“IRON MAN” Y EL AUDI R8: A LA VANGUARDIA DE LA TÉCNICA

El actor Robert Downey Jr. Interpreta el papel de Tony Stark, el protagonista de la versión de cine de Paramount and Marvel Studios de “Iron Man”. Líder de un gigantesco complejo industrial, le debe sus superpoderes a un especial traje que ejerce de armadura indestructible diseñado por él mismo y que posee múltiples utilidades. Es de esa armadura de la que el personaje toma el nombre de “Iron Man”. Cuando no la lleva puesta, este tecnófilo multimillonario confía en su Audi R8. Se trata del complemento perfecto para el superhéroe, ya que los visores a través de los que mira Iron Man se parecen a los grupos ópticos de LED¿s del R8, mientras que el corazón artificial de Stark, con su anillo de luces, recuerda al motor central visible desde el exterior del deportivo y su armadura de alta resistencia es como el Audi Space Frame, la estructura de aluminio de alta resistencia de la que está hecho este verdadero compendio tecnológico móvil. El héroe de la película y su medio de transporte favorito simbolizan el conocido eslogan de Audi: “A la vanguardia de la técnica”.

“El Audi R8 es el coche perfecto para Tony Stark”, según el director de Iron Man, Jon Favreau. “Es una obra maestra de la tecnología, es seguro y es rápido. Y destaca por encima de todo”. A Tony Stark el lujo le fascina; es inteligente, exigente y le encanta vivir a tope. Por supuesto, utiliza sus excepcionales habilidades para el bien de la humanidad cuando se transforma en Iron Man, su alter ego. No ha existido jamás un héroe de cómic con un conocimiento tan sumamente profundo de la tecnología y todas las posibilidades que aportan la innovación y el progreso.

Las actitudes que el protagonista exhibe en la película fueron una de las principales razones que llevaron a Audi a involucrarse en esta producción. La interacción entre el papel, la película como un todo y el producto es el factor decisivo en el posicionamiento idóneo del producto. Michael Renz, Director de Marketing Central de Audi afirma que “el carácter y estilo de vida de Tony Stark encaja muy bien con la personalidad del Audi R8. Y, en cualquier caso, “Iron Man es uno de los superhéroes eternamente jóvenes más conocidos universalmente, y una oportunidad así no la íbamos a dejar pasar”.

Pero en realidad la combinación de un automóvil y un héroe de ficción debe resultar creíble. El actor Robert Downey Jr. también lo ve de ese modo. “Yo crecí con la filosofía de Audi. Este fabricante siempre ha estado a la cabeza cuando se trata de tecnología, prestaciones, innovación y seguridad. Veo en Tony y en mí mismo a dos buenos embajadores para Audi, porque somos verdaderos admiradores de la marca”. Asimismo Renz también considera importante este requisito previo. “Al menos que la estrella de una producción se identifique con la marca y la imagen del protagonista encaje con los valores de Audi, la conexión simplemente no resulta lo suficientemente creíble. Es este sentido, tenemos suerte: muchas estrellas de Hollywood tienen a Audi en una alta consideración, de modo que no es necesario que tengamos que convencerlos de nuestros méritos”.

Audi posee otro gran embajador en el reparto de la película. La asistente de Tony Stark, Virginia “Pepper” Potts, que interpreta Gwyneth Paltrow, conduce un Audi S5 en la película. Se trata de una mujer inteligente y ambiciosa que sabe exactamente lo que quiere. El dinamismo deportivo del Audi S5 y su elegante refinamiento encajan con su personaje a la perfección. Su actitud honesta resulta más evidente cuanto más avanza la película. Apoya a Tony Stark sin titubear hasta cuando se sumerge en su lucha contra las fuerzas malignas de este mundo. Como máximo mandatario de Industrias Stark, un gigantesco grupo multinacional del armamento, el multimillonario exhibe su habilidad en el ámbito de los negocios. Su vida cambia bruscamente, sin embargo, cuando es secuestrado durante el lanzamiento de una de sus últimas innovaciones en Afganistán. Los criminales pretenden obligarle a construir un arma de gran poder destructivo. En lugar de eso, Stark desarrolla y fabrica un revolucionario traje metálico a modo de armadura mientras está cautivo. Con su ayuda logra escapar y regresar a su casa. Su siguiente misión es perfeccionar el traje y lanzarse a luchar contra lo que resulta ser una conspiración de dimensiones globales. Otro leal colaborador, además de Virginia “Pepper” Potts es Lieutenant Colonel James Rhodes (“Rhodey”), interpretado por Terrence Howard.

Esta comedia dramática, llena de acción y efectos especiales, se estrena en las salas de todo el mundo a comienzos de mayo de 2008, aunque los fans y quienes lo deseen en cualquier parte no necesitan esperar que la película llegue a su cine antes de meterse de lleno en el mundo de “Iron Man”. Así, se ha lanzado un microsite en Internet, cuya dirección es www.audi.com/ironman, especialmente dedicado a la película. En esta sofisticada página, el usuario puede hacer una visita virtual al taller ultrasecreto de Tony Stark en Nueva York. Pueden elegirse dos perspectivas: a través de los ojos de Tony Stark puede seleccionarse el visionado de trailers o de cualquier información de la película y, por otro lado, puede utilizarse el visor de infrarrojos especial “Iron Man Vision”, por ejemplo para explorar los detalles de diseño del Audi R8 y el A5. Este microsite contiene también datos históricos acerca de Audi y del cómic “Iron Man”, que pueden buscarse en un Audi R10 TDI de competición virtual.

“Un Hombre. Una Máquina. Una Misión”. La campaña online arranca con este eslogan y con la web. Allí se muestra a Iron Man con el Audi R8. En un contexto cargado de acción se proyecta la idea de un cartel de película de cine y se intenta llamar la atención del usuario de Internet hacia la web. La decisión a favor de una campaña de esa línea cinematográfica fue intencionada y tenía como misión reforzar los vínculos entre el Audi R8 y Tony Stark, alias Iron Man. En términos de comunicación, resulta muy diferente de la publicidad habitual de Audi. “Queremos captar a jóvenes amantes del cine y estimular el entusiasmo por la marca”, señala Michael Renz.

Aunque el Audi R8 causó impresión entre el reparto y el equipo de producción mientras se rodaba la película: El director Jon Favreau se encontró ante un pequeño problema cuando la película alcanzó su punto álgido. Había planeado que el coche se utilizara en una escena final en la que se veía involucrado en una dramática colisión con el peor adversario de Iron Man. Pero esa escena tuvo que ser omitida del montaje final. Como explica Favreau “el choque, simplemente, no fue suficientemente espectacular. Nuestros especialistas hicieron cuanto pudieron para volcar el R8, lo que hubiera añadido una buena dosis de drama a la escena final. Pero no lo consiguieron y el coche se quedó con las cuatro ruedas en el suelo. ¡Demasiado estable!”

Parece como si el Audi R8 hubiera decidido hacer lo que mejor se le da, incluso después del prometedor inicio de su “carrera cinematográfica”. Puede que alguna antigua estrella de Hollywood hubiera exagerado la secuencia con ayuda del director, pero no un coche diseñado y montado a mano siguiendo el eslogan de Audi “A la vanguardia de la técnica”. Un automóvil así es garantía de dinamismo de primera magnitud, liderazgo tecnológico y, gracias a su tracción total permanente quattro, se agarra al suelo con total firmeza. No importa si un espectacular choque podía salvar el mundo; simplemente era demasiado esperar eso de un Audi R8 construido para comportarse a la perfección en cualquier circunstancia.

Otro papel importante en “Iron Man”, al margen de Robert Downey Jr., Gwyneth Paltrow, Terrence Howard y el Audi R8, es interpretado por Jeff Bridges.

Audi cuenta con una larga tradición en el posicionamiento de sus productos. Su utilización sistemática en películas es una herramienta importante en su estrategia de comunicación. Por supuesto, todas las acciones de esta índole han de ser conformes a la estrategia general de la marca. Por eso Audi selecciona los proyectos con tanta meticulosidad. Su aportación a la película “Yo, Robot” (2004) fue espectacular: Will Smith condujo el RSQ, que de hecho era un diseño futurista que anticipaba el Audi R8 ahora visto en “Iron Man”. Otros coches de la marca serían también protagonistas destacados en películas como el clásico de acción “Ronin” (con Jean Reno y Robert De Niro, 1998) y “El Informante” (con Rusell Crowe, 1999), “Misión Imposible II” (con Tom Cruise, 2000), “Mothman, la última profecía” (con Richard Gere, 2002), “Un Niño Grande” (con Hugh Grant, 2002), “Rubia Natural 2”, de Reese Witherspoon (2003), “Transporter 2” (Jason Statham, 2005) o “El Ultimátum de Bourne” (Matt Damon, 2007).

Esta entrada fue publicada en Audi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario