General Motors desvela el Primer Prototipo con Procesador de Gasolina a bordo

También se muestra un sistema de pila de combustible fijo en Traverse City

El equipo de desarrollo en el Centro Global conjunto de Opel y GM de Propulsiones Alternativas (GAPC) conjunto de Opel y GM ha logrado un nuevo éxito en su camino de ofrecer un vehículo comercializable propulsado por célula de combustible. Durante una conferencia de la industria del automóvil celebrada en Traverse City, cerca de Detroit (Estados Unidos), el fabricante americano presentó el primer procesador de gasolina del mundo para propulsión por pila de combustible, instalado en un Chevrolet S pick-up. El procesador Gen III extrae hidrógeno del combustible de origen fósil para alimentar una pila de combustible. El prototipo incorpora una pila de combustible optimizada, que, junto con el procesador, genera un 25% más de potencia, es mucho más compacta y pesa menos de la mitad que sus predecesores. Los especialistas en propulsiones alternativas del GAPC, consideran las células de combustible alimentadas con procesadores de gasolina como un paso intermedio hasta que sea efectiva una infraestructura de suministro de hidrógeno.

Además de la utilización de células de combustible en vehículos, General Motors también mostró las posibilidades de utilización de un sistema fijo: En Traverse City, Detroit (Estados Unidos), Larry Burns, Vicepresidente de GM para Investigación y Desarrollo y Planificación de Productos, presentó un prototipo de generador por pila de combustible que podría ser utilizado, por ejemplo, en complejos de oficinas, hospitales e incluso en hogares. La unidad fija puede funcionar con gas natural, metanol o gasolina e incorpora el mismo procesador de combustible y la tecnología de pila de combustible que se utiliza en los vehículos experimentales para obtener de la gasolina un flujo de hidrógeno de gran calidad con el que alimentar las pilas de combustible.

Procesador de gasolina Gen III: Menos espacio, Arranque más rápido

Comparada con la primera unidad fija presentada en Otoño de 2000, el equipo de desarrollo ha hecho el nuevo procesador de gasolina móvil Gen III, tres veces más pequeño, sin sacrificar la eficiencia. El procesador a bordo, que ha sido desarrollado en cooperación con Exxon-Mobil, tiene un tiempo de calentamiento muy inferior al de su predecesor, necesitando sólo tres minutos, en vez de los 12 ó 15 que necesitaba el anterior. El Gen III tiene una eficiencia máxima del 80%. El hidrógeno producido por el procesador de gasolina reacciona en la célula de combustible con el oxígeno, generando electricidad que propulsa un motor eléctrico. Este paso adelante con el reformador de gasolina es clave para el futuro lanzamiento al mercado de vehículos propulsados por células de combustible, los cuales virtualmente no contaminan y sus emisiones de CO2 son comparativamente muy bajas. Esto hace posible utilizar la misma infraestructura de estaciones de servicio que los coches con motor de combustión. “Con este nuevo desarrollo, la tecnología de célula de combustible puede ser una propuesta comercializable antes de final de esta década”, declaró Larry Burns en la Conferencia.

La pila de combustible utilizada en el prototipo basado en el Chevrolet S10 pick-up y desarrollada por especialistas del Centro Global de Propulsiones Alternativas, genera 25 kW y pesa 86 kilos. Esto es sólo la mitad del peso de su predecesora. Gracias a su compacidad y a su ligereza con respecto a la anterior, se acerca mucho a las necesidades de los ingenieros y diseñadores de coches para una optima ubicación, y supondrá un empuje significativo para el futuro desarrollo de unidades de pila de combustible móviles y fijas. Los investigadores del GAPC están probando un sistema completo de pila de combustible con procesador de gasolina que creen puede alcanzar casi el 40% de eficiencia. Comparativamente, un aprovechamiento óptimo en un motor diesel alcanza el 33% y en un motor de gasolina llega al 27%. Otro reto a largo plazo es lograr un procesador que pueda arrancar en menos de 20 segundos.

Generador de Pila de Combustible: La Unidad fija Abre Nuevas Expectativas

Para ilustrar cuan versátil es esta nueva tecnología de pila de combustible, GM ha mostrado en Traverse City un generador de pila de combustible fijo, también desarrollado por los especialistas del GAPC. El corazón de esta unidad no contaminante y prácticamente silenciosa, es una compacta pila de combustible de 5,3 kW. El mismo procesador que se utiliza en las unidades móviles se usa aquí, pero puede extraer el hidrógeno necesario para generar electricidad en las células de combustible, no sólo de la gasolina, sino también del metanol o del gas natural. La razón ultima es que ya existe una infraestructura de suministro de gas natural y la mayor parte de los hogares se calientan con esta energía. En consecuencia, supondría una fácil transición para los clientes.

El público objetivo para esta nueva tecnología innovadora incluye negocios y lugares públicos, como hospitales, pero también sería ideal en hogares con suministro de gas natural. La mini planta de energía de GM, que ya ha sido probada durante seis meses en sus instalaciones de Rochester (Estados Unidos), podría servir como generador de respaldo en las subestaciones de California con riesgo de sufrir caídas de tensión por apagones u otros cuellos de botella en el suministro eléctrico. El Vicepresidente de GM, Larry Burns, cree que las instalaciones fijas de célula de combustible podrían incluso estar en el mercado, antes que los coches. Esto sería también una ventaja en términos de aceptación de esta nueva tecnología: “Podría hacer que la gente se sintiera cómoda con la tecnología de células de combustible, con lo que para cuando fuera introducida en los coches, no supondría un gran desafío”, declaró Burns. Para hacer posible que GM pueda comenzar a comercializar pequeños generadores de célula de combustible lo más pronto posible, la compañía intenta cerrar una alianza estratégica con un socio.

Los ingenieros y científicos en las tres instalaciones del Centro Global de Propulsiones Alternativas (GAPC) en Mainz-Kastel (Alemania), Rochester (Nueva York) y Warren (Michigan) en los Estados Unidos, se han fijado una serie de pasos que deben completar antes de que la tecnología de células de combustible llegue al mercado. Los 300 o más empleados centran su atención fundamentalmente en la fiabilidad de los sistemas, una mayor miniaturización, acortar los tiempos de precalentamiento para el arranque y reducir los costes. Las células de combustible todavía cuestan unas diez veces más de lo recomendable para su producción en serie. Pero los costes ya han sido rebajados considerablemente ya que GM ha reforzado sus esfuerzos en investigación y desarrollo. Hace quince años, las células de combustible eran 1.000 veces más caras. “Desde luego, todavía hay un largo camino que recorrer en varios frentes. Estamos, después de todo, asumiendo un cambio histórico en la tecnología de los sistemas de propulsión y transporte, pero lo estamos haciendo de forma correcta, no intentamos ganar una carrera de maratón en la segunda milla”, declaró Burns.

Esta entrada fue publicada en Opel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario