La industria del automóvil piedra angular en la puesta en marcha del crecimiento económico

 

 

 

 

La Industria del Automóvil enciende el motor del crecimiento.
Este ha sido el título de la ponencia con la que Mario Armero, Vicepresidente Ejecutivo de ANFAC (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones) ha descrito la situación actual de la industria del automóvil y las reformas necesarias para que esta industria siga siendo polo de atracción principal de inversiones productivas en nuestro país.

El Plan 3 Millones elaborado por ANFAC, cobra especial protagonismo en estos momentos. El Plan contempla medidas estructurales, con el objetivo de aumentar la producción, generar crecimiento industrial y comercial. El objetivo principal es reindustrializar España y así se ha trasladado a la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados.

El automóvil está aportando una clara visibilidad internacional a nuestro país. Se han anunciado inversiones por encima de los 3.000 millones de €, que suponen la creación de más de 4.000 empleos. Todas las factorías instaladas en nuestro país han anunciado nuevas inversiones o el mantenimiento de las ya existentes.

En palabras de Mario Armero, “todos hablamos del cambio de modelo productivo para buscar el deseado crecimiento sostenible, pero no hay modelo productivo con futuro sin considerar la industria y sin hacer frente al proceso de desindustrialización que han sufrido España y Europa en los últimos años.”. “Sería bueno que España incorporase a sus objetivos que en el año 2020, el 20% del PIB sea industria innovadora”.

En Europa, hace 10 años el 20% del PIB era industrial y ahora es el 16%. En España hemos caído al 13%. Para ello España cuenta con aspectos muy positivos en la industria, y en especial, en la industria del automóvil:

• la mejora de los costes laborales experimentada en los últimos años,
• la cultura de la negociación que ha permitido ganar en flexibilidad,
• el importante tejido industrial de componentes arraigado en nuestro país o,
• el hecho de que España es un país reformista.

Pero retos ambiciosos necesitan impulsos reformistas importantes en todas aquellas materias relacionadas con la competitividad como son los aspectos logísticos, los de formación, la estrategia de I+D, el acceso a los mercados, una regulación más inteligente, fiscalidad, etc.

Y recuperar el mercado interior.
Según Mario Armero: “Tenemos que volver a hacer lo que sabemos hacer, que además, tiene futuro y somos competitivos.”. Es el momento de lanzar el potencial que la industria del automóvil puede aportar tanto a la economía como a la sociedad española,
evolucionando hacia un nuevo modelo productivo en el que la innovación y la creatividad
sean las principales señas de identidad. El mundo quiere tecnología y la tecnología es
ingeniería, es INDUSTRIA

Esta entrada fue publicada en Anfac. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario