La nueva Clase SLK de Mercedes-Benz SLK: Todo sobre el interior

– AIRSCARF, innovación mundial
– Más espacio para el conductor y el acompañante
– Climatización: tres sistemas a elegir

Más tiempo y más veces, es el lema que transmite la nueva Clase SLK de Mercedes-Benz a todos los que disfrutan conduciendo un descapotable. Significa que se puede circular más tiempo y más a menudo con el techo abierto y que se prolonga la temporada de utilización del fascinante roadster deportivo. Un nuevo tipo de calefacción en torno a la cabeza del conductor y del acompañante (opcional) lo hace posible.

AIRSCARF – “bufanda de aire”, podría ser la traducción – es como se ha llamado esta innovación mundial en Mercedes. El nombre describe perfectamente su funcionamiento: el aire caliente sale por los reposacabezas y envuelve como una bufanda invisible la cabeza, el cuello y la nuca de los ocupantes del SLK.

La marca alemana ha realizado una nueva contribución a esa “sensación de bienestar” que siempre ha jugado un papel de gran importancia en la construcción de los descapotables Mercedes. Según su larga experiencia en el desarrollo de descapotables y roadsters, los expertos de Mercedes saben que un techo abierto, sin más, a la larga no es garantía de disfrutar conduciendo. El confort a la hora de conducir sin techo no es menos importante y las corrientes de aire o una posición incómoda pueden enturbiar el placer de conducir.

Por ello los especialistas que han desarrollado el AIRSCARF colaboraron estrechamente con los expertos en aerodinámica dedicándose en las pruebas en el túnel de viento, entre otros, a la eliminación de las corrientes molestas con el fin de crear las condiciones necesarias para una eficaz calefacción en torno a la cabeza. El resultado es una posición ajustada a la altura del marco del parabrisas, de modo que el aire pase por encima de las cabezas de los ocupantes del SLK; en sus asientos quedan protegidos del viento y van más cómodos. La nueva Clase SLK lleva además, de serie, un paravientos. En un instante se coloca alrededor de los dos arcos de protección y se sujeta con presillas. Su estructura tipo red muy tupida provoca una distribución homogénea del aire y evita corrientes molestas. La misma función realiza el paravientos transparente de tres piezas que se puede adquirir como accesorio de la nueva Clase SLK. Con estas medidas aerodinámicas se han creado las condiciones necesarias para la temperatura de bienestar en un descapotable. Pero los especialistas querían más: el aire, encalmado gracias al paravientos, debía ser calentado. Al cabo de varios años de desarrollo y experimentación nació AIRSCARF.

La calefacción en los respaldos

En numerosos recorridos de prueba los técnicos del departamento de asientos llegaron a probar diversas ideas y conceptos para esta nueva calefacción, pero no tardaron en darse cuenta de que sólo sería eficaz un sistema integrado en el asiento o en el reposacabezas. Dicho de otra forma, debía ser un dispositivo muy pequeño y a la vez potente para no ocupar mucho espacio en el SLK y para generar el suficiente calor capaz de atemperar la corriente de aire en el habitáculo abierto del roadster.

Este conflicto de intereses lo resolvieron con ayuda de moderna cerámica de altas prestaciones: se aplica corriente a diversos elementos de titanato de bario y otros óxidos metálicos que se calientan en cuestión de segundos y desprenden calor de forma continuada. La red de 12 voltios del coche no se sobrecarga porque a partir de una determinada temperatura la resistencia eléctrica de la cerámica desconecta, aunque se mantiene constante la cesión de calor. De este modo se llega a un equilibrio entre la energía suministrada y la cesión de calor.

Los expertos hablan de un coeficiente positivo de temperatura –“Positive Temperature Coefficient” (PTC), en inglés. El propio elemento calefactor de cerámica se protege a sí mismo de un posible sobrecalentamiento controlando la temperatura de la superficie y reduciendo automáticamente el consumo.

Además de ocupar poco espacio, las ventajas de esta técnica radican sobre todo en el rápido calentamiento y en su rendimiento térmico constante.
Sistema AIRSCARF

El calefactor PTC del sistema AIRSCARF de pocos centímetros que se aloja en el respaldo del asiento, consta de varios elementos rectangulares de cerámica con un rendimiento total de sólo 216 vatios. Calientan el aire a través de unas laminillas de aluminio dispuestas alrededor de los elementos de cerámica. Un ventilador distribuye el aire a través de un conducto hasta el reposacabezas por donde sale y calienta la nuca, el cuello y la cabeza de los ocupantes del SLK.

Regulación del AIRSCARF en función de la velocidad y la temperatura exterior

Una unidad electrónica de control regula los tres niveles de intensidad del sistema de calefacción AIRSCARF en función de las necesidades. A través del bus de datos el microprocesador está en contacto con el velocímetro en la consola central y con el termómetro de temperatura exterior del roadster Mercedes, y compara los datos actuales con unos valores memorizados para determinadas situaciones de entorno y del vehículo.

Al pulsar el botón el sistema se conecta en el nivel 3 y a continuación se va autorregulación en función de la temperatura exterior y de la velocidad del vehículo. El AIRSCARF adapta la potencia del ventilador para que en cada situación se consiga la mejor distribución posible del aire caliente. Esta regulación adaptativa sobre la base de parámetros memorizados se mantiene activa hasta120 km/h. Por encima de esta velocidad el sistema funciona según un ajuste constante predeterminado. Los ocupantes del SLK que quieran regular la calefacción individualmente también pueden seleccionar manualmente uno de los tres niveles pulsando un botón en la consola central.

Asientos deportivos: nuevos, con un robusto cuadro de magnesio

En el Mercedes-Benz Technology Center (MTC) los expertos no sólo han desarrollado el AIRSCARF sino otras particularidades técnicas para aumentar el confort y la funcionalidad. Los asientos deportivos se caracterizan por una suspensión inferior a base de muelles especiales y una capa de espuma amortiguadora. Ambos elementos, los muelles de forma y la capa de espuma, se asientan sobre una robusta carcasa de banqueta de materia plástica reforzada con fibra. Para los respaldos se eligió un material de alta tecnología: el magnesio, que se caracteriza por su elevada resistencia con muy poco peso de manera que contribuye a la seguridad de los ocupantes haciendo de apoyo transversal de la pared en una colisión lateral. Además, los marcos de magnesio pintados de color plata constituyen una base sólida y robusta para el anclaje de los airbags laterales de cabeza y torso. El acolchado de espuma en los respaldos de los asientos va directamente sobre una pieza de materia plástica reforzada por fibra de vidrio que se apoya en el cuadro de magnesio.

Los asientos del SLK se pueden desplazar longitudinalmente y variar la altura y la inclinación. El recorrido longitudinal ha aumentado 9 milímetros respecto al predecesor para situarse en un total de 247 milímetros. En el desplazamiento longitudinal se ajusta de forma automática la inclinación de la banqueta. La altura de los reposacabezas integrados en el conjunto se puede regular en 80 milímetros; un fuelle reviste la unión del reposacabezas con el respaldo.
Otra novedad es que el respaldo de los asientos delanteros se puede abatir hacia adelante para facilitar el acceso a la red portaobjetos en el mamparo posterior. Además, los dos asientos del SLK llevan detrás un gancho para colgar la chaqueta.

En la nueva Clase SLK existe como equipo opcional la regulación eléctrica de los asientos con memoria: un microchip memoriza los ajustes específicos del asiento del conductor y los transmite a la llave de contacto electrónica. Cuando el conductor in

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario