se presenta como un verdadero salón que acoge a sus pasajeros en un ambiente incomparable por su clase y su confort, sin olvidar la tecnología de vanguardia. Efectivamente, gracias al trabajo conjunto con los mejores colaboradores de diferentes sectores, el Lancia Delta ofrece los dispositivos y los sistemas más avanzados en el ámbito del entretenimiento. Así, por ejemplo, se puede vivir a fondo el placer de la música que ofrece su autorradio Blaupunkt, con instalación de alta fidelidad Bose® (opcional) y su reproductor de CD y MP3 con mandos en el volante. También se puede acceder a las numerosas funciones de Blue&Me®, el sistema desarrollado en colaboración con Microsoft y que ofrece manos libres con interfaz Bluetooth® y reconocimiento de voz evolucionado. Incorpora, asimismo, un puerto USB, un reproductor MP3 y un lector de mensajes de texto (también disponible en la versión NAV). Y como colofón, el Lancia Delta estrena Instant Nav, un nuevo sistema de navegación por satélite. Este innovador dispositivo, elaborado en colaboración con Magneti Marelli, garantiza prestaciones multimedia de primera, un uso sencillo y una perfecta integración de numerosas funciones en un único sistema: desde la interfaz USB hasta los mandos por voz, pasando por la gestión de los mapas de una tarjeta SD y la pantalla de alta resolución.
También en las motorizaciones y en la mecánica el Lancia Delta hace gala de sus valores de referencia: elegancia y temperamento. En primer lugar, el temperamento de sus motores diesel y gasolina, que se distinguen por sus innovaciones tecnológicas y sus prestaciones. Todos ellos están sobrealimentados y equipados con cambios de seis velocidades (manuales, robotizados o automáticos) y, desde su lanzamiento, estarán disponibles en tres versiones: 1.4 Turbo Jet de 120 y 150 CV (ambos de gasolina) y el 1.6 turbodiesel MultiJet de 120 CV (Euro 5), que también estará disponible con un avanzado cambio robotizado. Muy pronto se incorporarán a la gama dos novedades absolutas: el 2.0 MultiJet de 165 CV y el 1.9 Twin Turbo MultiJet de 190 CV.
Posteriormente se completará la gama con otra solución innovadora: el motor 1.8 Di Turbojet de 200 CV, de inyección directa de combustible y equipado con un moderno cambio automático de seis velocidades. Todos los motores son Euro 5 y confirman la posición de la firma Lancia como punto de referencia tecnológico y de innovación de todo el panorama automovilístico.
Elegancia en las formas y en los materiales, pero también elegancia en la relación con el mundo exterior… Efectivamente, en relación con el medio ambiente, el Lancia Delta se anticipa al futuro y en sus motorizaciones diesel ya respeta los límites impuestos por las futuras normas Euro 5, lo que, sin lugar a dudas, le proporciona un delta de más respecto a sus competidores.
Finalmente, las prestaciones de los motores van de la mano de una mecánica contrastada y optimizada para el confort y la conducción gracias al uso de soluciones técnicas únicas en su categoría. Para empezar, tenemos el Absolute Handling System, un avanzado sistema de control de estabilidad que, comparado con los disponibles hasta el momento, incorpora numerosas e importantes funciones, como el LTF (Linearization Torque Feedback), que mejora claramente la sensación de control del vehículo en las curvas, sobre todo a altas velocidades; y el TTC (Torque Transfer Control), una innovadora función que, simulando electrónicamente la presencia de un diferencial autoblocante, mejora la tracción en las curvas evitando en buena medida el subviraje y proporcionando una conducción más dinámica.
También es de destacar el innovador sistema de control Absolute Handling System, que interviene siempre de forma discreta gracias a la combinación con el DST (Drive Steering Torque). Efectivamente, la dirección electrónica activa ya efectúa automáticamente las correcciones y controla también el sobreviraje en superficies con baja adherencia.
En su línea de liderar la tecnología de vanguardia, el Lancia Delta incorpora suspensión electrónica de amortiguación variable (Reactive Suspension System): por una parte, mejora notablemente el confort de marcha, neutralizando la transmisión de vibraciones en todo tipo de recorridos y, por otra, aumenta aún más el placer de conducción mejorando el manejo en todas las situaciones (el sistema regula activamente la configuración según el tipo de vía y las necesidades de conducción). Completan el equipamiento del Lancia Delta el sistema de aparcamiento semiautomático, que acciona el volante y tan sólo deja en manos del conductor la tarea de accionar el freno y el acelerador para completar así la maniobra, y el sistema Driving Advisor, el asesor de conducción que, actuando en el volante, avisa al conductor cuando el vehículo sale del carril de marcha. En resumidas cuentas, todos estos dispositivos tienen el objetivo de simplificar y mejorar la conducción y así llevar al Delta hacia el concepto de VIP Driving.
El Lancia Delta, destinado a una clientela exigente y selecta, ofrece más de 1.000 personalizaciones que se obtienen de la combinación de tres acabados, cuatro revestimientos para los asientos diferentes, cuatro tipos distintos de llantas en aleación, doce pinturas de carrocería y doce combinaciones bicolores. Sin duda una amplia y estructurada gama que confirma la unidad en la diversidad del nuevo modelo. Asimismo, siguiendo la estela de este delta como expresión de la diferencia, Fiat Group Automobiles Financial Services ha creado importantes novedades en términos de posibilidades de financiación, diferentes de las ofertas tradicionales, que integran exclusivos servicios garantizados por Parts&Services de Fiat Group Automobiles.

Esta entrada fue publicada en Lancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario