La nueva Clase SLK de Mercedes-Benz: Todo sobre el tren de rodaje

– Datos del tren de rodaje
– Sistemas de regulación

Dinamismo deportivo, agilidad y placer de conducción, máxima seguridad: éstas son tres de las típicas características de la Clase SLK en las que interviene de forma importante el tren de rodaje del roadster deportivo. Ejes, dirección y frenos han sido desarrollados o evolucionados por los ingenieros de Mercedes-Benz para superar nuevamente los ya de por sí altos estándares del modelo predecesor. Los progresos logrados se aprecian en los primeros kilómetros y contribuyen a una conducción incomparable:

 manejabilidad deportiva
 alta precisión de la dirección
 excelente confort de rodadura
 comportamiento seguro hasta en el límite
 ejemplar estabilidad de frenada

Eje delantero: esquema triangular con muchas ventajas

El actual eje delantero con dobles brazos transversales y dirección por circulación de bolas se sustituye por conjuntos McPherson y dirección por cremallera. Las características destacadas de este modelo de eje radican en dos brazos independientes que hacen la función de tirantes y elementos transversales. El guiado de la rueda resulta más preciso, pero sobre todo presentan la ventaja de compensar, mejor que en el caso de brazos triangulares rígidos, los posibles desequilibrados de los neumáticos o las variaciones de la fuerza de frenado. Además, en un choque frontal, se dispone de recorridos de deformación más largos en el plano inferior de los brazos, de modo que la parte delantera del coche puede absorber más energía de colisión. Los tirantes del eje delantero del SLK son de aluminio, los elementos transversales están hechos de acero forjado.

El tercer brazo del eje delantero es la barra de acoplamiento que une la caja de dirección, situada transversalmente, con las ruedas. A los conjuntos telescópicos les recae una función múltiple porque no sólo se encargan de la suspensión y amortiguación del eje, sino que también participan activamente del guiado de la rueda.

Los conjuntos telescópicos se componen de muelles, amortiguadores de gas bitubulares y cojinetes superiores compactos. La estabilizadora, de serie, está unida a los conjuntos telescópicos por un varillaje de barra de torsión. En conducción rápida por curvas los muelles con tope a la extensión aumentan el efecto de la estabilizadora.

Ver gráfico

Los elementos inferiores del eje delantero, la caja de dirección y los cojinetes del motor están unidos al portaejes que a su vez está atornillado directamente a la carrocería. Después de las experiencias positivas en otras gamas, Mercedes-Benz aplica por vez primera esta técnica en la Clase SLK, porque además de un montaje sencillo presenta sobre todo ventajas en seguridad: en la colisión delantera el portaejes se deforma y absorbe una parte de la energía de choque.

Dirección: tecnología nueva para una manejabilidad deportiva

Hay varias razones que justifican el cambio de sistema que se ha efectuado en la dirección. La más importante radica en el comportamiento más directo de la dirección por cremallera que acentúa el carácter dinámico deportivo de la nueva Clase SLK.

Pero eso no es todo: en curvas la caja de la dirección, dispuesta delante del eje, provoca un comportamiento propio seguro y subvirador. Pero también los aspectos de protección de ocupantes y la construcción ligera hablan a favor de la nueva técnica: mientras la caja de la dirección por circulación de bolas forma un bloque rígido que no absorbe ningún tipo de energía en un choque frontal, no ocurre así con la dirección por cremallera que se puede montar transversalmente sobre el portaejes de manera que no interfiere en la absorción de energía. Este sistema no requiere componentes adicionales tales como el brazo de mando, la barra de dirección, la palanca intermedia de la dirección y la placa de refuerzo, así que pesa mucho menos que la dirección de circulación de bolas anterior.

Al igual que en el predecesor, una servodirección de serie reduce la fuerzas que hay que aplicar en el volante. La dirección paramétrica, aún más confortable, es nueva y Mercedes-Benz la ofrece por primera vez como opción en la Clase SLK. Este dispositivo reduce la fuerza a ejercer en el volante en función de la velocidad y está activo hasta 140 km/h. En tráfico por ciudad la fuerza para girar el volante se reduce hasta un 50 por ciento respecto a la dirección asistida convencional, de manera que las maniobras para aparcar se reducen a un juego de niños. A velocidades superiores a 140 km/h la dirección paramétrica presenta el mismo ajuste deportivo y duro que la dirección asistida de serie.

En la nueva Clase SLK el conductor dispone de varias posibilidades para ajustar el volante: basta tirar de una palanca debajo de la columna de la dirección y el volante se puede graduar en altura (m/-25 milímetros) y en profundidad (+/-30 milímetros). La regulación eléctrica de la columna de dirección representa un nivel de confort superior y Mercedes-Benz la ofrece como opción con el paquete de memoria para los asientos y los retrovisores exteriores.

Siguiendo el ejemplo de otras gamas de Mercedes, el volante de la nueva Clase SLK también es un importante componente del moderno concepto de accionamiento e indicación. Gracias a las teclas multifunción el conductor ya no tiene que retirar las manos del volante para controlar la radio, el sistema de navegación y el teléfono, o para requerir informaciones importantes en la pantalla del tablero de instrumentos. El deportivo volante de tres radios tiene un diámetro de 380 milímetros y, de serie, está revestido de cuero. Debajo se oculta un armazón de acero y magnesio que sigue una deformación determinada en caso de colisión.

Los datos más importantes del tren de rodaje de la nueva Clase SLK

Ver tabla

Eje trasero: construcción multibrazo con una respuesta a oscilaciones mejorada

El eje trasero multibrazo, que ya presta sus servicios en millones de unidades, también lo seguirá haciendo en la nueva Clase SLK. Combinado con el nuevo eje delantero, la distancia entre ejes más larga y el programa electrónico de estabilidad ESP, de serie, se consigue un elevado estándar de seguridad de conducción, de dinamismo y de confort. Una cinemática y elastocinemática modificadas, que en lo esencial se debe al empleo de cojinetes optimizados, logra una respuesta a oscilaciones aún mejor y acentúa el carácter subvirador del biplaza, aspecto también garantía de una elevada seguridad para la conducción. Por si esto fuera poco, el eje multibrazo ha sido ajustado al mayor ancho de vía del deportivo. En todas las versiones de motorización la barra estabilizadora de torsión va fijada directamente a la carrocería.

La suspensión y amortiguación de las ruedas traseras corren a cargo de muelles y amortiguadores de gas monotubulares.

Ver gráfico

Aquellos que prefieren un reglaje más deportivo pueden elegir la opción de un ajuste más duro para la suspensión y amortiguación del tren de rodaje de su SLK. En ese caso la carrocería es 10 milímetros más baja tanto en el eje delantero como en el eje posterior.

Con los ajustes más deportivos el recorrido total de la suspensión en los dos ejes es 10 milímetros más corto que en el tren de rodaje de serie. Las características de los muelles pueden ser hasta un 10 por ciento más altas.

Frenos: tecnología punta para una mayor seguridad

Otro campo en el que los especialistas de Mercedes han logrado unos progresos notables es en la tecnología de los frenos, sobre todo en cuanto a prestaciones y confort. Todas las diferentes versiones de motorización del nuevo deportivo salen de la cadena de montaje con frenos de di

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario