LA EXCELENCIA DE AUDI A DISPOSICIÓN DEL DEPORTE

El campeón mundial de natación Ian Thorpe hizo una parada en su preparación para los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004 en la sede central de Audi en Ingolstadt. El múltiple medallista olímpico y campeón mundial de natación probó un nuevo bañador desarrollado por Adidas, el fabricante de ropa deportiva para alta competición. “Sólo quedan dieciocho meses antes de que comiencen los JJ.OO. , y estoy comenzando a experimentar la tensión necesaria para afrontarlos con éxito. Este nuevo traje de baño podría proporcionarme esa centésima de segundo de ventaja que se requiere para ganar en Atenas,” declaró el australiano, de veinte años de edad.

Antes de que Thorpe realizara su programa de pruebas en el túnel de viento de Audi, el entusiasta conductor de un Audi RS4 realizó una visita guiada por la planta de producción y el “museo móvil”. Thorpe quedó particularmente impresionado por uno de sus compatriotas del museo: el Infineon Audi R8 con “diseño cocodrilo”. El inusual diseño fue un singular saludo a los huéspedes australianos de la “Carrera de los Mil Años”, la última prueba de las American Le Mans Series (ALMS), que se disputó el 31 de diciembre de 2000. En el otro lado del mundo, y con un excelente estilo, el cocodrilo de Audi obtuvo la victoria en la clasificación general del ALMS.

En la actualidad Thorpe y Adidas están trabajando conjuntamente en un bañador, que cubre todo el cuerpo, para los Juegos Olímpicos de 2004. Las pruebas realizadas en el túnel de viento proporcionarán importante información sobre los flujos dinámicos del nuevo traje. Los ingenieros del túnel de viento de Audi diseñaron y construyeron una plataforma especial, que permitió a Thorpe situarse horizontalmente en la corriente de aire, de forma tal que el flujo pudiera simularse con total realismo. El humo insuflado en la corriente de aire permite descubrir cualquier turbulencia. A causa de las diferencias de resistencia al flujo entre el agua y el aire, las mediciones en el aire se condujeron a una velocidad quince veces mayor que la que Thorpe desarrolla en una piscina. Para poder obtener resultados adecuados de las pruebas, los ingenieros del túnel de viento de Audi calcularon la velocidad del viento en aproximadamente 100 km/h.

Thorpe no es el primer deportista de elite mundial que durante su etapa de preparación utiliza la excelencia del Túnel de Viento de Audi, sus ingenieros y expertos, para sus pruebas. En la preparación de la temporada de esquí 2002–2003, el equipo alemán de Esquí de Fondo, el líder del Campeonato del Mundo de Esquí de Fondo Combinado Ronny Ackermann y el equipo masculino de Esquí Alpino de Suecia trabajaron en el túnel de viento de Ingolstadt para mejorar su aerodinámica y para probar nuevos trajes y cascos de competición.

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario