LA MECÁNICA TDI DE AUDI TRIUNFA EN LA CHALLENGE BIBENDUM DE MICHELIN

– Contaminación mínima gracias al sistema de ultra bajas emisiones
– Impresionante combinación de eficiencia y prestaciones dinámicas.

El motor TDI ha demostrado, una vez más, su superioridad como concepto mecánico que combina la eficiencia, las bajas emisiones contaminantes y el dinamismo en el funcionamiento. En la Challenge Bibendum de Michelin, prueba líder en el mundo y escaparate para la movilidad sostenible, el Audi A5 3.0 TDI con el sistema de ultra bajas emisiones ha terminado en primer lugar dentro de la categoría reservada a los vehículos prototipo, por delante de un importante grupo de competidores, muchos de ellos coches con sistemas de propulsión híbrida o equipados con células de combustible. Los tres automóviles inscritos por Audi lograron un total de nueve premios.

El Rally Challenge Bibendum, que este año ha tenido lugar en la ciudad china de Shanghai, es un concepto de prueba en la que se evalúan conjuntamente el consumo, las emisiones contaminantes, la seguridad en la conducción y las características de manejabilidad de los diferentes vehículos participantes. Después de que todas estas cualidades hayan sido tenidas en cuenta, el Audi A5 3.0 TDI se clasificó por delante de todos sus oponentes. Consiguió situarse en cabeza en las categorías de manejabilidad, aceleración y emisiones contaminantes. Todos estos logros son directamente atribuibles a la tecnología que hace del TDI el diésel más limpio del mundo, gracias a su sistema de ultra bajas emisiones. Aunque el Audi A5 estaba inscrito en la categoría de Prototipos en Shanghai, este sistema está ya virtualmente preparado para comenzar su producción. El Audi A4 y el Audi Q7 serán los primeros modelos en incorporar el 3.0 TDI con el sistema de ultra bajas emisiones y ambos se pondrán a la venta en 2008 en Europa y Estados Unidos.

Varias mediciones del motor optimizan el proceso de combustión y, con él, la gestión de las emisiones. Después, un nuevo sistema vuelve a tratar los gases de escape, cortando las emisiones de óxido de nitrógeno en un 90%. Los nuevos motores TDI de alta tecnología cumplen ya con los límites establecidos para las emisiones contaminantes, que probablemente se aplicarán en Europa a partir de 2014, y satisfacen, además, las normativas más estrictas que hay en estos momentos en el mundo (la directiva LEV-II BIN-5 que se aplica en cinco estados de Norteamérica).

El Audi A3 Sportback 1.9 TDI e demostró en la Challenge Bibendum de Michelin lo eficientes que son ya los modelos TDI de serie pertenecientes a la marca de los cuatro aros. El consumo promedio que se le midió fue de 3,78 litros por cada 100 kilómetros.

Audi presentaba también el prototipo A6 Avant 2.7 TDI, con tecnología a bordo aún más cercana a la serie, en forma de dos inteligentes módulos de gestión de la energía. Un microhíbrido recupera energía durante la frenada y cuando las ruedas giran libremente, y un sistema start-stop apaga el motor al detenerse el vehículo en un semáforo. El diésel V6 que suministra al Avant una potencia de 180 caballos consigue así un excelente consumo medio de combustible de 4,68 litros por cada cien kilómetros. El Audi A5 3.0 TDI con el sistema de ultra bajas emisiones logra un valor de 5,79 l/100 km. En vista de sus muy dinámicas prestaciones, éste también es un dato excelente.

La tecnología TDI es la piedra angular en la estrategia global de Audi de cara al futuro. Combina una potencia elevada con un bajo consumo de combustible. Por lo tanto, Audi está actualmente diseñando el escenario para el lanzamiento en el mercado chino de sus motores TDI, la tecnología de mayor éxito en el mundo desde el punto de vista de la eficiencia. Los motores TDI son capaces de aprovechar mejor los recursos, un tema muy importante ante la escalada del consumo de combustible que se está produciendo (específicamente en China) y, en consecuencia, de la escalada de las emisiones de CO2 también. Los vehículos de pasajeros equipados con motores diésel han sido, hasta ahora, prácticamente desconocidos en China. La introducción del combustible bajo en azufre que requieren, satisface ahora una necesidad vital para que estos modernos motores TDI de baja contaminación puedan funcionar.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario