La nueva BMW F 800 S/ST

Características de la moto y tecnología.
BMW lanza dos motos nuevas correspondientes al segmento medio y continúa así con su ofensiva presentando modelos nuevos en el mercado. Tras 47 meses de trabajo de desarrollo (incluyendo la fase de amplios estudios de concepto de las motos), la deportiva F 800 S y la rutera F 800 ST constituyen ahora la cuarta serie de modelos y establecen la base para más modelos, con los que BMW cerrará la brecha entre las F 650 monocilíndricas y las motos con motor de cilindros opuestos tipo bóxer.
El motor de las nuevas motos es un propulsor completamente nuevo, desarrollado por BMW Motorrad en cooperación con Bombardier-Rotax GmbH. Se trata de una moto de dos cilindros paralelos con motor de
cuatro válvulas por cilindro y 798 cc. El motor se fabrica en la planta austríaca de Rotax de acuerdo con especificaciones de BMW y se entrega listo
para su montaje en las cadenas de montaje de la planta berlinesa de BMW.
El bicilíndrico de marcado carácter, convence especialmente por su impresionante capacidad de recuperación, su respuesta inmediata y su bajo consumo. La potencia nominal es de 62,5 kW/85 CV a 8.000 r.p.m. y a
5.800 r.p.m. entrega un par de 86 Nm al cigüeñal de cojinetes deslizantes.
La compensación de las masas del motor de dos cilindros paralelos está
a cargo de un sistema hasta ahora desconocido en motores de motocicletas fabricados en serie: una biela adicional compensa las fuerzas de primer
y segundo orden ocasionadas por las masas en movimiento, consiguiendo que el propulsor funcione con muy pocas vibraciones.
Pero los meros datos de este motor, muy respetuoso con el medio ambiente gracias al catalizador regulado de tres vías y al sistema de inyección de aire secundario, apenas dejan intuir el potencial dinámico real de la nueva BMW.
El modelo S es capaz de acelerar en apenas 3,5 segundos de 0 a 100 km/h y, además, brilla por su gran elasticidad. A altas velocidades, saca a relucir
las cualidades de su carenado esbelto y optimizado aerodinámicamente.
El dinamismo de la moto también se explica por su bajo peso en seco,
de apenas 182 kilogramos. En orden de marcha y con el depósito lleno, pesa solamente 204 kilogramos. El modelo ST únicamente pesa 5 kilogramos
más. Estos resultados se consiguieron mediante la profusa utilización de materiales ligeros. Estando aparcada es evidente que se trata de una moto ligera al ver el rígido bastidor de aluminio y el bello monobrazo basculante, también de aluminio.

La parte ciclo, que permite una conducción muy precisa, ha sido concebida para mantener fielmente la línea trazada por el piloto y para conseguir una moto muy manejable. A ello se suman las virtudes ya clásicas de las motos BMW, como, por ejemplo, el alto nivel de confort para el conductor y su acompañante y el ejemplar nivel de seguridad. Estas cualidades definen nuevos estándares en el segmento motociclístico medio. Se sobreentiende que los modelos F 800 pueden equiparse opcionalmente con el nuevo sistema ABS de dos circuitos. Además, la amplia gama de accesorios de BMW permite, como de costumbre, equipar la moto según las preferencias específicas de cada cliente.

Esta entrada fue publicada en Motos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario