FIAT EN EL 67º SALÓN INTERNACIONAL DEL AUTOMÓVIL DE TURÍN

Son numerosos los motivos de interés que ofrece el stand Fiat al público del Salón de Turín. El primero de todos es el Multipla, el nuevo modelo que se lanzará en otoño y que funda una nueva tipología de coches en el ámbito de la producción automovilística actual. En un metro ochenta y siete de ancho y tres metros noventa y nueve de largo puede transportar con la máxima comodidad a seis personas con su respectivo equipaje. Es versátil, porque los asientos traseros se pueden quitar u orientar de otra forma, rediseñando el espacio interior. Es innovador, porque ofrece tres plazas delante, en una configuración que facilita la vida de relación entre los ocupantes. Es poco habitual: en la estructura realizada de perfiles de acero y en el estilo, que tiene el valor de no comprometer nunca la funcionalidad en favor de requerimientos estéticos.
Se exponen dos ejemplares sobre sendas plataformas giratorias: un coche entero y otro seccionado. Sobre este último se concentrará la atención de los visitantes, dado que el habitáculo del nuevo modelo se expone como primicia mundial, precisamente con motivo del certamen turinés.
Del inmediato futuro se vuelve al presente con el Fiat Seicento, el “pequeño” presentado en marzo y ya tan apreciado por el público italiano, que ha podido admirarlo con motivo de la manifestación “a puertas abiertas” organizada por los concesionarios el 28 y el 29 del mes pasado. Para el modelo, que sustituye al Fiat Cinquecento, el escaparate turinés es la primera cita con una exposición internacional, manifestación a la que el Fiat Seicento se presenta rodeado por una escenografía inspirada en la campaña publicitaria: un verde campo de fútbol con su portería reglamentaria, completado por un “vidiwall” en el que aparecen las imágenes del famoso anuncio de televisión.
En resumen, una forma simpática de recordar los numerosos puntos de fuerza del modelo: de su línea simpática y fascinante a la gran habitabilidad interior, de las dimensiones exteriores compactas a una gama muy vertebrada formada por seis versiones. Entre ellas, el brioso Sporting, el Fiat Seicento Citymatic, con embrague electrónico y el Elettra, el más pequeño vehículo “cero emisiones” de cuatro plazas que actualmente puede encontrarse en el mercado. Por eso “Sólo el Seicento gana al Seicento”.
El Salón de Turín también es la ocasión que Fiat ha elegido para recordar al gran público su compromiso en materia ecológica. Una sensibilidad que se traduce en numerosas iniciativas, todas ellas dirigidas a reducir el impacto ambiental de sus modelos en todas las fases de su vida. En un área que recuerda un jardín Zen, aparece el prototipo del Punto que consume 3,6 litros de combustible cada cien kilómetros, el ya recordado Fiat Seicento Elettra y el Marea Bipower, que puede alimentarse tanto con gasolina como con metano. Pero hay más. En el stand se puede descubrir cómo se recicla un coche que llega al final de su vida y, a través de sistemas interactivos con “touch screen”, analizar más profundamente todos los temas. Del de los futuros motores con bajo impacto ambiental (sólo metano, metano con gasolina, gasolina y eléctrico) al trabajo realizado sobre la producción de cada día (el más importante) para reducir el consumo y las emisiones de los coches que utilizamos a diario.
Tradicionalmente, el Salón de Turín es un certamen dedicado al estilo: por tanto, no podía faltar un amplio sector que desarrollara este tema. En otras ocasiones la empresa se había dirigido a carroceros famosos para invitarles a elaborar algunos modelos suyos. En cambio, este año Fiat ha querido reiterar su atención hacia los jóvenes en general, y hacia los futuros diseñadores en especial, ofreciendo un escenario internacional a los estudiantes de tres institutos de diseño. El resultado son tres modelos de tamaño natural (dos exteriores y uno interior) del automóvil del mañana, tal como se lo han imaginado esos jóvenes “especialistas”.
Presentándose al Salón con todos los modelos de su gama, Fiat expone los coches en dos plantas. Abajo se encuentran los modelos de gran serie: además de los Fiat Seicento, Fiat Bravo y Brava (ambos en la nueva versión “clima” con climatizador de serie); Marea y Marea Weekend; Fiat Punto; Palio Weekend. En cambio, en el entrepiso, los coches deportivos y de “nicho”, representados por dos Coupé Fiat (un 1.8 y un 2.0 turbo), dos Fiat barchetta “edición limitada”, un Punto Sporting y un Punto Cabrio, un Panda 4×4 y un Ulysse.
Pero no es todo. En Turín Fiat recuerda su compromiso en favor de las personas con una capacidad de movimiento reducida, que a partir del año 95 se concreta en el programa Autonomy. El Fiat Seicento Citymatic, en el que van montados los dispositivos que facilitan la conducción a los discapacitados, es un resumen de este concepto.
Completan el stand las vitrinas donde se expone la oferta de la Lineaccessori Fiat y algunas estaciones Internet, que están a disposición de quienes desean “navegar” en el website Fiat (www.fiat.com), en el del Seicento (www.fiatseicento.com) o en el recién nacido, dedicado al Multipla (www.multiplafiat.com), que crecerá a medida que el coche desvele sus secretos. Con motivo del Salón también se han creado nuevos espacios virtuales dentro de los cuales se presentan las novedades expuestas por las tres Marcas de Fiat Auto. Los periodistas pueden consultar también el website www.fiatautopress.com que se les ha reservado donde pueden encontrar noticias y fotografías sobre los coches, además de información exhaustiva y completa sobre la Casa.
Dos simpáticas iniciativas adornan la cita turinesa. La primera, titulada “Envía tu tarjeta del Salón” ofrece a los visitantes la posibilidad de hacerse fotografiar junto a los modelos Fiat y luego mandar por Internet a los amigos y familiares una “tarjeta”, personalizada con la propia imagen. La segunda es un concurso titulado “Fiat Seicento ¡busca el número!”. Comienza el 20 de abril y termina el 5 de mayo. Para participar hay que contestar a una serie de preguntas. A cada respuesta exacta corresponde un cierto número de puntos: entre los que consigan la puntuación necesaria, se extraerán los 24 afortunados que ganarán un curso de conducción segura.

EL MULTIPLA FIAT INVENTA EL MAÑANA
Seis cómodas plazas y un gran maletero en poco menos de cuatro metros de largo; una fuerte personalidad, indiscutiblemente nueva en el panorama automovilístico actual; un uso flexible y una versatilidad fuera de lo común. Éste es el Multipla Fiat, un automóvil con una concepción nueva, una propuesta de movilidad para los años futuros. En este sentido, un modelo que funda una nueva tipología de coche en el ámbito de la producción actual de automóviles.
Nace para ajustarse a las necesidades de los clientes, cada vez más numerosos, que desean un automóvil que tenga la capacidad de acompañarles en todas las situaciones de trabajo y de ocio, adaptándose con flexibilidad a todas las necesidades del momento. Es el automóvil para hacer un viaje con los amigos durante el cual se necesitan seis plazas y el maletero de un station wagon. Es el coche para el ocio que permite adaptar el número de plazas al número de pasajeros (tres, cuatro, cinco o seis), utilizando todo el espacio restante para transportar objetos. Es el vehículo con el que pueden viajar tres personas, reservando la parte libre del piso totalmente plano a objetos voluminosos y largos. Gracias a sus dimensiones compactas y a la gran visibilidad que ofrece en todas las condiciones es el automóvil adecuado para desplazarse cada día por el tráfico urbano.
Para realizar estos objetivos se ha desarrollado un proyecto profundamente innovador en muchos aspectos.
Muchos coches en un solo coche: de hecho, el Multipla Fiat es un vehículo que tiene la habilidad de transformarse según las necesidades del momento y en cada ocasión (y sólo durante el tiempo necesario), adquirir la configuración del espacio de un station wagon o de un monovolumen, de una berlina o de una furgoneta.
Abandonando la tipología arquitectónica que ya es habitual en los monovolúmenes y en los MPV (generalmente dos parejas de asientos colocadas en tres filas), el nuevo modelo adopta seis asientos individuales e iguales en sus dimensiones, confort y dignidad, dispuestos en dos filas.
El piso, totalmente despejado, es distinto del de los Multi Purpose Vehicles compactos: de hecho, la plataforma en lugar de presentar el clásico peldaño bajo el asiento trasero, es plana y bastante alta para poder alojar, en la parte inferior, los componentes de las versiones con motor de mínimo impacto ambiental.
A las dos versiones tradicionales, equipadas con un motor de gasolina (1.6 “Torque” de 16v) y un turbodiesel (1.9 JTD), el Multipla añadirá otras dos versiones especialmente “limpias”: la de metano y la “bifuel” con doble alimentación, de metano y de gasolina. Cuatro coches a los que se añadirá más tarde el Multipla con propulsión híbrida de gasolina y eléctrica.
La estructura, realizada en perfiles de acero, es la solución ideal para conciliar dos necesidades fundamentales: la máxima flexibilidad de producción (indispensable en un sector de la demanda limitado pero susceptible de sufrir rápidas variaciones) y bajas inversiones fijas.
Así se podrán reducir los costes y por tanto los precios, que indiscutiblemente serán muy competitivos.

UN COCHE SIN TÉRMINOS MEDIOS
Cambia nuestra forma de vivir y con ella la forma de considerar el automóvil. Siendo hasta ayer un status-symbol o un objeto del deseo del que enamorarse por su estilo, la imagen agresiva o sofisticada que podía dar de nosotros, o el contenido de tecnología moderna, hoy es un instrumento de trabajo y de ocio que debería ser capaz de ofrecer siempre la máxima funcionalidad en todos los tipos de uso.
De ahí, de la idea de construir un coche sin términos medios en el sentido de la comodidad en el uso diario, deriva el estilo evidentemente inhabitual del Multipla Fiat. Pronto lo descubrirán los primeros clientes de un coche que cada día les reservará una pequeña sorpresa positiva.
Pensemos en la disposición a varios niveles de los grupos ópticos delanteros, a la que parcialmente se debe el aspecto gracioso de la parte frontal: tres parejas de faros redondos, colocadas a varias alturas. Pues bien, se encuentran en la posición desde la que pueden desempeñar mejor su tarea de iluminar la carretera: abajo, en el parachoques, se encuentran las luces antiniebla; más arriba, en la parte alta de la rejilla, se encuentran las luces de cruce; aún más arriba, en la banda curvada situada a la base del parabrisas, se encuentran las luces de carretera.
Naturalmente, también habría podido alinearse el capó y el parabrisas volviendo al frontal tradicional de los monovolúmenes. Pero se habría añadido, por motivos exclusivamente estéticos, un volumen inútil. Sin contar con la decisión “fuerte” tomada por el Centro Stile Fiat, que también en el diseño (por tanto visualmente), ha querido comunicar la decisión de no sacrificar nunca la eficiencia a los requerimientos estéticos.
Así también nace la línea original que propone el coche visto por detrás. Se debe a un techo más ancho que la banda de la cintura, a su vez más amplia que la base. En resumen, una forma que abandona el acampanado más o menos marcado al que nos han acostumbrado los coches que se comercializan actualmente, y ofrece muchas ventajas:
– con tres asientos alineados en la misma fila, quienes se encuentran a los lados tienen la cabeza lejos de las paredes y no notan ninguna sensación de agobio;
– la visibilidad hacia el exterior mejora notablemente y el ojo ve la carretera hasta la parte trasera del coche (resultado al que ayuda, para la vista lateral, una línea de cintura muy baja); – en los días de lluvia se puede abrir la puerta y bajar la ventanilla sin que el techo gotee agua en los asientos;
– gracias a los cristales casi verticales, cuando el coche ha estado estacionado mucho tiempo bajo el sol, la temperatura interior es muy inferior respecto a la que registra cualquier otro coche.
Así pues, éste es el camino de “veracidad” que Fiat ha elegido al realizar cada detalle del Multipla: del indicador de dirección en forma de flecha, al espejo retrovisor dividido en dos partes, que desde el lado del conductor permite ver también el peligroso “ángulo muerto” y desde el lado del pasajero permite controlar la rueda trasera derecha al aparcar. Pero lo importante es otra cosa.
Es la idea de un modelo que haciendo de la versatilidad y de la funcionalidad sus puntos de fuerza, “multiplica” (como dice su nombre) las posibilidades de expresión y de movimiento de cada cual permitiendo un aprovechamiento libre e inventivo del espacio interior. Es la propuesta de una nueva forma de vivir el automóvil que inventa el futuro.
Por lo tanto, con el Multipla Fiat nace una inédita categoría de vehículos, que se caracterizan por una gran libertad, en todos los sentidos: libertad psicológica en el uso del espacio físico, libertad de los esquemas y del pasado.

ESTILO ANTICONFORMISTA PARA UN ESPACIO QUE HA DE EMPEZAR A INVENTARSE
El Multipla Fiat destruye el cliché según el cual la actividad del diseñador consiste sólo en un ejercicio de estilo y tiene exclusivamente un fin estético. En este caso el Centro Stile Fiat no ha confeccionado el vestido a un producto concebido y definido en sus características técnicas y funcionales por otras personas. Lo ha proyectado y ha querido destacar la originalidad conceptual del Multipla, dándole una forma global que comunicara con fuerza y claridad la invención de una nueva tipología de automóviles.
Esto ha significado diseñar la carrocería del Multipla alrededor de seis pasajeros sentados en dos filas y alrededor de su equipaje, teniendo en cuenta las necesidades de confort, favoreciendo la posibilidad de mantener una relación social normal dentro del grupo, ofreciendo la oportunidad de una relación intensa con el exterior, garantizando la máxima protección y seguridad. En resumen, un enfoque que – como decíamos – ha puesto en primer plano la funcionalidad, conciliando las necesidades y los deseos de los pasajeros con las posibilidades de la tecnología.
De esta difícil integración de todas las necesidades ha nacido la forma global del nuevo modelo dividido en dos “módulos”: un cuerpo básico bajo y esbelto y, superpuesto a éste, un techo alto y amplio. Los dos elementos están netamente separados por una especie de banda, inclinada hacia la parte delantera del vehículo. Una solución formal insólita derivada de la decisión de ampliar hacia arriba la parte trasera del habitáculo dejando más “aire” alrededor de la cabeza de los pasajeros.
Visto por detrás el Multipla Fiat ha adquirido así una línea muy personal en la que resaltan los faros: dos grandes corazones rojos que se destacan sobre la superficie lisa de la chapa.
Los cristales laterales bajan hasta la mitad del coche, garantizando una visibilidad exterior excepcional.
El parabrisas va engarzado en una banda curvada que nace en la confluencia entre la línea de la cintura y el perfil que dibuja el anillo lateral de la estructura.
Casi como destacando la integración del momento estructural con el del modelado de los volúmenes, los dos perfiles paralelos que fijan el techo al cuerpo básico del coche están a la vista y corren como dos nervaduras ligeramente en relieve a lo largo de todo el techo. Así, la estructura destaca, también visualmente, su función de protección de la integridad del habitáculo, es decir su papel en cuanto a seguridad.
Por dentro la misma “filosofía” proyectual ha impuesto una gestión atenta del espacio, la eliminación rigurosa de cualquier derroche y la recuperación de todas las oportunidades posibles.
La primera sensación, cuando se sube a bordo del Multipla Fiat, es la de un gran espacio. Mucho más amplio de lo que las dimensiones exteriores hacen suponer. Para garantizar el máximo confort al entrar y al salir, el montante delantero está en posición avanzada.
Sentarse en uno cualquiera de los seis asientos es agradable: todos los asientos son igual de anchos, cómodos, seguros y ergonómicos. El espacio alrededor de la cabeza de los ocupantes laterales es muy amplio. Los elementos mecánicos se han desplazado al máximo hacia adelante para garantizar al conductor una gran libertad de movimiento, y la habitabilidad trasera está a la altura de una limosina.
Los amplios cristales laterales ofrecen una visibilidad excepcional y dan la sensación de gran apertura hacia el exterior. Quienes viajan en el Multipla se sentirán perfectamente integrados en el entorno, participando en la vida que se mueve alrededor de ellos.
Además de ser amplio, el Multipla es muy versátil.
Ordenados en dos filas, los asientos permiten aprovechar asimismo un amplio maletero. Su volumen puede variar de 430 litros como mínimo, a ras del respaldo trasero a 1200 litros aproximadamente como máximo, eliminando los asientos de atrás.
Todos los asientos llevan respaldo regulable; los traseros pueden empaquetarse en forma de libro y tumbarse para aumentar el espacio de carga, o eliminarse (cada uno de ellos pesa unos 15 kg).
Los asientos traseros pueden tomar dos posiciones distintas, para variar la capacidad de carga del maletero. Al confort de los pasajeros traseros ayuda el asiento central, que es corredero y puede plegarse sobre sí mismo para formar una mesita.
En lugar del asiento central de la fila delantera, puede montarse una consola central equipada con alojamientos portaobjetos, entre los cuales se incluye un amplio box frigorífico alimentado por la batería del coche.
La libertad de quitar los asientos o de orientarlos a propio gusto permite dar al habitáculo una serie de configuraciones muy vertebrada (cada asiento trasero ofrece 7 posibilidades). El entorno del Multipla favorece la socialización y la conversación. Además permite disponer de una plataforma de carga más o menos amplia, según las necesidades del momento.
Totalmente innovadora es la organización de los dispositivos y de los instrumentos de bordo. La superficie de desarrollo horizontal del salpicadero se propone como una mesa de trabajo en la que todos los mandos, cuadrantes y objetos que se utilizan están ubicados siguiendo unos criterios de rigurosa racionalidad. De hecho, se ha tenido en cuenta la frecuencia con la que se utilizan, la mejor distancia para leerlos con facilidad, la pertenencia a conjuntos funcionales análogos o complementarios.
Tradicionalmente, el salpicadero es una superficie plana y vertical en la que todos los elementos de la instrumentación, por decirlo de alguna manera están “compaginados”. Los diseñadores del Multipla, por su parte, lo han concebido y realizado privilegiando la tridimensionalidad.
El resultado tiene un gran impacto desde el punto de vista formal y garantiza un control muy fácil y natural de todos los instrumentos, siendo fáciles de reconocer y de leer.
El cuadrante del cuentakilómetros va como apoyado sobre la superficie del salpicadero. Situado ligeramente a la derecha del volante, está orientado hacia el conductor, que puede consultarlo fácilmente sin bajar la mirada, así como quien trabaja con el ordenador hecha un rápido vistazo hacia el monitor. Además la mayor distancia del instrumento del conductor garantiza una lectura más fácil y rápida.
El recambio de aire y la ventilación tienen lugar a través de un sistema de salidas de aire y un difusor integrado que surge de la superficie del tablero. Los mandos y los instrumentos de control más importantes están organizados en un área central.
En la consola central, al lado del volante, en la posición ergonómica ideal, se encuentra la palanca del cambio, el interfaz más importante del diálogo permanente entre conductor y automóvil. Además, tantos alojamientos portaobjetos permiten aprovechar totalmente todos los rincones del habitáculo y encontrar el lugar adecuado para cada cosa: de los alojamientos situados encima y debajo del salpicadero a los que se encuentran debajo de los parasoles; de los bolsillos suaves colocados detrás de los respaldos a los rígidos situados en todas las puertas; del cajón bajo el asiento delantero derecho del pasajero a los alojamientos portarradio y portateléfono.

FIAT SEICENTO: EL PEQUEÑO QUE CAMBIA LOS PEQUEÑOS
Habiendo aparecido desde hace pocas semanas en el mercado, el Fiat Seicento es la respuesta más moderna que actualmente puede ofrecerse a quienes deseen un coche pequeño, pero no por ello pobre; compacto, pero dotado del confort al que los coches más grandes ya nos han acostumbrado; diseñado para consumir poco, pero no por ello menos brioso; perfecto en el tráfico urbano y al mismo tiempo capaz de abordar también desplazamientos más largos, garantizando viajes relajados a sus ocupantes. Precisamente la capacidad de ajustarse a varias necesidades, a veces hasta contrarias entre sí, hace que el Fiat Seicento pueda proponerse como un nuevo punto de referencia en el segmento de mercado de los supercompactos.
Gracias al nuevo modelo, Fiat se confirma como el protagonista de la evolución de este segmento, donde una gran parte de historia lleva su nombre: del primer 600, que nació hace 43 años, al 500 de 1957; del 126, al Panda, al Cinquecento. Siempre ha habido un pequeño Fiat junto a la gente que primero ha descubierto el automóvil como medio insustituible de movilidad individual, después ha aprendido a apreciar coches capaces de ser bonitos, fiables y agradables de conducir, aunque caracterizándose por un coste, un espacio, un peso y una cilindrada reducidos. Digamos simplemente que, manteniéndonos en estos últimos años y en Europa, en este segmento cinco de cada seis clientes optan por Fiat.
Así pues, el Fiat Seicento vuelve a proponer las mejores características de los pequeños Fiat, que también representan una seguridad para el cliente, la garantía de que el coche mantendrá su valor a lo largo del tiempo.
Pero hay más. Con el Fiat Seicento los coches de este segmento dan un salto de calidad, adueñándose de características y contenidos de los que hasta ahora habían quedado marginados los coches pequeños, desempeñando ahora un papel distinto dentro del mercado: el de coches que no teniendo nada que envidiar a los automóviles más grandes en cuanto a confort y seguridad, técnica y equipamientos hacen de su tamaño reducido un punto de fuerza, una respuesta a las nuevas necesidades de vivir el automóvil de forma más funcional, más económica, más atenta a los problemas del medio ambiente.
Al realizar un nuevo pequeño coche compacto, Fiat ha aprovechado su gran patrimonio técnico y proyectual acumulado a lo largo de los años, y la competencia que sólo puede tener quien desde hace más de setenta años es líder del mercado continental en este segmento.
Esto significa que, al construir el Seicento, Fiat ha interpretado ese “saber hacer” coches pequeños y compactos, que viene de lejos, en vista de las transformaciones que ha experimentado la clientela del segmento y de las buenas perspectivas de crecimiento previstas para el futuro.
Cambios a los que se debe el nuevo interés por este tipo de coche. De hecho, el segmento de los compactos actualmente es un universo muy dinámico, al que no sólo hacen referencia los clientes tradicionales de estos coches, sino también automovilistas de otros segmentos de mercado. Con el resultado de reunir en este sector una demanda muy vertebrada, que nace de usos diferenciados del coche (principalmente urbano, pero también en recorridos medio-largos), de varios recorridos kilométricos anuales y de necesidades personales diferentes. Todos estos clientes comparten la elección de un pequeño coche compacto como respuesta a necesidades no sólo de ahorro, sino de una relación distinta con el automóvil, que ha de ser: funcional, desenvuelta, ecológica y económica.
Precisamente lo que ofrece el Fiat Seicento, un coche equilibrado que como punto de fuerza tiene el de tener muchos puntos de fuerza. El primero de ellos es ser un modelo diseñado desde el principio como un pequeño coche compacto. De hecho, el Fiat Seicento nace sobre una plataforma específica dedicada y propone una forma joven y fascinante, caracterizada por fuera por unas líneas suaves y por unas superficies curvadas.
Su estilo, sencillo y limpio, se inspira en las tendencias más modernas, pero sin sacrificar el contenido a los dictámenes de la moda. Las dimensiones lo confirman. Aún teniendo tan sólo 332 centímetros de largo y 151 de ancho, el Fiat Seicento transmite la sensación de un coche sólido, robusto y grande. Una impresión que queda confirmada por el interior que propone un habitáculo amplio (está homologado para 5 plazas), funcional, cuidado en todos sus detalles.
El Fiat Seicento encuentra en la facilidad de conducir una de sus características mejores. De hecho, la facilidad de manejo y la visibilidad están al tope de su categoría. Por eso, el nuevo modelo es un coche ideal para la ciudad, pero no sólo. También ofrece todas las características dinámicas y de confort que permiten abordar cómodamente trayectos más largos y difíciles. El nuevo grupo calefactor dotado de recirculación, por ejemplo, garantiza un caudal de aire y una rapidez de desempañamiento típicos de los coches de segmentos superiores.
Como garantía de la seguridad de los ocupantes, el nuevo modelo ofrece de serie: cinturones de seguridad delanteros con pretensor, volante con sistema de absorción de impactos y asientos que en caso de colisión impiden que el ocupante se deslice por debajo del cinturón (antisubmarining). Como opcional ofrece: ABS y airbag para conductor y pasajero.
Por tanto, se trata de un coche bonito y confortable. Un pequeño coche simpático que puede vestir 13 colores jóvenes y brillantes y que ofrece equipamientos de serie muy ricos en todas las versiones. Éstas son seis y forman la gama más vertebrada de las de la categoría. Van del S dinámico y versátil al Sporting joven y brioso, del elegante SX al Suite sofisticado y completo. A ellos hay que añadir dos versiones especiales, que se orientan hacia una forma distinta de vivir la relación con el automóvil por un lado y hacia el respeto por el medio ambiente por el otro.
Uno es el Fiat Seicento Citymatic que, proponiendo una nueva forma de conducir, moderna y relajada, se adapta muy bien a quienes conducen a menudo en el tráfico urbano. El coche lleva un embrague de mando electrónico capaz de gobernar automáticamente y de forma idónea los arranques, las paradas, las maniobras a baja velocidad y los cambios de marcha (que al fin y al cabo están decididos por el conductor).
El otro es el Fiat Seicento Elettra, un coche ecológico y silencioso, ideal para los desplazamientos en los centros urbanos. Para diseñarse se ha recurrido al know-how tecnológico más moderno y por eso el Elettra está en lo alto del sector por su autonomía y sus prestaciones. Pero, una vez más, la relación entre dimensiones exteriores/habitabilidad interior es la que gana cualquier comparación. Colocando una parte de las baterías (muy eficientes y de pequeñas dimensiones) a lo largo del túnel entre los asientos, de hecho, se han podido sacar cuatro cómodas plazas dentro del habitáculo y un amplio maletero.
Los motores que se ofrecen para el Fiat Seicento son dos, un 900 y un 1100, propulsores que garantizan buenas prestaciones (muy briosas las de la versión Sporting) y consumos indiscutiblemente ajustados (sobre todo en el Suite, con cambio de relaciones largas). Juntos representan una válida solución tanto para el uso urbano, como para el extraurbano. En especial el propulsor de 899 cm3, económico y fiable, desarrolla una potencia máxima de 39 CV a 5500 r.p.m. y un par de 6,7 mkg a 3000 r.p.m. El motor de 1108 cm3, que pertenece a la familia Fire es joven y brioso. Desarrolla una potencia de 54 CV a 5500 r.p.m. y un par de 8,8 mkg a 3250 r.p.m.
Moderna y fiable, la mecánica del nuevo modelo está enriquecida por unos dispositivos que no todos los coches supercompactos pueden ofrecer. Por ejemplo en el Fiat Seicento el cliente puede disponer de la servodirección eléctrica, del ABS con corrector automático de frenado y del embrague de mando electrónico.
Del estilo a la mecánica, de los equipamientos a los motores, pues, éste es el trayecto que aclara el sentido de la oferta de gama propuesta por el Fiat Seicento: muchas versiones que se diferencian entre sí no sólo por algunos detalles estéticos, sino por un distinto carácter expresado por el contenido funcional y por unas soluciones técnicas distintas. En resumen, coches que permiten a cada cliente encontrar, también en un modelo de gran serie, “su” coche, al cual se puede añadir un rasgo de gusto personal, eligiendo en la larga lista de opcionales y entre los artículos de la Lineaccessori.
Pero hay más. El Fiat Seicento es un coche fácil no sólo de conducir, sino también de comprar, de cuidar y de vivir. De hecho, Fiat Auto ha estudiado una serie de servicios personalizados, calibrados sobre las necesidades de los grupos de usuarios y por tanto capaces de garantizar serenidad y tranquilidad desde todos los puntos de vista: financiero, de la asistencia y de la seguridad.
Todas estas características hacen del Fiat Seicento un coche con un muy alto contravalor. Vendiéndose a un precio muy competitivo, no sólo es uno de los coches más económicos del mundo en cuanto a coste de explotación, sino que también tiene un alto valor residual en el mercado del vehículo de ocasión. Por tanto, está a la cabeza respecto a los demás coches de su categoría, con un buen margen, en lo referente al llamado “Whole life cost”, un nuevo criterio de valoración (nacido en Gran Bretaña y cada vez más generalizado) que tiene en cuenta al mismo tiempo el coste de compra, el de gestión y el valor residual de cada vehículo.
El Fiat Seicento se fabrica en Tychy, en el sur de Polonia. Organizada según los principios de la fábrica integrada (como todas las plantas de producción Fiat del mundo), la planta dispone de tecnologías modernas capaces de garantizar al producto el máximo nivel de calidad y de seguridad, así como, al final del ciclo de vida del automóvil, la reutilización total de los materiales con los que se ha realizado. También se fabrican en Polonia las carrocerías del Fiat Seicento Elettra, pero equipándose con la parte eléctrica y montándose en Italia, en la planta de Arese.
En el stand Fiat los visitantes encontrarán toda la gama de los Seicento de la lista de precios, además de la versión de rally, el Fiat Seicento Trofeo.
Asimismo, un Seicento Citymatic se ha equipado con algunos dispositivos que permiten la conducción a los discapacitados o que facilitan su transporte: el acelerador de aro bajo el volante y el freno de servicio en el volante del taller de alistamiento Guidosimplex, el asiento delantero giratorio del pasajero de Carmobility, el asiento del lado del conductor giratorio y trasladable hacia el exterior de Elap by Media in Progress (los demás talleres de alistamiento especializados que colaboran con Fiat, recordamos que son Kempf y Okey Technologie). Una vez más Fiat reitera su compromiso para asegurar el derecho a la movilidad también a las personas con una capacidad de movimiento reducida. Un compromiso que desde hace años se concreta en el programa Autonomy.

MOVILIDAD QUE RESPETA EL MEDIO AMBIENTE
Uno de los puntos fundamentales del stand de Fiat Auto es el dedicado al medio ambiente, que ilustra el trabajo desarrollado por la empresa para conjugar las necesidades de movilidad (y por tanto de desarrollo industrial y social) con las ambientales. Un compromiso completo, que va de la reducción del consumo a la reducción de las emisiones, de la realización de vehículos de tracción alternativa al reciclaje de los coches que ya han llegado al final de su vida.

FIAT PUNTO “ECONOMY POWER”
Reducir la media del consumo de toda su gama, de los 7,1 litros actuales de combustible para 100 kilómetros a los 5,9 en el año 2005, con una reducción del 20 por ciento: éste es el ambicioso programa que se ha fijado Fiat Auto. Se trata de un esfuerzo importante, también porque en la mayoría de los casos, se ha de intervenir en coches de pequeña y mediana cilindrada, que ya consumen poco.
Por ejemplo, en esta dirección se mueve el prototipo Fiat Punto “Economy Power” (que se expone en el stand), que tan sólo consume 3,6 litros de gasóleo cada cien kilómetros, como certifica el TÜV alemán. El vehículo, que se ha realizado para poner a punto soluciones destinadas a los futuros modelos de producción normal, mantiene la fisionomía original de Fiat Punto. El motor es un turbodiesel de inyección directa Unijet, que suministra una potencia máxima de 80 CV a 3000 r.p.m. El par (21 mkg a 2000 r.p.m.) ofrece relaciones largas al cambio. Otras sofisticadas soluciones técnicas y el uso de materiales superligeros, como magnesio, titanio, fibras de carbono y aluminio (toda la carrocería y las partes móviles como puertas y capós son de este último material) reducen el peso del coche a 840 kg, 200 menos que la versión de serie. El Cx es muy ajustado: este resultado se ha conseguido carenando el fondo y adoptando faldones, parachoques y espejo retrovisor exterior de tipo distinto.

UN DEPÓSITO LLENO DE TECNOLOGÍA PARA QUE EL AIRE SEA MÁS LIMPIO
Consumir poco y quemar bien ese poco, para reducir al mínimo las emisiones. Hoy más del 92 por ciento de las sustancias contaminantes producidas por los motores no llega al escape y de hecho se elimina en los coches de producción actual. Para reducir aún más la cuota restante del 8 por ciento, se necesita una intensa dedicación de estudios y perfeccionamientos técnicos, en los que Fiat ya está trabajando.
Se trata de centralitas electrónicas más potentes (de 32 bits), de cámaras de combustión con una geometría distinta, de la sonda lambda lineal, de catalizadores más eficientes y de precatalizadores, de sistemas para el uso de la inyección directa en los motores de gasolina y de programas para una amplia difusión del variador continuo de fase (VVT); además de la inyección directa de alta presión en los diesel (JTD).
Este último sistema, el revolucionario sistema Unijet, desarrollado por el Centro Ricerche Fiat y adoptado en los motores turbodiesel del Alfa 156, ha dado unos resultados excepcionales. Los consumos son un 10 por ciento inferiores respecto a un turbodiesel tradicional, un 15 por ciento respecto a un diesel con cámara de precombustión y un 35 por ciento respecto a un propulsor de gasolina con las mismas prestaciones.

SEICENTO ELETTRA Y MAREA BIPOWER
Desde hace años Fiat comercializa vehículos eléctricos, como el Panda, a los que recientemente ha añadido el Seicento Elettra. No es todo: el otoño pasado lanzó el Marea Bipower, el primer coche italiano de doble alimentación (gasolina y metano) fabricado en serie.
El nuevo Fiat Seicento Elettra es el más pequeño vehículo “cero emisiones” de cuatro plazas que actualmente se encuentra en el mercado. Gracias a una disposición racional de las baterías (colocadas en el túnel entre los asientos), el coche ofrece dos cómodas plazas también en el asiento trasero sin renunciar al maletero. En lo referente a la autonomía y a las prestaciones también se encuentra en lo alto de su sector.
El Fiat Seicento Elettra es el único coche Fiat de tracción trasera. El propulsor eléctrico es asincrónico trifásico, de corriente alterna. Es más sencillo y por tanto más fiable que el de corriente continua tanto desde el punto de vista mecánico como eléctrico, es muy compacto, de tamaño y peso reducidos. Por eso se ha podido situar en la parte trasera del vehículo, bajo la carrocería.
Mediante un grupo reductor – diferencial el motor se acopla directamente a las ruedas y, gracias a un planteamiento electrónico sofisticado, al frenar se comporta como un generador, con un efecto positivo respecto a la autonomía (cuando el vehículo decelera o se viaja cuesta abajo las baterías se recargan parcialmente) y a la ergonomía (el conductor con esta solución dispone del freno motor, como ocurre en los coches con propulsor térmico).
Las prestaciones que ofrece el motor del Fiat Seicento Elettra son excelentes para su categoría. La potencia máxima es de 30 kW (de 15 kW la continua). El par máximo de 130 Nm ya está disponible al arrancar. La aceleración de 0 a 50 km/h tiene lugar en 8 segundos y la velocidad máxima supera los 100 km/h: por tanto, el Elettra, en el uso urbano no hace echar a faltar las versiones de gasolina. La pendiente máxima superable es del 25 por ciento y esto significa que el coche no tiene problemas para afrontar también las rampas de salida más empinadas de los garajes.
El motor del Fiat Seicento Elettra no puede alimentarse directamente con la corriente continua suministrada por las baterías. Para funcionar necesita corriente alterna trifásica: por eso se ha adoptado un convertidor de control vectorial con regulación de par, denominado Inverter.
El paquete de las baterías de tracción está formado por 18 elementos de plomo de 12 V cada uno, conectados en serie, por una tensión total de 216 V. Siendo de recombinación de gas, las baterías del Fiat Seicento Elettra, a diferencia de las tradicionales con electrolito líquido, no requieren repostajes periódicos y por tanto no necesitan mantenimiento.
Su peso global es de 400 kg aproximadamente; ofrecen una autonomía de 90 km (ciclo ECE urbano) y pueden soportar 600 ciclos de recarga como mínimo.
El Fiat Seicento Elettra lleva un cargador de baterías de bordo de 3 kW que puede conectarse a la red normal de distribución eléctrica. Para recargar baterías completamente descargadas se necesitan unas ocho horas. El coche puede prepararse también para la recarga rápida, utilizando un cargador de baterías exterior de potencia superior: en este caso el tiempo de recarga se reduce hasta un mínimo de dos horas aproximadamente.
Entre los equipamientos característicos del muy silencioso Fiat Seicento Elettra se encuentran dos avisadores acústicos distintos que permiten indicar la presencia del coche a los peatones y a los demás coches. A la derecha del volante hay un pulsador de color negro que acciona el claxon tradicional, mientras que a la izquierda se encuentra un avisador especial para peatones de color verde, que produce un sonido amortiguado. Por último, un indicador automático se activa cada vez que se engrana la marcha atrás.
En cambio, el Fiat Marea Bipower monta un motor 1.6 Torque de 16 válvulas, modificado oportunamente para funcionar tanto con metano como con gasolina (cuando el conductor elige este segundo combustible o, automáticamente, cuando el primero se agota). Respecto a las soluciones típicas de las transformaciones “after-market”, la innovación de este modelo la representa el sistema de inyección “Multipoint Secuencial en Fase”, parecido al de gasolina, que por otra parte se ha mantenido intacto. De esta forma, cuando el coche funciona con gasolina se mantienen las prestaciones (en vez de empeorar como sucede en los sistemas tradicionales) y cuando funciona con gas natural se consiguen las mismas características de conducción que pueden conseguirse con la alimentación de gasolina, con una mínima reducción de potencia y de par que roza el 10 por ciento.
Viajando con gasolina la potencia máxima suministrada es de 103 CV-76 kW, el par de 14,7 mkg-144 Nm y la velocidad máxima de 187 km/h. En cambio, cuando se viaja con metano, estos valores ascienden a 92 CV-68 kW, 13,3 mkg-130 Nm y 180 km/h respectivamente. También es buena la autonomía que se consigue con este segundo tipo de tracción: como media, 240-300 kilómetros aproximadamente.
En el stand del Salón de Turín los visitantes también pueden encontrar explicaciones sobre las características y las ventajas del metano: amplia disponibilidad, seguridad desde el punto de vista económico y, naturalmente, respeto por el medio ambiente. Alimentando el motor de metano, las emisiones de hidrocarburos no metálicos se reducen en un 90 por ciento y las emisiones de anhídrido carbónico en un 25 por ciento, ofreciendo una contribución significativa por lo que concierne a la reducción del efecto invernadero. Asimismo, el metano no produce partículas sólidas ni emisiones por evaporación y no contiene azufre ni hidrocarburos aromáticos.
No es una casualidad que también en el futuro Fiat siga por este camino, realizando otros motores con bajo impacto ambiental y con diferentes tipos de alimentación: sólo metano, metano con gasolina, gasolina y eléctrico.

F.A.RE.: DE LOS COCHES VIEJOS, MOQUETAS Y BOTELLAS
Preservar el medio ambiente no sólo significa reducir los consumos y utilizar motores limpios, sino también desguazar correctamente los coches al final de su ciclo de vida y reciclar los materiales con los que se construyen.
Fiat está a la vanguardia también en este sector gracias al Proyecto F.A.RE. (Fiat Auto Recycling), un sistema para reutilizar no sólo el metal, sino todos los materiales: cristales, plásticos, rellenos. La iniciativa (que se emprendió hace seis años y que ha cosechado un buen éxito) es viable gracias a la colaboración entre industria, demoledores y empresas especializadas en el reciclaje. En las “touch screens” del stand los visitantes pueden observar el procedimiento mediante el cual los materiales con los que se construye el automóvil se recuperan y luego se reutilizan con un sistema “en cascada”, utilizándolos para aplicaciones cada vez menos complejas.
Hoy, en Italia, más de 300 puntos de demolición ecológica tratan un tercio de los coches desguazados. En 1997, una mitad de los coches desguazados que han disfrutado de incentivos se han recogido a través de los Concesionarios Fiat y se han llevado al circuito F.A.RE. para la demolición ecológica y el reciclaje (500 mil coches aproximadamente). Esto ha permitido recuperar todo el metal con el que se habían construido, 2.200 toneladas de plástico de los parachoques, 2.600 toneladas de rellenos de los asientos y 7.700 toneladas de cristales. Materiales transformados en más de 880 mil canales del aire, 3.300.000 m2 de moqueta y 13,2 millones de botellas respectivamente. Un resultado más importante si se piensa que una directiva de la Unión Europea impondrá la recuperación del 85 por ciento como mínimo de los coches al final de su vida a partir del año 2005 y del 95 por ciento del 2015.

TRES PROPUESTAS POR PARTE DE LOS DISEÑADORES MÁS JOVENES
Antiguamente, Fiat había acogido las elaboraciones realizadas en un modelo de su gama por parte de carroceros famosos. En cambio, este año ha querido dedicar este espacio a los jóvenes, ofreciendo a los diseñadores del mañana un escaparate internacional donde puedan exponer sus ideas.
Ayudados para la realización material de los modelos por el Organismo de innovación y desarrollo del diseño de Fiat Auto, los futuros diseñadores han practicado un trabajo nada fácil. De hecho, la tarea no era interpretar un modelo que ya existe, sino inventar uno nuevo, con una libertad total de elección sobre el tema a desarrollar y por tanto la máxima libertad de expresión. Un solo vínculo: diseñar un vehículo de clase pequeña o mediana, los preferidos por el público joven.
En la iniciativa han participado los estudiantes del Istituto Superiore per le Industrie Artistiche (ISIA) de Roma y los de dos escuelas turinesas: el Istituto Europeo di Design y el Istituto d’Arte Applicata e Design. Libre de organizar su trabajo como prefiriera, cada escuela ha propuesto varios temas y proyectos, entre los cuales Fiat ha elegido los que exponer.
Entre los proyectos del ISIA se ha acogido un estudio de habitáculo, titulado “Lugares en marcha”, que destaca la versatilidad del habitáculo de un coche para breves recorridos. En este proyecto los elementos internos del automóvil se han reducido al máximo para permitir la máxima flexibilidad de uso de cada uno de ellos. El salpicadero se ha convertido en una membrana elástica por debajo de la cual puede desaparecer el asiento delantero del pasajero. Los asientos traseros pueden superponerse para liberar todo el lado derecho al lado del conductor e integrar así las cargas largas. Una barra preparada para acoger y aguantar objetos e instrumentación corre a lo largo del perímetro interior del habitáculo.
De nuevo la facilidad de transformación y la flexibilidad de empleo están en el centro del estudio realizado por el Istituto Europeo di Design de Turín. Sin embargo, en este caso el proyecto (titulado “Fotosíntesis del vehículo”) concierne al exterior. Se trata de un coche de clase media, transformable de pick up en coupé gracias a unas estructuras a la vista a las que se enganchan o en las que se deslizan paneles multifuncionales.
Una propuesta de exterior también la ha hecho el Istituto d’Arte Applicata e Design, que ha realizado un coche de clase media, concebido como fusión de un coche todoterreno de dos volúmenes con un monovolumen de pequeñas dimensiones. El resultado es un Sport Utility con la mecánica del Fiat Bravo, caracterizado por un estilo áspero, extremo, realizado sobre amplias superficies con un corte neto y limpio, con detalles de aleación de aluminio. Dotado de ruedas generosas, se trata de un vehículo de evasión sin límites morfológicos ni de uso, capaz de viajar con soltura en todo tipo de terreno. Siendo de gran capacidad y multifuncional, propone un habitáculo de 5 plazas, que puede transformarse en caso de necesidad en zona de carga para mountain bikes, motos de trial, surf o equipos de camping.
Las maquetas en escala 1:1 que se exponen en el stand se han construido con la colaboración de los modelistas que suelen trabajar para Fiat Auto (Gruppo Stola, G. Studio y Model Master). Van acompañadas por diseños que explican la trayectoria metodológica recorrida e ilustran todas las posibilidades de transformación. Junto a los tres proyectos principales, también se exponen los diseños de los otros estudiantes de las tres escuelas de diseño y algunas maquetas de escala más pequeña.
La exposición de estos estudios destaca un compromiso de Fiat Auto en favor de los jóvenes y de las universidades en general, que no es de hoy. De hecho, desde hace tiempo la empresa colabora en la realización de tesis y patrocina proyectos realizados por las facultades de arquitectura y por las escuelas de diseño.
Se trata de un intercambio permanente y provechoso, que en esta ocasión ha ofrecido a los jóvenes diseñadores la posibilidad de trabajar en contacto con el Centro Stile de una casa automovilística, abordando en primera persona todas las dificultades, también prácticas, que se encuentran en la fase de pasar del diseño en el papel a la relización de una maqueta tridimensional en escala real.
FIAT PUNTO
Sigue el éxito del Fiat Punto, líder europeo en la clasificación de venta del segmento y en la absoluta. Entre los principales secretos de tanta aceptación por parte del público se encuentra la capacidad que tiene el modelo de saberse actualizar constantemente. Precisamente, como hará a partir del próximo mayo, adoptando un inédito equipamiento para el motor 16v, el climatizador de serie para las versiones tope de gama (85 ELX, Sporting y TD 70 ELX) y una organización más racional de la oferta del Punto Cabrio.
En especial, los Punto 75 ELX y 85 SX son sustituidos por el Punto “Stile” serie especial. El nuevo equipamiento se caracteriza, por fuera, por los indicadores de dirección blancos, por los parachoques del color de la carrocería y por la moldura lateral de protección con la inscripción “Stile”.
Por dentro el “Stile” propone unos elegantes tejidos de color azul o rojo, según el tono de la carrocería, asientos completamente tapizados de tejido (incluyendo el dorso del respaldo), paneles de las puertas preformados y volante de tres radios. La consola central es la misma del equipamiento ELX, pero los marcos de las salidas de aire de los mandos de ventilación y calefacción son de color gris con efecto metalizado. También es gris el fondo de la instrumentación.
Los demás equipamientos de serie y los opcionales son los mismos de la versión 85 SX anterior. Los colores de la carrocería que se ofrecen son ocho, siete de los cuales comunes a los demás Punto y uno exclusivo de este equipamiento: el Verde Plutón Metalizado.
De tres o de 5 puertas, la nueva serie especial se ofrece sólo con el motor Fire de 16 válvulas de 86 CV-63 kW. El propulsor es uno de los mejores de su clase. Con una potencia y un par excelentes y consumos inferiores a los del Fire 8 válvulas (que equipa las versiones 75). El Punto “Stile” podrá contar asimismo con un precio muy competitivo: de hecho, costará poco más de un 75 SX.
Mucho más ventajoso también es el precio del Punto Cabrio, gracias a una gama más racional y al mismo tiempo más rica de contenido. Hay dos versiones: Cabrio, con motor 1.2 Fire de 60 CV, y Cabrio 16 válvulas, con propulsor 1.2 Fire 16v de 86 CV. El equipamiento es único y se ha estudiado para satisfacer las necesidades de quienes prefieren un coche distinto de los demás, ideal para la diversión y el ocio, de carácter joven y deportivo.
Los parachoques y los espejos retrovisores exteriores ahora son del color de la carrocería y los tapizados interiores son nuevos. El asiento trasero es partido y los reposacabezas van tapizados de piel. La dirección asistida, los elevalunas eléctricos y el bloqueo de las puertas son de serie, así como el calefactor de tres velocidades y los faros halógenos con corrector de la posición. Al ya rico contenido de serie del Cabrio, el 16 válvulas también añade el cuentarrevoluciones y las luces antiniebla.
Por tanto, la gama del Fiat Punto a partir del mes de mayo se vertebrará en 15 versiones (además de los dos Cabrio), con tres niveles de equipamiento principales (S, SX, ELX) y cinco específicos: 6 Speed, Selecta, Sporting, GT y “Stile”. Los motores de gasolina van del Fire 1.1 del Punto 55 al 1.4 turbo del Punto GT. La cilindrada de los turbodiesel es una sola: 1698 cm3.
En el stand se encuentran el Punto Sporting 1.2 16v y el 85 ELX de 5 puertas con climatizador de serie, el Punto Cabrio 16 válvulas y el “Stile”, serie especial de tres puertas (además del prototipo Punto “Economy Power”, que se expone en el área dedicada al medio ambiente).
FIAT BRAVO Y BRAVA
Se trata de un Fiat Bravo y dos Fiat Brava aún más ricos los que se exponen en Turín. Siempre atenta a captar desde su nacimiento la demanda del mercado, Fiat ha contestado a las expectativas de los consumidores ampliando aún más los excelentes equipamientos de los dos modelos. Por eso, a partir de febrero, el Fiat Bravo y Brava ofrecen de serie: elevalunas eléctricos delanteros, bloqueo de las puertas y dirección asistida para todas las versiones (incluyendo la 1.4 S); ABS para los GT y los ELX (además de los HGT); climatizador para todas las versiones, excepto el S (antes era de serie sólo en el ELX).
Junto al contenido ha aumentado el contravalor de los coches: de hecho, aun equipándose así el Fiat Bravo y Brava han mantenido su precio. Al igual que se han mantenido las dotes gracias a las cuales en estos años los dos modelos se han ganado el tope del segmento C del mercado italiano (con 650 mil unidades fabricadas): un estilo moderno y personal, gran calidad de la vida a bordo, gran facilidad de conducción y una gama completa y vertebrada.
Se ofrecen diez versiones del Fiat Bravo, con cuatro niveles de equipamiento: S, SX, GT y HGT. También hay cuatro propulsores de gasolina, que comienzan desde un 1370 cm3 (con potencia de 80 CV-59 kW) para llegar a 1998 cm3 (147 CV-108 kW). El motor turbodiesel de 1910 cm3 también se ofrece en dos versiones: 75 CV-55 kW y 100 CV-74 kW.
Sendas versiones del Fiat Brava se ofrecen al público con cuatro equipamientos distintos: S, SX, EL y ELX. Tres motores de gasolina: 1370 cm3 (80 CV-59 kW), 1581 cm3 (103 CV-75 kW) y 1747 cm3 (113 CV-83 kW). Los turbodiesel son idénticos a los que se montan en el Bravo: 1910 cm3, con potencias de 75 CV-55 kW y de 100 CV-74 kW.
En el stand se exponen el Fiat Bravo 1.6 SX “Clima” (con climatizador de serie). En cambio, se exponen dos Fiat Brava: 1.4 SX también “Clima” y TD 100 ELX.
PALIO WEEKEND
En el Salón turinés el Palio Weekend se expone en dos de las tres versiones: 75 de gasolina y 70 turbodiesel (no se expone la versión 100 de gasolina, con motor de 1580 cm3).
Como confirma la tendencia de las ventas, el Fiat Palio Weekend gusta porque ofrece mucho confort, espacio para cinco personas, una línea cautivadora, dimensiones compactas por fuera y gran capacidad de carga, además de por su gran contravalor y su bajo coste de explotación.
La versión 75 de gasolina monta el motor 1242 MPI de la familia Fire. Este propulsor suministra una potencia máxima de 73 CV-54 kW a 6000 r.p.m. y un par máximo de 104 Nm/10,6 mkg a 3000 r.p.m. La velocidad máxima es de 166 km/h; la aceleración de 0 a 100 km/h tiene lugar en 13,2 segundos. A 90 km/h el consumo es de 5,2 litros de gasolina cada 100 km.
El motor de 1698 cm3 turbodiesel de la versión 70 TD desarrolla una potencia de 69 CV-51 kW a 4500 r.p.m. y un par máximo de 134 Nm/13,7 mkg a 2500 r.p.m. La velocidad máxima es de 164 km/h y la aceleración de 0 a 100 km/h requiere 14,9 segundos. Viajando a 90 km/h consume 4,9 litros de gasóleo cada 100 kilómetros.
El equipamiento, único para todas las motorizaciones, ofrece de serie: dirección asistida, Fiat CODE, elevalunas eléctricos delanteros, espejos exteriores regulables desde el interior, check de puertas abiertas, cierre centralizado, cuentarrevoluciones, limpialavaluneta y luneta térmica, asiento trasero partido, faldones laterales, reloj digital, barras longitudinales, luz del maletero, tercera luz de parada y corrector de la posición de los faros. Se ofrecen once colores de carrocería entre los que elegir.

FIAT MAREA Y MAREA WEEKEND
Elegantes en sus líneas y en sus formas, confortables y amplios: éstas son las dotes que se reconocen a este modelo, berlina y station wagon, que se presenta con características típicas de un coche de los segmentos superiores.
Muy apreciadas, para el Marea y el Marea Weekend, son las dotes de calidad, seguridad, respeto por el medio ambiente, economía de gestión, placer de conducir y alto nivel de los propulsores.
La gama es realmente amplia: se ofrecen 13 Fiat Marea, con cilindradas de 1.6 a 2.4 litros: tres de gasolina, tres turbodiesel y el innovador “Bipower”, que funciona tanto con metano como con gasolina. Las versiones del Fiat Marea Weekend también son 13. Los niveles de equipamiento son tres para los dos coches: SX, ELX y HLX.
Se exponen cuatro versiones en el stand: el Fiat Marea 1.8 16v HLX y los Fiat Marea Weekend 1.8 16v ELX, TD 125 HLX y, precisamente, el Bipower 1.6 16v SX.

LOS COCHES DEPORTIVOS Y PARA EL OCIO
En el 67º Salón de Turín Fiat también expone sus modelos con un carácter deportivo y los que se adaptan especialmente al ocio, que representan la respuesta de la Marca a un tipo de demanda más selectiva y específica. Además de los ya citados Punto Sporting y Cabrio, se trata del Fiat barchetta, el Coupé Fiat, el Panda 4×4 y el Ulysse.
Línea joven y sensación de libertad y de entusiasmo son las bazas del spider de la Casa Fiat, que ofrece el máximo placer de conducir con seguridad total. El motor de 1747 cm3 suministra una potencia de 130 CV-96 kW y permite alcanzar al coche los 200 km/h de velocidad. En Turín se exponen las dos versiones del Fiat barchetta “Serie limitada” caracterizadas por los colores gris Steel y verde Stelvio. Su equipamiento, particularmente rico, incluye: techo de tela de colores combinado con la piel de los asientos, tapizados de las manillas interiores de piel, salidas de aire interior y marco de los instrumentos de color aluminio, alfombrillas de velours, llantas de aleación y “wind stop” (normalmente disponibles como opcional en la Lineaccessori), tapizados de piel, volante, pomo y capuchón del cambio de piel negra, con insertos de piel de color, bloqueo de las puertas y espejos eléctricos, antena eléctrica, ABS y luces antiniebla.
Además hay dos de los tres Coupé Fiat disponibles para el mercado italiano: el 1.8 16v de 130 CV-96 kW, capaz de llegar a 205 km/h y el 2.0 de cinco cilindros 20v turbo de 220 CV-162 kW que, con sus 250 km/h, es el coche de serie más rápido construido por la Marca. Como es sabido, la tercera versión es la que monta el motor 2.0 de cinco cilindros 20v, de 147 CV-108 kW y velocidad máxima de 212 km/h.
No podía faltar el sempiterno Panda 4×4, modelo para el ocio por excelencia, que se caracteriza por la tracción a todas las ruedas accionable mediante el mando mecánico. Joven y desenvuelto, sigue siendo elegido por quien desea moverse con seguridad en carreteras de tierra y de nieve, al volante de un coche fiable y confortable, aunque de dimensiones y consumos ajustados.
Completa el panorama el monovolumen Fiat Ulysse, que combina prestaciones brillantes, uso flexible y confort. Para el Salón se ha elegido el 2.1 turbodiesel en el lujoso equipamiento EL, equipado con el motor de 2088 cm3, que suministra 109 CV-80 kW. La gama del modelo está completada por dos versiones de gasolina (1.8 y 2.0 EL) y dos turbodiesel (1.9 TD S, 2.1 TD S).

LINEACCESSORI FIAT
Para personalizar los modelos de la gama Fiat y hacerlos aún más completos cabe la posibilidad de elegir entre un gran número de accesorios y objetos de la exclusiva Lineaccessori, dentro de la cual existe una Línea Abarth, más deportiva, marcada con el famoso escorpión.
El público del Salón podrá admirarlos en los escaparates del stand, pero también podrá ver algunos de ellos montados en los coches.
El Marea Weekend 1.8 16v ELX de color Azul Hielo expuesto en Turín va equipado con el kit deportivo, que entre otras cosas incluye: faldones, alerón trasero, muelles bajos, llantas de aleación, juego de pedales deportivo, corona del volante de caoba y pomo y capuchón de la palanca del cambio de piel.
Aún más agresivos son los accesorios montados en el Coupé Fiat 1.8 Rojo Speed. Además de los faldones, del alerón trasero y de los muelles bajos, el Coupé adopta asimismo parachoques delantero y trasero más agresivos. En el habitáculo se encuentra un juego de pedales deportivo, un reposapiés, asientos Recaro y pomo y marco del capuchón de la palanca del cambio de aluminio, así como la empuñadura del freno de mano.
Por último, no podrían faltar los accesorios estudiados expresamente para el nuevo Fiat Seicento. El SX Azul Itaca que se encuentra en el stand se ha equipado con dam delantero, alerón en el portón trasero y llantas de aleación, por lo que concierne al exterior. Los muelles bajos le dan una geometría más deportiva. En el interior del habitáculo la máscara aplicada al tablero es del color de la carrocería, mientras que el marco de la palanca del cambio y el freno de mano son de aluminio. En el dorso del respaldo va montada una cómoda red portaobjetos y una rejilla semirrígida divide el habitáculo del maletero.

Esta entrada fue publicada en Fiat, Salones del automovil. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario