La ergonomía es lo más destacado del nuevo Peugeot 208

El nuevo Peugeot 208 ha nacido representando una verdadera revolución en su segmento. Su planteamiento ha roto moldes en todos los aspectos, algo que le distingue como un automóvil cargado de innovación y de soluciones de vanguardia. Pero, sin duda, uno de los apartados en los que se ha destacado de todos su competidores es en la ergonomía, marcando un hito no sólo por la gran amplitud de su habitáculo, sino por el desarrollo de un puesto de conducción que redefine todos los parámetros existentes hasta el momento en su categoría.

“Queríamos un coche que fuera más pequeño por fuera y más grande por dentro”. Así se expresaba en la presentación internacional Christophe Clochard, responsable de Síntesis de Vehículo del 208 al hablar del último modelo de Peugeot, que ha irrumpido con fuerza en el mercado, marcando nuevas pautas en eficiencia, ligereza y compacidad.

Con el voladizo delantero reducido (- 6 cm en relación al 207) y el trasero más corto (- 1 cm) se perciben como primeros beneficios unas mejores proporciones de diseño, más agilidad y más movilidad en el ámbito urbano (en las maniobras de aparcamiento, por ejemplo) pero además, se accede a la ventaja que supone una importante rebaja de peso en general, todo sin menoscabo de una habitabilidad récord en su categoría, sobre todo en relación a su tamaño exterior.

Un habitáculo generoso

Porque si por algo destaca el nuevo Peugeot  es por la amplitud que aporta su interior, que representa un verdadero hito en la materia. Con una distancia entre ejes idéntica a la del 207, la adopción de un respaldo de los asientos delanteros más compacto y una optimización global del desarrollo se ha conseguido una habitabilidad trasera sensiblemente más generosapara los pasajeros (+5 cm de espacio para las rodillas en relación al 207, un coche que ya destacaba en este apartado) así como un maletero más grande: 311 litros bajo la bandeja (285 dm3 según la norma VDA), y hasta 1.152 litros (1.076 dm3 VDA) al abatir los asientos traseros.

Cabe destacar que esta última configuración se consigue con gran facilidad, puesto que los respaldos de los asientos posteriores se abaten rápidamente, en un único movimiento.

Puesto de conducción completamente repensado

“El salto generacional que deseábamos para el 208 se basa en la asociación inédita de tecnología y ergonomía: el diseño exterior promete modernidad, emoción, agilidad,… el habitáculo reinventado concreta estas nociones, ofreciendo lo inesperado.Decidir, desde el inicio del proyecto, que el puesto de conducción iba a ser completamente repensado en un modelo destinado a ser el más vendido de la marca, era asumir un riesgo elevado. Todos, por tanto, hemos dado prueba de una gran audacia al integrarlo en el 208.” Lo decía Jérôme Micheron, responsable del Proyecto Marca del 208, orgulloso del resultado final.

En ocasiones, existen constataciones que parecen intangibles; una berlina tiene 4 puertas… y un volante a través del cual se consulta la instrumentación. La historia del automóvil, las innovaciones técnicas, las costumbres… han llevado a este estado de cosas.

Y, de pronto, un día, aparece una idea nueva. ¿Y si, para facilitar la maniobrabilidad y aumentar las sensaciones de conducciónredujéramos el diámetro del volante? ¿Y si para facilitar la lectura de las informaciones y aumentar el confort y la seguridadeleváramos la posición de la instrumentación para no tener que apartar la vista de la carretera al consultarla?

Una vez más, el 208 no supone en este caso una evolución, sino que rompe completamente con los códigos establecidos al proponer una nueva ergonomía de conducción, evidente, natural, en beneficio de la facilidad de guiado, de la manejabilidad, de la precisión,… de una relación, a la postre, más íntima con el coche, de la sensación de formar un todo con él.

Las numerosas personas que ya lo han probado en todas las situaciones posibles han quedado seducidas por la agilidad que proporciona el coche, clave de la facilidad con que se pueden afrontar las maniobras en un uso cotidiano. Algunos conductores ven en ello un entorno estimulante e interactivo, mientras que otros citan unas sensaciones más deportivas, con una posición más sensitiva, y una facilidad y una precisión para las maniobras que se multiplica en determinadas situaciones. “Con el sistema “Head-Up display” iniciado en el 3008, donde las informaciones se proyectan sobre una lámina, abrimos una nueva vía; su utilidad fue reconocida de manera unánime y fue un éxito inmediato. El 208 va mucho más lejos. La idea de un volante pequeño y “una instrumentación elevada” tenía un gran potencial. Cuando ensayamos los primeros prototipos, todo el mundo quedó encantado; era simplemente natural, fácil, evidente…”, lo comentaba Marion David, jefe del Proyecto Producto del 208, en el lanzamiento del modelo.

La pantalla táctil: conectividad intuitiva

“Desde 2008, el proyecto A9 estaba dotado de un contenido rico y diferencial en términos de diseño y ergonomía interior… y decidimos ir más lejos aún añadiendo la conectividad y la intuición para nuestros clientes adaptando de este modo todavía más el coche a su tiempo y reforzando ese lazo fuerte, íntimo e intuitivo que se establece entre un Peugeot y su conductor.”Son palabras de Jérôme Micheron, responsable del Proyecto Marca 208.

De acuerdo con su época y de manera coherente con la nueva ergonomía de su puesto de conducción, el 208 ofrece a la gran mayoría de sus clientes, es decir, desde el segundo nivel de acabado (¡alrededor del 80% del mix!), una gran pantalla táctil a color de 7 pulgadas con un cuidado grafismo (resolución de 800 x 480) y un funcionamiento intuitivo. Esta pantalla permite acceder fácilmente a las diferentes funciones: radio, kit manos libres Bluetooth o lectura de ficheros musicales vía una conexión USB o con la función streaming de audio.

La pantalla adopta una posición semiflotante, ya que los diseñadores han optado por situarla en primer término para aumentar su presencia. Se ha ubicado en posición preeminente, al alcance de la mano y a la altura de los ojos, para una seguridad y un confort máximos y en armonía con el resto de elementos del salpicadero. Este interface gráfico táctil predispone la opción de navegador con cartografía de Europa que está disponible a un precio asequible, es decir, a menos de 500 €, lo que le sitúa en una posición competitiva frente a los diferentes navegadores portátiles alternativos.

Un diseño interior puro y sofisticado

El puesto de conducción, estructuralmente repensado, ha proporcionado un campo de expresión inédito a los diseñadores. El diseño del salpicadero mezcla líneas maestras que son, a la vez, aéreas y gráficas. La apuesta por la calidad percibida es omnipresente y el cuidado por los detalles, una obsesión, como se demuestra, por ejemplo, en los aireadores en los extremos del salpicadero, en forma de ojo de felino o en los numerosos elementos “conformados” que recuerdan a algunos detalles del diseño exterior (parrilla, techo, corte del portón ,…). Todo se ha pensado y repensado, desde las formas de los paneles de las puertas al pomo de la palanca del cambio.

El reagrupamiento de todos los mandos de audio en la pantalla táctil permiten asimismo la simplificación del interface “hombre-máquina” con una fuerte reducción del número de botones y de mandos en beneficio de un diseño puro y más moderno.

Luz ambiental, decoración interior… el cuidado del detalle

La instrumentación se ha tratado de manera muy tecnológica, con elementos analógicos que recuerdan a una mecánica de precisión, una pantalla digital donde la velocidad está siempre claramente visible y juegos de retro-iluminación que aportan pureza y elegancia al conjunto. La ambientación luminosa ha sido otro de los elementos a los que los diseñadores han dado una mayor importancia, con una iluminación de dominancia blanca, propia de vehículos de alta gama, en especial para los instrumentos, y con diodos de luz azulada que delimitan, de noche, el contorno del techo panorámico de cristal (siempre que el coche lo equipe) con un efecto de “cometa” degradado en azul. Las decoraciones también son muy elaboradas y adaptadas a las diferentes ambientaciones y niveles de equipamiento. Negro lacado en la consola, decoración en negro/azul o cromado oscuro en los paneles de las puerta… una oferta de personalidades múltiples que se inscribe siempre en una ambientación contemporánea y refinada.

Un interior práctico en el uso cotidiano

El interior no deja de resultar práctico en el día a día, con numerosos huecos para objetos bien pensados, como el profundo espacio de almacenamiento situado delante de la palanca del cambio, que puede utilizarse como posavasos o como espacio para dejar un Smartphone, o los generosos huecos en las puertas. La ambientación se ha trabajado también de manera intensiva a nivel acústico y de confort de vibraciones. Siguiendo los trabajos realizados en el 508, con un tratamiento del ruido en origen (“encapsulado” acústico de los grupos motrices), el silencio a bordo ha mejorado de manera significativa en relación al 207, participando de paso en la reducción del peso del vehículo. Finalmente, la atmósfera del habitáculo está en perfecta simbiosis con el resto del vehículo: simple y sofisticado, tecnológico e intuitivo, moderno y de calidad.

Sensaciones renovadas gracias a una concepción y unos equipamientos innovadores

“Trabajamos mucho en la forma del volante para encontrar la ideal en este nuevo entorno creado. Debía mantener la facilidad de agarre y manejo sin molestar al acceder al coche. Realizamos numerosas pruebas con nuestros expertos en ergonomía, rodando con el coche, pero también con numerosos clientes de morfologías distintas y de diferentes países.” Lo explicaba Christophe Clochard, responsable de Síntesis de Vehículo del 208.

El revolucionario Peugeot 208 consigue renovar el placer de conducir gracias a su nuevo puesto de conducción. Con su volante de tamaño reducido, acompañado de la instrumentación en posición elevada y su gran pantalla táctil en color, el 208 ofrece una experiencia de conducción inédita a su usuario. Su ergonomía multiplica especialmente las sensaciones de maniobrabilidad y agilidad a baja velocidad. Estas sensaciones subjetivas proceden de la dirección asistida eléctrica, una nueva dirección “de tipo brushless”, desarrollada teniendo en cuenta la nueva síntesis de términos de equilibrio y de peso del coche. Como en el 207, la dirección se basa en la experiencia y los conocimientos de la Marca y resulta precisa e informativay, al mismo tiempo, muy manejable a baja velocidad.

En otoño de 2012, el 208 dispone igualmente de un equipamiento poco habitual en el segmento B, que facilitará notablemente la vida diaria al conductor urbano, contando con elementos propios de modelos de categoría superior, como, por ejemplo, la función Park Assist. Cuando se detecta una plaza de aparcamiento en una fila, el sistema maniobra la dirección de manera automática para aparcar el coche sin intervención del conductor, que sólo debe controlar los pedales de freno y acelerador. ¡Mágico!

Según versiones, el 208 podrá equiparse asimismo con iluminación estática direccional, lo que permite optimizar la visibilidad lateral a baja velocidad (menos de 40 km/h) en condiciones urbanas, en los cruces, durante las maniobras de aparcamiento o en carreteras sinuosas. El haz luminoso de uno de los dos faros antiniebla ilumina, en efecto, el interior de la curva correspondiente, según el ángulo del volante y/o la dirección marcada con el intermitente.

Todo esto hace del nuevo Peugeot 208 un alarde tecnológico y un portaestandarte para la marca en el segmento a todos los niveles, una categoría que el nuevo modelo aspira a liderar muy pronto, merced, entre otras cosas, a una ergonomía que propone soluciones prácticas, inéditas y revolucionarias.

Esta entrada fue publicada en Peugeot. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario