Fiat Bravo

Con un perfecto equilibrio entre Belleza y Sustancia, el nuevo Fiat Bravo marca un gran paso adelante en el camino de modernización de la gama de productos de la marca. Como muestra de este extraordinario periodo de cambios, debuta justamente en este importante modelo el nuevo logotipo con el que Fiat – sin perder de vista su historia más que centenaria – se enfrenta a futuros desafíos. Se trata de un signo esencial pero rico en referencias a la tradición, creado con la idea de un “cambio en la continuidad” para representar, en clave moderna, un patrimonio humano y tecnológico del que pocas casas pueden presumir en el panorama del sector automovilístico. Identidad histórica junto con una competencia ingenierística de vanguardia, orgullo de su pasado y una renovada determinación por la innovación: en un contexto de estas características se ha desarrollado el nuevo Fiat Bravo, una atractiva berlineta italiana, de gran calidad, ágil y de una conducción divertida y competitiva por la elevada relación entre contenidos y precio. El nuevo Fiat Bravo es una “belleza concreta”, un automóvil que renueva los cánones estéticos de la tradición estilística italiana. Se ha diseñado para ofrecer a la clientela la sustancia de una seguridad y de una fiabilidad en sus niveles máximos, además del valor del placer de la conducción deportiva que todo el mundo se esperaba de un automóvil italiano.
No es por casualidad que la presentación del automóvil se haya celebrado en el sugerente escenario del Estadio dei Marmi de Roma, la Ciudad Eterna, en el contexto de una de las obras arquitectónicas más relevantes del estilo Neoclásico. La estructura del estadio, que se encuentra dentro del Foro Itálico, fue construida en los años treinta por Renato Ricci (1896-1956), que decoró las gradas con decenas de estatuas de inspiración griega realizadas por jóvenes escultores desconocidos. El resultado final es un estadio extraordinario donde cada una de las figuras, esculpidas en mármol blanco, expresa la fuerza del gesto atlético envuelta en una refinada belleza. Y una de las características del artista neoclásico es justamente reproducir la realidad colocando la Belleza como ideal de perfección y de equilibrio, sin limitarse a copiar solamente la naturaleza, sino buscando poder captar su esencia intrínseca.
Una elección que no ha sido casual, ya que esta corriente artística, desarrollada en Europa entre finales del siglo XIX y principios del XX, tenía como objetivo recuperar, en clave contemporánea, la estética, las formas, los materiales nobles, las técnicas de construcción y la pericia artesanal de la tradición grecorromana, cuna de las posteriores manifestaciones artísticas de la cultura occidental: desde la literatura hasta el teatro, pasando por la música y la arquitectura. El artista neoclásico no improvisa, sino que sintetiza en cada una de sus obras la tradición a través de un control ejemplar de las emociones, de un dominio perfecto de las técnicas de reproducción y de un vasto conocimiento histórico.
Un ideal similar al del proyecto Bravo, que destaca en la elección de este espacio. Un proyecto en el que, de la misma manera, los ingenieros, diseñadores, técnicos y encargados de marketing han querido desarrollar un “nuevo clásico”: en cuanto al diseño, atribuible a la gran tradición estilística italiana; respetando los elementos “fundamentales”, desde siempre en la base del éxito de un automóvil, como por ejemplo la calidad de los materiales y del montaje, la seguridad, el aprovechamiento de los espacios y el confort; y, por último, en los componentes tecnológicos y en los procesos de ingeniería que se encuentran entre los más futuristas como, por ejemplo, la utilización de técnicas de desarrollo virtual que han permitido reducir los tiempos y comprobar miles de veces incluso el más pequeño detalle de calidad y de prestaciones del producto.


Rigor y Amor: la mejor manera de crear un automóvil

La ceremonia de lanzamiento está cargada de otros símbolos. El proyecto del nuevo Fiat Bravo ha desafiado los paradigmas consolidados en el sector por lo que respecta al diseño y al desarrollo de un modelo en materia de tiempos y modalidades. Un resultado extraordinario obtenido gracias a una rigurosa integración de los mejores procesos, a la aplicación de las tecnologías más avanzadas pero, sobretodo, a la contribución esencial de los hombres y de las mujeres de Fiat, a su compromiso, a la creatividad y al amor por lo que hacen. Precisamente para representar esta hazaña, en el debut del nuevo Bravo, Fiat ha querido contar con la extraordinaria participación de los artistas de “Le Cirque du Soleil”: una perfecta organización pero, sobretodo, “los mejores artistas del mundo”, como los define la prensa internacional. Verdaderamente uno de los espectáculos en directo más extraordinarios del planeta.
“Le Cirque du Soleil” cuenta con aproximadamente 3.000 miembros, entre sus artistas, muchos son campeones o excampeones olímpicos, que animan actualmente 5 espectáculos fijos (todos en los Estados Unidos) y 6 espectáculos en gira, preparados al mismo tiempo en todo el mundo y todos con las entradas ya agotadas. Los distintos espectáculos tienen en común el cuidado meticuloso del más pequeño detalle, ya que todo está hecho a mano y nada se deja a la improvisación. Y es la primera vez que, en Italia, “Le Cirque du Soleil” da vida a un espectáculo pensado y realizado para un acontecimiento empresarial, al que asistieron más de 6.000 personas entre periodistas, concesionarios, distribuidores y representantes de las grandes empresas clientes procedentes de 72 países y – en la primera velada – 3.000 niños y niñas de Roma que vivieron aquel momento de sueño y de magia.
La comparación con el mundo del Circo es más apropiada que nunca: porque el circo es esfuerzo, talento, creatividad; es preparación y dedicación, profesionalidad y pasión; es coordinación, colaboración, trabajo en equipo, prestación en la levedad; es magia sin trucos, sueño pero no ilusión. Precisamente como el proyecto de desarrollo de un automóvil: meses de trabajo, centenares de personas implicadas, millones de inversiones. Un mecanismo perfecto para un espectáculo que no deja lugar a la ficción y que no permite su repetición. Desde el primer momento, todo debe funcionar, año tras año, réplica tras réplica.

“Auténtica belleza italiana”

Diseñado por el Centro Stile Fiat, el modelo pretende fascinar al público con sus líneas limpias y suaves que confirman su voluntad de construir un nuevo sentimiento familiar Fiat, inaugurado con el Grande Punto y que vuelve a interpretar el estilo de la enorme tradición automovilística italiana, sin forzarlo y sin excesos estilísticos: en resumen, una belleza auténtica, segura y de fácil lectura. El parabrisas inclinado y en posición avanzada, los faros en forma de “gota”, la rejilla deportiva que enmarca el nuevo logotipo, o incluso el color seleccionado para la campaña de lanzamiento – el rojo Maranello – que pretende ser un tributo al símbolo por antonomasia de la excelencia automovilística italiana: el Ferrari.
De la riqueza de este patrimonio cultural y estilístico nace el nuevo Fiat Bravo, un automóvil de “5 puertas” con una línea esbelta y agresiva pero también elegante y compacta: tiene 434 centímetros de longitud, 179 cm de anchura, 149 de altura, una batalla de 2,60 metros y una capacidad de carga de 400 litros que lo sitúan en la cima del segmento.
Bajo esta apariencia “Made in Fiat”, toda la sustancia de un automóvil fabricado para sorprender en la categoría reina del mercado europeo, para convencer a una clientela que considera los automóviles de esta clase como una auténtica inversión, ya que representan el automóvil principal de la familia. Y es justamente en el plano de la calidad, del confort, de la funcionalidad y del aprovechamiento de los interiores donde el Bravo quiere diferenciarse. Una vez a bordo, se podrá reconocer claramente el salto de calidad deseado por todos los que forman Fiat. El refinamiento de los materiales y de las combinaciones cromáticas, la solidez, el cuidado de los detalles y del montaje: en una frase, un nuevo estándar para Fiat, un punto de referencia para el mercado.

Innovación, fiabilidad y calidad

Sustancia también significa prestaciones, seguridad y tecnología.
El lanzamiento del nuevo Fiat Bravo es la mejor ocasión para presentar – junto a la ya probada gama de los turbodiesel Common Rail Multijet (1.9 de 120 y 150 CV) y al gasolina 1.4 16 V de 90 CV – una nueva generación de propulsores de gasolina sobrealimentados denominados T-JET (1.4 Turbo de 120 y 150 CV) que combinan emisiones y consumos reducidos con excelentes prestaciones.
La elección de dos esquemas de suspensiones probados y debidamente revisados y actualizados contribuye a aumentar el confort de viaje, la precisión de conducción y el ya excelente agarre a la carretera. Por ello, la suspensión delantera es de ruedas independientes de tipo Mc Pherson, mientras que el eje trasero es de ruedas interconectadas (semi-independientes) con eje de torsión.
El Nuevo Fiat Bravo ha sido diseñado para obtener la máxima puntuación en las pruebas de seguridad pasiva y activa, gracias a la adopción de numerosos airbags (hasta 7), de cinturones de tres puntos con pretensores y limitadores de carga y de cinco reposacabezas. Un cuidado por la seguridad que afecta también al “impacto peatón” que se ha tenido en cuenta en el diseño del bastidor portante, concebido para maximizar la absorción de este tipo de colisiones. El nuevo modelo disfruta de los sistemas electrónicos de control del comportamiento dinámico del automóvil más sofisticados, como el ABS con EBD, el sofisticado ESP con Hill Holder y el sistema antideslizamiento ASR.
El nuevo Fiat Bravo se convierte en un automóvil de nueva tecnología, no sólo por lo que respecta a los motores sino también a sus componentes electrónicos al servicio del confort y del bienestar a bordo. El mejor ejemplo de esto es la nueva generación del sistema “Blue&Me” denominada “Blue&Me Nav”. Esta tecnología – exclusiva del Grupo Fiat y desarrollada en colaboración con Microsoft – añade a las funciones de la primera generación un sistema de navegación por pictogramas muy eficaz y el acceso a una serie de servicios telemáticos al más puro estilo Fiat: sencillos, útiles y con el mejor precio del mercado.
El climatizador automático dual, dos autorradios con equipos Hi-Fi específicos y el techo practicable panorámico de grandes dimensiones, el Cruise Control, el sensor de lluvia, el sistema de asistencia para el estacionamiento y las luces antiniebla con función autoadaptativa en curva completan un equipamiento de personalizaciones creadas para hacer más agradable la vida a bordo a todos los ocupantes de este automóvil.
Por último, confirmando la gran riqueza de este proyecto, la gama de Fiat Bravo es amplia y está muy estructurada ya desde su lanzamiento, con 5 motores, 12 elegantes revestimientos y 4 niveles de equipamiento (Active, Dynamic, Emotion y Sport) todos fabricados para ofrecer al cliente un elevado valor de mercado.

“Made in Italy” Vendido en todo el Mundo

El nuevo Fiat Bravo se ha propuesto el objetivo de tener un papel protagonista en el segmento más importante del mercado europeo, con más de 3.400.000 unidades vendidas en 2006, es decir más del 20% del mercado total (un valor que se ha mantenido prácticamente igual desde el año 2000 hasta hoy).
Se trata, por lo tanto, de una franja muy interesante pero a la vez muy competitiva que contiene aproximadamente 30 modelos, de marcas generalistas y premium y de procedencia europea, asiática y americana. Cabe destacar que, dentro de la categoría de las berlinas medias, la parte más consistente está representada por las carrocerías de 2 volúmenes (hatchback) con más del 71% de las ventas. El 25% aproximadamente de las ventas está destinado al mercado de las empresas, donde en la elección se da más importancia al valor residual, a los costes de ejercicio, a la fiabilidad y al precio. Son los ámbitos en los que el Fiat Bravo se propondrá como uno de los modelos más competitivos del mercado. Con estas premisas, la probada fábrica de Piedimonte S. Germano (Frosinone, Italia) y sus 3.500 empleados se han preparado con entusiasmo para producir de media 120.000 automóviles al año, para empezarse a comercializar a partir de 2007 en 55 países de todo el mundo.

Esta entrada fue publicada en Fiat. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario