La nueva Clase SLK de Mercedes-Benz: Todo sobre la seguridad

– Sistemas de retención
– Estructura de la carrocería
– Facilidad en las reparaciones

Foto en alta resolución

Real Life Safety – en los últimos años los ingenieros de la marca alemana han complementado y, por tanto, perfeccionado esta filosofía de seguridad con un enfoque eminentemente práctico incorporando innovaciones precursoras. La nueva Clase SLK se beneficia de este avance, ya que la tecnología de seguridad del roadster deportivo se sitúa en el nivel más reciente de la investigación de accidentes y establece referencias en su categoría.

En el núcleo principal del concepto de Mercedes están los sistemas de retención que se adaptan a la situación del accidente. En consecuencia se pueden reducir aún más las fuerzas a las que se ven sometidos los ocupantes en colisiones graves y optimizar las funciones de protección en accidentes de gravedad moderada. El nuevo roadster SLK se diferencia en este punto de su predecesor, a pesar de que ya era uno de los deportivos más seguros: los airbag del conductor y del acompañante y también los limitadores de la fuerza de tensado, son de activación en dos niveles, de manera que ejercen una protección máxima en cualquier tipo de accidente.

Sistemas de retención: airbags y limitadores de la fuerza de tensado con activación en dos niveles

El airbag del conductor está equipado con un generador de gas de dos niveles: en una colisión frontal leve la electrónica activa sólo este primer nivel para que la bolsa se llene suavemente. Si la unidad electrónica detecta una colisión frontal severa se activa además, entre 5 y 15 milésimas de segundo más tarde, el segundo nivel del generador de gas. El airbag se llena con más presión, de modo que la protección sea más adecuada a la gravedad del accidente.

El airbag del acompañante trabaja siguiendo el mismo esquema y se caracteriza, además, por una técnica innovadora con la que el despliegue es más igualado. El primer aumento de presión es menos acusado y el airbag se llena con más suavidad. La causa estriba en que a menudo son niños los que se sientan en el lado del acompañante y el nuevo airbag ofrece una mejor protección para ellos.

Los limitadores de la fuerza de tensado, de serie en la nueva Clase SLK, también se adaptan a la mayor o menor gravedad del accidente. Si la unidad detecta una elevada fuerza de choque, reduce la fuerza del cinturón al cabo de un pequeño intervalo de tiempo; el cinturón puede desenrrollarse más y el pasajero puede sumergirse más en la bolsa del airbag.

Airbags de cabeza y torso: una nueva bolsa en el respaldo del asiento

En Mercedes-Benz no sólo se equipa a los modelos tope de gama, la Clase SL, de serie con los nuevos airbags laterales de cabeza y de torso, sino también a la nueva Clase SLK. Se encuentran en los respaldos de los asientos delanteros, más exactamente, entre el robusto chasis de magnesio y el soporte del acolchado. En la colisión lateral el airbag de cabeza y torso se convierte en apenas 30 milésimas de segundo en una bolsa asimétrica con un canto superior que se prolonga hacia arriba. Disminuye el riesgo de que la cabeza impacte contra la ventanilla o contra objetos que penetran desde el exterior, independientemente de la posición de los ocupantes.

Ver gráfico

En una colisión lateral o en el caso de vuelco, el airbag de cabeza y torso se interpone entre la puerta y los ocupantes cubriendo la zona del pecho.
Sensores up-front para una detección rápida de la gravedad del accidente

Un complejo conjunto de sensores constituyen los requisitos para controlar rápida y selectivamente la activación de los sistemas de retención. Dos sensores delanteros up-front adicionales se encargan de esta tarea en una colisión frontal. Por su posición más adelantada en el travesaño del radiador del SLK pueden detectar la gravedad del accidente con más rapidez y precisión que el sensor central de choque ubicado sobre el túnel central. La unidad electrónica de control utiliza las informaciones de los sensores frontales para acortar el tiempo desde el choque hasta la activación de los pretensores, para ajustar la función de limitador de la fuerza de tensado a la gravedad del accidente y para que los airbags se activen no sólo antes, sino también de forma selectiva en dos niveles.

La rápida activación de los airbags de cabeza y torso en los respaldos de los asientos no sólo recae en el sensor central de colisión, sino también en dos sensores satélite adicionales en los extremos de los travesaños de los asientos del SLK.

Mercedes-Benz equipa la nueva Clase SLK de serie con un sensor especial capaz de detectar este tipo de accidente que también transmite sus datos a la unidad central de los sistemas de retención. El microprocesador activa los pretensores y los airbags laterales de cabeza y de torso en los asientos del SLK, tanto si el techo variable se encuentra cerrado o abierto.

Una lámina de registro, en el acolchado del asiento del acompañante, capaz de reconocer si está ocupado y la detección automática de asiento infantil, desarrollada por Mercedes-Benz, siguen formando parte del equipo de serie de la Clase SLK. La detección de asiento infantil integra antenas especiales en el acolchado del asiento que intercambian datos con los transpondedores en el zócalo de los asientos infantiles pertenecientes a la gama de accesorios de Mercedes. La unidad central detecta que ha sido montado un asiento infantil y desconecta el airbag en la plaza del acompañante porque podría aumentar el riesgo de lesiones en una colisión.

Las medidas de protección de ocupantes, de serie, en la nueva Clase SLK:

Ver tabla

Carrocería: mayores áreas de deformación en la parte delantera

En la nueva Clase SLK la estructura de la carrocería también presenta un potencial de seguridad mayor que en el modelo precedente. Han aumentado las áreas de deformación en la parte delantera, que absorben energía en una colisión frontal, y se ha mejorado la unión entre los componentes para proteger más aún el habitáculo. Los excelentes resultados quedan reflejados en las numerosas pruebas de choque a las que ha sido sometido el nuevo roadster a lo largo de los años de desarrollo. No sólo se incluyen las comprobaciones prescritas por ley en los diferentes países y los requisitos según las pruebas Euro-NCAP y US-NCAP (New Car Assessment Program), sino también los criterios propios de Mercedes que son especialmente severos. La mayoría de los criterios responden a los conocimientos acumulados en la investigación de accidentes que realiza Mercedes y su aplicación permite alcanzar una protección muy precisa en los vehículos ante las situaciones reales de los accidentes de tráfico.

En casi todos los componentes de la carrocería que intervienen en la seguridad se han analizado y evolucionado la geometría, el grosor del material, el tipo de unión y la calidad del material. Se ha elevado la proporción de aleaciones de acero de gran resistencia que aseguran un máximo de resistencia con un mínimo de peso, a un 42 por ciento para establecer un importante requisito para una seguridad ejemplar. La mayor parte de las piezas de la carrocería relevantes en el comportamiento que ésta muestra en una colisión, se fabrica a base de chapas de acero altamente resistente.

Área delantera: largueros en dos planos y salpicadero de gran complejidad

Los largueros delanteros rectos y el travesaño delantero de doble pared constituyen las características esenciales de la estructura delantera. Estos elementos forman una unión sólida, de manera que en una colisión frontal asimétrica el lado no afectado también puede intervenir en la absorción de energía. Los ingenieros de Mercedes han construido

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario