La DGT probará el sistema de velocidad variable de Barcelona en la A-6 de Madrid desde abril

MADRID, 3 Feb. (EUROPA PRESS) –

La Dirección General de Tráfico (DGT) probará el sistema de velocidad variable implantado en Barcelona el pasado mes de enero en uno de los principales accesos de Madrid a partir del mes de abril, según explicó hoy el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo. La velocidad variable consiste en ir cambiando, y señalizando mediante paneles luminosos, la velocidad máxima permitida en función del tiempo, la congestión del tráfico u otros factores.

Concretamente, la prueba piloto de la DGT se realizará en la A-6, desde el kilómetro 7,1 al kilómetro 19,2. Una prueba anterior realizada por el Ayuntamiento de Madrid en este mismo tramo, llegó a la conclusión de que, en condiciones óptimas de la vía y con una conducción eficiente, el gasto de combustible se reduce.

Así, en ese tramo, el Ayuntamiento descubrió que si la velocidad se disminuye de los 100 a los 80 kilómetros/hora el gasto del combustible se reduce un 10 por ciento, y si la disminución es de 120 a 80 kilómetros/hora, el ahorro se incrementa hasta un 35 por ciento, lo que también supone una menor emisión de gases contaminantes.

Durante la presentación de un estudio sobre congestión circulatoria realizado por el RACC, el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento afirmó que Madrid “participará en la prueba de buen grado” y se refirió a los “resultados muy positivos” de la reducción de la velocidad implantada en algunos tramos de la autopista de circunvalación M-30.

En este sentido, explicó que a pesar de haber rebajado la velocidad permitida de 90 a 70 kilómetros/hora en los túneles de la M-30, la velocidad media ha aumentado en más de 1 kilómetro/hora respecto a 2004, y hasta un 23,54 por ciento respecto a 2006, lo que indica que han disminuido los atascos.

La prueba de Madrid forma parte de un plan más general del Gobierno para reducir el impacto ambiental en los accesos a las grandes ciudades españolas. Con este objetivo, Tráfico tiene previsto realizar además del estudio de Madrid, otra prueba en Sevilla, indicaron a Europa Press fuentes de la DGT.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, afirmó en su momento que “lo más lógico” es que en los accesos de las ciudades “se creen unos anillos a 10 ó 15 kilómetros que sirvan de transición para ir reduciendo progresivamente la velocidad”, en referencia al sistema de velocidad variable instalado en los accesos a Barcelona por la autovía C-31 y la autopista C-32.

CRÍTICAS AL PROCEDIMIENTO SANCIONADOR

Por otro lado, el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid criticó la reforma del procedimiento sancionador propuesta para el Gobierno, que incluye la eliminación de la pérdida de puntos del carné de conducir por parar o estacionar en carril bus.

Para Calvo, la reforma de la Ley de Seguridad Vial, actualmente en trámite parlamentario, constituye “un grave error” del Ejecutivo socialista, ya que, en opinión del Ayuntamiento de Madrid, al parar o estacionar en el carril bus se entorpece el tráfico y se aumenta el riesgo de accidente.

La Comisión no permanente sobre Seguridad Vial del Congreso de los Diputados aprobó en noviembre de 2008 por unanimidad, incluido el Grupo Parlamentario Popular, una proposición no de ley en la que instaba al Gobierno a contemplar en la modificación de la Ley de Seguridad Vial “la posibilidad de suprimir la pérdida de puntos por estacionar o parar en los carriles destinados al transporte público”.

Esta entrada fue publicada en Trafico. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario