Jornadas BMW Serie 7 en Miramas

ImageEl dinamismo de un automóvil no solamente se define en los centros de desarrollo de motores y chasis de BMW, sino también en los circuitos y zonas de prueba.

En ellos, se comprueba minuciosamente el funcionamiento de todas las innovaciones, efectuando largas series de pruebas bajo condiciones muy exigentes, con el fin de conseguir un ajuste preciso de todos los sistemas.

BMW Group cuenta con el Autodrome de Miramas, propiedad de la empresa, para realizar pruebas muy exhaustivas. Este antiguo circuito en el sur de Francia, entre Marsella y Avignon, ofrece condiciones ideales para probar y optimizar bajo las más diversas condiciones el carácter dinámico típico de los coches de la marcas.

Las amplias pruebas en Miramas también fueron fundamentales para el desarrollo del nuevo BMW Serie 7. La tecnología del chasis de la berlina fue sometida a un programa de pruebas muy completo y variado. Los resultados obtenidos fueron considerados en el trabajo de desarrollo para la fabricación en serie de este nuevo modelo.

El resultado es más que convincente: este coche tiene un comportamiento que satisface los más estrictos criterios de los ingenieros encargados de su desarrollo y que superará las exigentes expectativas de los clientes, por lo que cumple completamente las exigencias que se plantean frente a un nuevo modelo de la marca BMW.
BMW usa el circuito y centro de pruebas de Miramas desde hace más de
20 años para probar modelos nuevos e innovadoras soluciones de chasis. BMW France adquirió el circuito y sus instalaciones, que cubren una superficie de 473 hectáreas, en el año 1986.

En el transcurso de los años siguientes, la pista y los terrenos de prueba fueron sometidos a un constante proceso de modernización y ampliación. En la actualidad, el recinto cuenta en total
con 52 kilómetros de pistas de prueba, y dispone de oficinas para que trabajen 328 personas. Los ingenieros encargados de la labor de desarrollo disponen de líneas fijas para el intercambio veloz de datos entre Miramas y el Centro de Investigación e Innovación (FIZ) de Múnich.

Las buenas condiciones meteorológicas representan una de las ventajas más importantes que ofrece el circuito en el sur de Francia, siendo posible efectuar pruebas durante todo el año. En la región apenas nieva en promedio dos veces al año y en esos días no se pueden llevar a cabo las pruebas.

Las limitaciones del trabajo a raíz de fuertes lluvias se limitan a apenas unos 20 días anuales.

ImageGracias a su tamaño, a su versatilidad y a sus excelentes condiciones climáticas, el centro de pruebas de BMW en Miramas es el complemento ideal del centro de pruebas que se encuentra al norte de Múnich en Aschheim, del centro de pruebas en el norte de Suecia en Arjeplog y del trazado clásico del circuito Nürburgring, de uso obligado para efectuar el ajuste final de los automóviles de la marca BMW. El centro de Aschheim ya había llegado a sus límites a finales de la década de los años ochenta.

La creciente intensidad de los programas de pruebas y el constante aumento de la gama de
modelos BMW, hicieron necesario buscar un centro de pruebas adicional.

En Miramas se realizan pruebas de coches y motocicletas BMW durante todo el año.

Hasta 250 coches y motos se someten diariamente a intensas pruebas, lo que significa que cada año se recorren millones de kilómetros. También la cifra de 50.000 días/hombre al año en el centro de pruebas de Miramas refleja de manera contundente la importancia que BMW Group le concede al desarrollo y la optimización de la tecnología de los propulsores y de los chasis. El circuito de alta velocidad y los tramos concebidos para hacer pruebas de estabilidad también son ideales para efectuar pruebas con los bólidos de la Fórmula 1 del BMW Sauber F1 Team y con los demás coches de competición de BMW.

Esta entrada fue publicada en BMW. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario