Fiat en el 75º Salón Internacional de Ginebra

Para el 75º Salón Internacional de Ginebra, Fiat ha realizado un stand de gran atractivo estilístico y arquitectónico dividido, idealmente, en dos zonas donde las personas pueden conocer, en primicia mundial, el Nuevo Croma y apreciar los originales show cars realizados por el Centro Stile Fiat. En este sentido, el área de exposición no podía sólo “albergar” automóviles, sino que debía contribuir necesariamente a la creación de una experiencia emotiva igual que las tantas y tan importantes novedades automovilísticas.
Para alcanzar este objetivo se han utilizado materiales innovadores y metalescentes combinándolos con atractivos juegos gráficos y cromáticos que nos transportan al mundo de la Pop Fashion, la última tendencia de la moda relacionada con la cultura pop de los años setenta, cuando se combinaban fantasía y tecnología, múltiples colores y calidad de los tejidos. Aquella fuerza creativa vuelve hoy, con toda su frescura, también al stand Fiat. De esta manera, nace un recorrido “emotivo” que acompaña al visitante a que descubra un nuevo modo de concebir el automóvil, no tan relacionado con la simple utilidad sino con su expresión simbólica, con la idea de que un producto de serie es también una representación de una manera de ser o de sentirse.
El protagonista es, obviamente, la nueva berlina que desfila por la pasarela suiza con cuatro ejemplares. Entre todos ellos destaca la versión “vestida” con una particular carrocería azul de tres capas tornasolada situada en una tarima futurista con bandas circulares metalescentes: se exhibe la gran capacidad del car design italiano de modelar la materia dando vida al Nuevo Croma, el automóvil que marca el retorno de Fiat en un segmento que lo había visto sobresalir por confort e innovaciones tecnológicas. Un dato a destacar: en el año 1986 se presentaba el Croma TD i.d., el primer automóvil diesel de inyección directa del mundo. Hoy el Nuevo Croma presenta tres turbodiesel – 1.9 Multijet de 120 ó 150 CV y el inédito 2.4 Multijet de 200 CV – que confirman la enésima primicia en el campo de los motores de gasóleo por parte del Grupo Fiat, primero con el sistema Unijet y recientemente con el sistema Multijet.
Detalles únicos que ensalzan el diseño innovador de la nueva berlina que le permiten ofrecer una extraordinaria habitabilidad y un confort superior. Además, en el stand se han empleado lacados metalescentes y materiales innovadores, expresión del gran know-how adquirido por el empresa, a los que se añade un caleidoscopio de colores vivos, líneas sinuosas y modulares. Por ejemplo, la pared del edificio Fiat se ha embellecido con algunas ventanas redondas que guardan el término Fiat “vintage” y el corazón rojo, símbolo fuerte y espontáneo de la nueva comunicación de Fiat que quiere ser cada vez más cercana a la gente, incluso a sus deseos menos materiales y a aquellas necesidades que pertenecen al ámbito de los sueños. De aquí nace un lenguaje que no se limita a las “frías” descripciones técnicas de los automóviles, sino que aspira a “vivir” aquellas emociones que suscita el estilo italiano.
Inmerso en este sugerente decorado, el público descubre el Nuevo Croma, y con él los conceptos de contemporaneidad, ingenio y facilidad de uso que combinan todos los productos realizados por Fiat. Se trata de las mismas directrices que desde siempre dirigen su búsqueda de soluciones y arquitecturas de vanguardia. Además, forma parte de su patrimonio realizar modelos que marcan su propio tiempo, a menudo anticipándose al futuro con soluciones mecánicas de vanguardia. Y a esta importante innovación, Fiat añade aquel diseño inconfundible que, tanto ayer como hoy, hace reconocer indudablemente a sus modelos en el uso diario en carretera. Para descubrirla basta con dar un rápido vistazo a los show cars creados por el Centro Stile Fiat y expuestos en la segunda área del stand denominada “Limited Edition”. Éstos son, de hecho, los protagonistas indiscutibles de la segunda área que se pasa de ser una simple “exposición” a un “recorrido de las emociones”. Además, incluso un producto de serie, si se trata con un particular gusto estético y riqueza cromática, puede suscitar una experiencia sensorial totalmente única e irrepetible.
En primer lugar, los dos show cars del Panda 4×4: el primero se caracteriza por una carrocería de color naranja efecto mica, mientras que el segundo show car rinde homenaje al país helvético. De hecho, el “Panda Swiss” propone un “revestimiento interior” realizado con una pintura de tres capas de color rojo interrumpida por una banda blanca que “corta” todo el automóvil. En el techo destaca la bandera suiza: la cruz blanca sobre fondo rojo.
Los dos Panda expuestos en Ginebra demuestran cómo una búsqueda estilística puede conducir a resultados inesperados y de gran impacto emocional, siempre y cuando las intervenciones se hayan realizado con el máximo respeto a la identidad del producto. En particular, el Panda Swiss es el ejemplo concreto de cómo un “objeto automovilístico” puede ser reinterpretado en clave estética dando valor a aquellos rasgos expresivos que desde siempre distinguen al diseño italiano: innovación, estilo y carácter. Por esta razón, en su exterior, el Panda Swiss mantiene inalterada la gran personalidad del modelo de serie, proponiendo algunos retoques estéticos y cromáticos. Por ejemplo, las molduras en los pasos de rueda y las dos molduras de protección se han realizado con un material translúcido retroiluminado. También son nuevas las molduras de las puertas, de aluminio fresado y con un original efecto brillante-opaco.
En cambio, ha sido más marcada la operación de rediseño realizada en el interior del automóvil que ha afectado al salpicadero, se ha modificado su color y se han introducido nuevos elementos que embellecen su aspecto. Se ha reinterpretado la imagen de la tapa del compartimento portaobjetos realizada en un material traslúcido retroiluminado y con un alojamiento interior equipado específicamente. Además, los marcos de los difusores están pintados de rojo, el mismo color que encontramos en los laterales de los asientos, en el recubrimiento del cambio y en la bandeja trasera. Asimismo, algunas zonas de los asientos se han realizado con materiales de claro carácter técnico. Finalmente, también son características de esta versión las alfombrillas de revestimiento específico. En resumen, el Panda Swiss ha sabido valorizar la versatilidad del modelo sin por ello alterar su identidad.
Por lo tanto, el prototipo es un nuevo modo de “ser Panda” en perfecta sintonía con el “espíritu del Panda” y con los demás concept-cars desarrollados sobre esta base. Obviamente, el Panda Swiss se avale de todas las cartas ganadoras del modelo Panda 4×4, la original versión integral que afronta cualquier situación y no se detiene frente a nada, tal como recita el eslogan publicitario “Don’t stop me baby”. De hecho, el Panda 4×4 evoca de inmediato el deseo de viajar en completa libertad, sin por ello restar placer en la conducción que se puede encontrar en las estrechas calles de un centro urbano.
Junto a los dos show cars “integrales” también podemos admirar un Panda bicolor que combina los colores negro y azul para “vestir” la carrocería. Se trata de un toque de refinamiento y elegancia adicional que lo convierte realmente en “un automóvil de moda” como demuestran también el habitáculo revestido en Jeans y con los asientos, en la parte lateral, realizados con una preciosa Alcantara. En resumen, esta particular versión recuerda muy de cerca la colección exclusiva de moda y accesorios de la marca “Fiat Vintage” que desde hace algunos meses está cosechando un gran éxito.
Se confirman en el show car bicolor todos los puntos fuertes de un modelo que por su línea original expresa dinamismo de inmediato. Y, una vez dentro, el mismo automóvil es capaz de transmitir toda la funcionalidad y el confort de un modelo de categoría superior. Esta es, en síntesis, el alma del nuevo Panda que ha sido coronado “Coche del Año 2004” y “Coche del Año en Europa 2004”, un éxito de la crítica que se ha visto rápidamente reforzado por la aprobación de la clientela.
El mérito se debe a un proyecto que ha sabido crear un automóvil de dimensiones exteriores reducidas, equipado con el confort digno de automóviles de mayor tamaño. Diseñado para consumir poco, pero no por ello menos brillante. Ideal para el tráfico urbano y, al mismo tiempo, perfecto para los viajes más largos, garantizando siempre viajes relajados a sus ocupantes. Todas estas características hacen del Fiat Panda un “pequeño-gran” automóvil que, además, tiene un valor de mercado realmente elevado gracias a la combinación de contenidos, costes de funcionamiento y valor residual.
Con el nuevo modelo, Fiat se confirma como protagonista de la evolución de este segmento, donde gran parte de la historia lleva su nombre: del primer 600 al 500, del 126 al Panda y del Cinquecento al Seicento. Siempre ha existido un city-car Fiat junto a la gente que primero descubrió al automóvil como medio insustituible de movilidad individual y después aprendió a apreciar automóviles capaces de ser bonitos, fiables y agradables de conducir, aunque se caractericen por su reducido precio, espacio, peso y cilindrada. Hoy el “testigo” pasa al nuevo Panda, un modelo ganador de 7 prestigiosos premios internacionales y campeón de ventas en su segmento de mercado.
Bajo el lema de la experimentación y de la búsqueda estilística, el otro show car expuesto en Ginebra: el original Fiat Idea Italia, versión “Limited Edition” que recuerda las sudaderas de felpa y las bolsas Fiat Vintage como demuestra el fascinante color Marfil perla que “viste” la carrocería. En el habitáculo, la parte superior del salpicadero es de un azul profundo, mientras que los asientos y los paneles de las puertas están revestidos con un fresco Jeans, combinado con el Alcantara en gris Tundra con el término “Fiat Vintage” electrosoldado. Además, en el tapizado del asiento se ha bordado el término Fiat según el estilo Vintage, como en los reposacabezas destaca la bandera italiana, también bordada. Se trata también de una señal de la voluntad de Fiat de remarcar su propia “italianidad” y los conceptos de diseño y creatividad que caracterizan nuestro país. Es por ello que la marca Fiat se reapropria de aquellos valores que pertenecen a su propio “patrimonio” y los reinterpreta en clave moderna también en ámbitos no convencionales para una casa automovilística. Resumiendo, el particular automóvil presentado en Ginebra encuentra el gusto de un cliente amante de la moda pero también a la búsqueda de un automóvil confortable y capaz de apagar su propio deseo de libertad. Además, innovador y elegante, el modelo Fiat Idea es el mejor ejemplo, en el campo del automovilismo, de progreso tecnológico al servicio del hombre. Asimismo, el binomio “innovación y emoción” es desde siempre una de las raíces más auténticas de la tradición Fiat: hacer accesible a todos la tecnología más avanzada, ofrecer en todos los modelos las soluciones “inteligentes” que simplifican y mejoran la vida.
Resumiendo, el Nuevo Croma, los show cars y todos los elementos arquitectónicos y gráficos contribuyen a recrear una atmósfera mágica, bajo el lema de la creatividad y de la tecnología italiana. Además, la misión de Fiat es la de una empresa que fabrica automóviles con un estilo bello, prácticos y al alcance de todos. Automóviles caracterizados por soluciones creativas, inteligentes y, por ello, capaces de garantizar una mejor calidad de la vida diaria. Y a esta peculiaridad reconocida por todos, en Ginebra, Fiat demuestra que un producto industrial, si se reinterpreta en una clave más atenta al gusto estético, puede ofrecer placer y emociones.

Esta entrada fue publicada en Fiat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario