Lancia Dedra y Dedra SW ’98

Llega el Lancia Dedra 98, un coche con un aspecto más agradable y atractivo, con una mecánica y un motor mejores (adopta un nuevo propulsor 1.6, más potente) y con un habitáculo más rico.

Además, tanto si es Berlina como Station Wagon el Lancia Dedra 98 en general ofrece al cliente un mayor contravalor. Esta es una ventaja aún más evidente si consideramos la oferta de los dos “paquetes” de opcionales. Con el mismo tipo de contenido respecto a la gama 97, con los “paquetes lujo” el cliente ahora gasta un 1,5 por ciento menos aproximadamente para las versiones 1.6 y 1.8 y el 3 por ciento menos para la versión 1.9 td.

Evolucionando a lo largo de los años, el Lancia Dedra naturalmente siempre ha mantenido las dotes que hasta ahora han determinado su éxito: estilo sofisticado y personal, gran confort, prestaciones excelentes y un planteamiento práctico y funcional.

La gama 1998, que en Italia se vende desde enero presenta algunos cambios estéticos calibrados que ponen el coche al día según un estilo más actual. También son importantes las mejoras de tipo mecánico, que tienen por objeto aumentar el confort, así como – en el caso del nuevo motor – las prestaciones. Por último, cabe citar las novedades que conciernen a la calidad de los equipamientos y de los acabados interiores, que desde siempre son un punto de fuerza del Lancia Dedra.

Pues bien, veamos un nuevo equipamiento, único para todas las motorizaciones, con contenidos más completos (climatizador y Alcántara de serie para el mercado italiano) y un habitáculo muy cuidado.

Se ofrecen nuevos colores tanto para la carrocería como para los tapizados. Por fuera, todos los elementos de la carrocería ahora van pintados del mismo color del coche. Mejoran la dirección asistida y la suspensión, facilitando la conducción y haciendo que los mandos respondan inmediatamente. También cambian las ruedas, con llantas sobredimensionadas y neumáticos más anchos.

Por último, para el Lancia Dedra es inédito el potente motor 1.6 “Torque” de 103 CV, que sustituye al anterior de 90 CV, garantizando unas prestaciones indiscutiblemente más brillantes.

La gama del Lancia Dedra 98 se divide en seis versiones, tres para la berlina y otras tantas para el Station Wagon:
– 1.6 Torque 16v de 103 CV
– 1.8 V.V.T. 16v de 130 CV
– 1.9 turbodiesel de 90 CV.

Exterior y habitáculo

Los cambios estéticos del Lancia Dedra 98 representan la elegancia y el confort que siempre han distinguido el modelo. De hecho, el coche monta parachoques y molduras en los laterales del mismo color de la carrocería, al igual que la manilla de la puerta. Los perfiles estéticos, antes de acero inoxidable, ahora van cromados de color oscuro.

También se ha dado un nuevo estilo a los faros: los delanteros con un elegante efecto “ahumado”, mientras que los traseros son de un rojo uniforme.

Las ruedas de chapa de 14″ llevan un embellecedor integral distinto. Las llantas de aleación, que también se ofrecen como opcional, han cambiado de diseño.

La gama de los colores exteriores se ha enriquecido con otros dos tonos: el Rojo Noble y el Gris Mercury, ambos metalescentes, que se añaden al Azul Apolo, también muy reciente.

Los tapizados que se han utilizado para el interior y para los asientos son sofisticados. En los coches destinados al extranjero se utiliza de serie el tejido, beige o azul oscuro según el color exterior de la carrocería. En cambio, para Italia se utiliza el Alcántara en dos inéditos colores: beige y granate, que se añaden al clásico azul oscuro. Entre los opcionales se ofrecen los asientos de piel negra y Alcántara gris, tanto en la versión normal como en la más deportiva firmada Recaro.

Los paneles interiores de las puertas ahora están atravesados por unas bandas diagonales que se obtienen con pespuntes electrosoldados. Más suaves al tacto son los nuevos paneles que dan inmediatamente a quien sube a bordo la sensación de entrar en un entorno acogedor, mullido y más sofisticado.

La elegancia y la sofisticación de los acabados se nota sobre todo en el salpicadero. Más envolvente y alargado ahora cuenta con un perfil en forma de “visera” que lo hace agradable y funcional. Enriquecido con unos marcos centrales en “cubic printing” con efecto de raíz de madera, presenta instrumentos de bordo con un fondo difuminado de color azul oscuro que facilita la lectura de la información.

Equipamientos

El rico equipamiento unificado, que se utiliza para todos los Lancia Dedra de la gama 98 (berlina y Station Wagon), incluye: airbag para el conductor, pretensores de los cinturones delanteros, reposacabezas regulables tanto en los asientos delanteros como en los traseros, elevalunas delanteros de mando eléctrico con impulso, asiento delantero y volante regulables en altura, descansabrazos central abatible tanto delante como detrás, dirección asistida, cierre centralizado, Lancia CODE y Control System. A ellos hay que añadir el corrector de la posición de los faros, dobles espejos retrovisores exteriores (el del conductor gran angular), neumáticos de 185 mm de sección, pre-instalación para el “Telepass”, alojamiento para el paso de los esquíes en el asiento trasero (para la berlina) y – para el mercado italiano – climatizador y tapicería de Alcántara en todas las versiones.

Además, el Lancia Dedra Station Wagon va equipado con asiento trasero partido, ganchos para fijar la carga y cortina cubremaletero.

Con objeto de garantizar la máxima seguridad incluso en condiciones de mala visibilidad, todos los coches llevan tercera luz de parada. En el Lancia Dedra berlina se encuentra en la bandeja trasera, en el Station Wagon en la parte superior del portón trasero.

Para completar y adaptar al gusto y a las necesidades personales el equipamiento de serie también se ofrecen muchos opcionales. Entre los que se encuentran: luces antiniebla, lavafaros, llantas de aleación, mando a distancia de ondas de radio que acciona el bloqueo de las puertas y la alarma del antirrobo, techo practicable con mando eléctrico, pre-instalación para el teléfono y el radiocassette, tapicería de piel, así como el volante y el capuchón de la palanca del cambio.

Por último, todas las versiones pueden equiparse con dos paquetes de opcionales (paquetes lujo). El primero incluye elevalunas eléctricos traseros, llantas de aleación y dobles espejos retrovisores eléctricos calefactados. El segundo añade a estos equipamientos también los neumáticos sobredimensionados y el dispositivo eléctrico para plegar los espejos retrovisores.

La oferta de los dos “paquetes” es muy competitiva y aumenta el contravalor del coche: en realidad, su precio es muy inferior respecto al que se obtiene sumando todos los opcionales.

Servicios financieros

Los clientes del Lancia Dedra 98 pueden disponer de soluciones financieras personalizadas e innovadoras, con financiación a plazos, leasing y renting para las empresas.

Muy interesante es la “Fórmula Lancia” que, experimentada ampliamente y con éxito, propone una compra conveniente, tranquila y transparente. Conveniente, porque exige un compromiso financiero reducido, que no incide en los ahorros y reserva para el coche sólo una pequeña parte de la renta mensual. Tranquila, por tener la seguridad de disfrutar de una asistencia total. Transparente porque, aunque se adapte en la forma de pago a la posibilidades económicas de cada persona, el contrato de compra siempre está caracterizado por reglas claras y seguras que además prevén el uso del “Bono Fórmula” como una parte del pago inicial para la compra de un nuevo Lancia.

Motores

1.6 16v – 103 CV
El motor de 1580 cm3 representa la verdadera novedad del Lancia Dedra 1998. Este motor pertenece a la familia de propulsores “Torque”, que se llaman así por su capacidad de suministrar un par siempre pleno y homogéneo. El resultado se traduce en: prestaciones brillantes, al tope de su categoría, y una conducción equilibrada, elástica y agradable. El 85 por ciento aproximadamente de la capacidad motriz máxima, que es de 14,7 mkg (144 Nm) a 4.000 r.p.m., se obtiene entre las 2.100 y las 5.800 r.p.m. La potencia máxima es de 103 CV (76 kW) a 5.750 r.p.m. y la velocidad máxima es de 188 km/h para la berlina y de más de 183 km/h para el Station Wagon. Ante estas prestaciones el consumo es indiscutiblemente ajustado: 9,9 l/100 km en el recorrido urbano de la berlina y poco más el del Station Wagon (10,1 l/100 km).

En este motor las medidas características de carrera y diámetro son 67,4 x 86,4 mm. El sistema de encendido-inyección integrado es un nuevo Multipunto Weber-Marelli con encendido estático y con una centralita distinta de la anterior, que garantiza una mayor facilidad de conducción y un control exacto de las emisiones en cualquier condición de marcha.

La culata lleva cuatro válvulas por cilindro y distribución de doble árbol de levas en cabeza, accionada por una correa dentada. Los empujadores son hidráulicos y permiten recuperar automáticamente el juego de la válvula, así como también es automático el tensor de la correa de distribución.

El propulsor se ha realizado prestando una atención especial a la fluidodinámica. De hecho, gracias a programas de simulación en la computadora, se han construido conductos de admisión y escape que pueden garantizar una mezcla y un reparto perfectos de la carga entre los cilindros.

La misma atención se ha dedicado al estudio de la geometría de la cámara de combustión, que acelera el desarrollo de la combustión reduciendo así el nivel de emisiones de escape.

Además, un atento estudio del circuito de refrigeración de la culata garantiza la eficiencia de la instalación, mejorando la fiabilidad y la duración del motor.

Al realizar algunos componentes se han utilizado tecnologías innovadoras entre las que se encuentran el proceso de fundición “policast”, que se ha adoptado para las culatas superiores de admisión y escape, y el pulido de las camisas de los cilindros del bloque con acabado “de plateau”, que garantiza una mejor lubricación y un consumo de aceite motor muy ajustado.

1.8 V.V.T 16v – 130 CV
El motor 1.8 16v ofrece grandes prestaciones junto a consumos ajustados. No sólo los valores de potencia y par máximos son excelentes (130 CV – 96 kW – a 6.300 r.p.m. y 16,7 mkg – 164 Nm – a 4.300 r.p.m.), sino que también es excelente la evolución de las curvas de desarrollo. El 90 por ciento del par máximo, por ejemplo, se obtiene entre 2.000 y 6.000 r.p.m. El consumo urbano es de 10,3 l/100 km para la berlina y de 10,5 l/100 km para el Station Wagon.

Entre las soluciones técnicas que han permitido conseguir este difícil equilibrio entre prestaciones y consumos se encuentra el variador de fase (V.V.T.), un dispositivo que, controlado electrónicamente por la centralita de inyección, garantiza unos resultados que suelen ser incompatibles entre sí. Es decir, un funcionamiento más eficaz al ralentí y con cargas reducidas, una mayor fluidez, una notable ganancia de par motor desde un bajo número de revoluciones, gran potencia a pleno régimen y, al mismo tiempo, consumos y emisiones reducidos.

Asimismo, ayuda a lograr alta potencia a un alto número de revoluciones el colector de escape de cuatro tubos realizado en acero inoxidable, que posee una geometría estudiada para adaptarse perfectamente a este tipo de prestaciones y un peso inferior respecto a los colectores tradicionales realizados en fundición gris. Entre otras cosas, el material que se ha utilizado da la posibilidad al colector de calentarse más rápidamente, acelerando la activación del catalizador, con una notable ventaja sobre la reducción de las emisiones.

1.9 turbodiesel – 90 CV
Los Lancia Dedra 98 berlina y Station Wagon también montan el ya probado propulsor turbodiesel de 1929 cm3. Dotado de catalizador oxidante y válvula EGR para la recirculación de los gases de escape, este motor respeta los límites de emisión que impone la normativa CEE Fase2. Asimismo, el motor adopta el dispositivo de mínimo silencioso. El consumo urbano es de 7,0 l/100 km tanto para el Lancia Dedra berlina como para el Station Wagon.

Los valores de par y potencia se encuentran al tope de la categoría: 19,0 mkg (186 Nm) a 2.500 r.p.m. el par máximo y 90 CV (66 kW) a 4.200 r.p.m. la potencia suministrada. El resultado es el siguiente: aceleración y progresión que se acercan mucho al de los motores de gasolina atmosféricos de la misma cilindrada. El Lancia Dedra berlina turbodiesel llega a una velocidad máxima de 180 km/h y el Station Wagon a una velocidad máxima de 174.

Mecánica

Las modificaciones mecánicas del Lancia Dedra 98 también se refieren al confort y a la calidad.

La suspensión, de ruedas independientes, se ha reajustado para garantizar una marcha más silenciosa, una facilidad de manejo excelente y una perfecta seguridad de conducción.

La suspensión delantera, de tipo McPherson, lleva muelles helicoidales desalineados para reducir al mínimo los roces de deslizamiento (así mejora la reacción a las pequeñas irregularidades del terreno) y tope de fin de carrera para ofrecer una respuesta más progresiva durante el apoyo en las curvas.

La barra estabilizadora antibalanceo, unida directamente al amortiguador, garantiza una respuesta realmente inmediata en las curvas. El ancho de vías 40 mm mayor respecto al de la gama anterior (de 1436 mm pasa a 1476), ayuda a aumentar la estabilidad de marcha.

La suspensión trasera, de brazos “tendidos”, ofrece muchas ventajas en el Station Wagon porque ocupa poco espacio en línea vertical aumentando así la capacidad del maletero y la uniformidad de la superficie de carga, que de esta forma puede aprovecharse al máximo. De igual forma, la suspensión reduce el cabeceo del coche y garantiza una buena estabilidad al frenar limitando el efecto sobrevirador. Los casquillos hidráulicos, que sujetan el semichasis de unión a la carrocería, se han mejorado para garantizar una amortiguación más eficiente de los movimientos longitudinales del puente trasero y la absorción de las vibraciones que procede del firme de la carretera.

Los amortiguadores, tanto delanteros como traseros, son hidráulicos de doble efecto y presurizados. Los brazos oscilantes de acero forjado, inclinados en el sentido de marcha, reducen el cabeceo del coche al frenar. El puente trasero monta ruedas convergentes para mejorar la estabilidad en las maniobras de adelantamiento garantizando así una mayor seguridad y facilidad de conducción. Por último, los muelles de flexibilidad variable ofrecen una marcha sumamente confortable en todas las condiciones de carga, siendo ésta una característica sumamente importante para el Station Wagon.

La dirección también ha experimentado un reajuste: la dirección asistida se ha modificado para aligerar el esfuerzo necesario para accionar el volante, sin por ello comprometer la precisión, la seguridad y la sensibilidad a alta velocidad.

Por último, los Lancia Dedra 98 adoptan llantas más anchas, de 14″, con neumáticos de 185 mm de sección, que mejoran el confort global y sobre todo garantizan una mayor absorción de las irregularidades de la carretera y, al mismo tiempo, una excelente estabilidad.

Esta entrada fue publicada en Lancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario