La nueva generación del SLK

Los roadster de la Clase SLK de Mercedes-Benz han conquistado desde hace tiempo los corazones de los apasionados por los deportivos.

Tras el desarrollo de casi 650 nuevas piezas y componentes, los SLK del año 2008 vienen con una apariencia más dinámica y ofrecen sensaciones de conducción sinónimas de emociones aún más intensas. Entre las principales modificaciones estéticas figuran las remodelaciones de la parte delantera y trasera, un nuevo interior, un cuadro de instrumentos rediseñado y un nuevo volante deportivo de tres radios.

Con su precursor techo escamoteable iniciador de una tendencia que convertía el roadster en un coupé al abrigo de las inclemencias, la nueva generación del SLK vuelve a establecer referencias en términos de deportividad y acrecienta aún más su poder de seducción.

Los estilistas han reforzado el aire deportivo del biplaza. Lo primero que salta a la vista es el parachoques delantero rediseñado, con un reparto modificado de las entradas de aire en forma de flecha acentuada. La parte de la calandra bajo la estrella ha sido profundamente remodelada y su forma a modo de bigote la hace más expresiva.
Los diseñadores han trabajado también la trasera que canaliza el flujo de aire a través de un deflector en la parte inferior que confiere a la zaga un aspecto más musculoso. Los retrovisores integran unos seductores leds de intermitencia a modo de flecha, aumentando la superficie reflectante. La gama de llantas ha sido enteramente renovada.

Los motores también han sido revisados en cuanto a potencia, par, consumo y emisiones. El motor V6 montando en el SL 350, ha ganado 33 CV y 10 Nm, siendo ahora la potencia 305 caballos y el par 360 Nm. Para conseguir este aumento ene. Rendimiento, el régimen de potencia máxima se sitúa en 7.200 rpm, la compresión ha sido aumentada, el colector de admisión es de nueva factura y la distribución se ha modificado en profundidad. A pesar de este aumento de prestaciones, el consumo se ha reducido en 1,1 L/100 Km (9,5 L/100 Km) y las emisiones de CO2 se quedan en 219 g/Km.

El motor cuatro cilindros del SLK 200 con sobrealimentación por compresor mecánico gana 15 CV, alcanzando los 184 CV de potencia máxima, mientras que el par motor pasa de 240 a 250 Nm. Su consumo de gasolina desciende 1 litro para situarse en 7,7 litros/100 Km. También las emisiones de CO2 bajan 27 g, para llegar a 182 g/Km.

El SLK 280 ha reducido tanto su consumo como sus emisiones, situándose en 9,3 L/100 Km y 220 g/100 Km.

También la dirección más directa, en opción, subraya las cualidades del tren de rodaje más deportivo. Con una asistencia variable y una desmultiplicación también variable, el recorrido del volante de extremo a extremo se reduce un 25%. De esta forma las curvas concatenadas tomadas con apoyos fuertes se abordan de una forma intuitivamente segura y precisa gracias a los giros relativamente reducidos del volante y aumentan así el placer de la conducción.

Después de haberse vendido casi medio millón de unidades de los anteriores SLK (310.000 de la primera generación -1996,2004- y 185.000 de la segunda, entre 2004 y finales de 2007), los nuevos SLK saldrán a la venta a mediados de 2008.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario