La conducción autónoma para Volvo Cars: Beneficios para la sociedad y para los consumidores

A pesar de la mejoras en la seguridad vial, 1,2 millones de personas mueren en accidentes de tráfico cada año. En 2007, esto motivó a Volvo Cars a situarse como el único fabricante de coches en lanzar la Visión 2020, según la cual se pretende que nadie muera o resulte herido en un nuevo Volvo en el año 2020. El objetivo de la compañía es que los coches no deben sufrir accidentes.

“Las tecnologías pioneras que conllevan el uso de sistemas de ayuda al conductor no sólo ayudarán a alcanzar nuestra visión de la seguridad, sino también traerán grandes beneficios para la sociedad y a los consumidores”, dice Håkan Samuelsson, presidente y CEO de Volvo Cars.

La sociedad moderna se enfrenta a grandes retos para mejorar la seguridad y reducir la contaminación y las emisiones globales de CO2. La conducción autónoma puede reducir el consumo de combustible hasta en un 50% en ciertas situaciones. Además, la movilidad y la congestión del tráfico también se pueden incluir a la lista de desafíos.

“El enfoque histórico de Volvo Cars centrado en las personas y nuestro compromiso con la seguridad nos sitúa en un punto de partida diferente respecto a otros fabricantes de automóviles cuando se aborda el campo de la conducción autónoma”,dice Håkan Samuelsson.

Permitir que el coche actúe de forma automática es crucial para alcanzar la visión de que los coches del futuro no sufran accidentes. Los actuales sistemas de frenado automático, el sistema de advertencia de cambio de carril así como el control de crucero adaptativo, son ejemplos de los primeros pasos hacia la conducción autónoma. Ahora Volvo Cars se dirige hacia tecnologías con mayor grado de conducción autónoma en situaciones de tráfico normal.

Conducción autónoma en atascos

Las primeras funciones autónomas se introducirán en el nuevo Volvo XC90 al final de 2014: el Control de Crucero Adaptativo con Asistencia en la Dirección seguirá de forma automática al vehículo que nos precede en atascos. Otras funciones que incluye son la detección del borde y barreras de la carretera con asistencia en la dirección, que detecta si el coche se va a salir de la carretera y en ese caso, de forma autónoma, aplicar un par de dirección para situarlo en la dirección correcta.

Abrir el camino de los coches altamente autónomos – una nueva dimensión de la conducción

El siguiente paso es el desarrollo de una tecnología que haga que el coche siga al vehículo que le precede a velocidades más altas, lo que permite que el conductor deje libre el volante mientras supervisa la conducción. Esto a su vez abre la vía para la introducción de los coches altamente autónomos que tienen la responsabilidad sobre el vehículo, manejando todas las funciones de la conducción, moderado por el conductor.

Esta sofisticada tecnología será probada y evaluada por los usuarios en el proyecto de Volvo Cars “Drive Me” en la ciudad sueca de Gotemburgo. En 2017, 100 clientes se unirán al proyecto mientras prueban 100 coches Volvo conducidos de forma autónoma en carreteras públicas seleccionadas alrededor de la ciudad.

Este proyecto único a nivel mundial es fruto de la colaboración entre Volvo Cars, la Administración Sueca de Transporte, la Agencia de Transporte Sueca, el Parque Científico de Lidholmen y la ciudad de Gotemburgo. El proyecto “Drive Me”, avalado por el Gobierno Sueco, se iniciará en 2014 con una evaluación conjunta y el desarrollo de los vehículos de pruebas.

Importantes beneficios sociales

La conducción autónoma traerá beneficios a los consumidores y cambiará fundamentalmente la visión de los coches. Como conductor del futuro se podrá planificar la conducción con una mezcla de conducción autónoma y activa, permitiendo hacer un uso más eficiente de los desplazamientos diarios. Se podrá utilizar de forma más segura con el móvil o tablet o simplemente relajarse. La conducción autónoma abre así un camino para una gestión más eficiente del tiempo mientras se está al volante.

La conducción autónoma – con la dirección, la aceleración y el frenado controlado automáticamente por un vehículo que requiere muy poca interacción humana – ya está presente en la sociedad moderna.

“Casi nadie se lo piensa dos veces antes de subirse a un avión que vuela en piloto automático, sin embargo, subirse a un coche que se conduce por sí mismo, mientras el conductor lee un libro, sigue siendo un pensamiento bastante revolucionario para mucha gente”,dice Håkan Samuelsson.

Esta entrada fue publicada en Volvo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario