Estreno mundial en el Salón del Automóvil de Ginebra: El nuevo cabrio de la Clase CLK

· Seducción sin límites y confort de primera para cuatro personas
· Excelentes cifras en aerodinámica, rumorosidad, y capacidad del maletero
· Hasta 27 CV más de potencia y un ahorro de combustible del 7%

Técnica perfecta, diseño fascinante y seducción sin límites para cuatro personas: estas son las destacables características con las que se presenta el nuevo cabrio de la Clase CLK por primera vez ante el público en la primavera de 2003. Mercedes-Benz prosigue así la brillante tradición de los cabrios de cuatro plazas.

El nuevo cabrio de la Clase CLK presenta un extraordinario coeficiente aerodinámico de 0,30 y unos excelentes valores en lo que a rumorosidad y capacidad del maletero (390 litros) se refiere. Asimismo Mercedes-Benz logra nuevos avances en el campo de la seguridad de los ocupantes gracias a una estructura de la carrocería muy robusta, a los airbags laterales de cabeza y torso, a los airbags para el conductor y el acompañante con dos niveles de inflado y a los pretensores de cinturón y limitadores de la fuerza de tensado en las cuatro plazas, todo ello de serie. Ejemplar es también el nivel de confort del nuevo cabrio de Mercedes, que destaca por ofrecer aún más espacio en el interior. Gracias a la capota de tela de nuevo diseño con varias capas insonorizantes se logra un óptimo nivel de confort acústico y de utilización; el accionamiento de la capota es totalmente automático mediante un interruptor o con mando a distancia. La gama de potencia de los motores de cuatro, seis y ocho cilindros va desde 163 CV hasta 367 CV; el consumo de combustible se ha reducido hasta un 15 por ciento.

La capacidad del maletero es de 390 litros, 40 litros más que en el modelo anterior (según el método de medición de la VDA), lo que supone también un valor récord en el segmento de los descapotables de cuatro plazas. Al igual que la capota, la tapa del maletero también se puede abrir mediante mando a distancia.

La rigidez de la estructura de la carrocería es la base de una seguridad y un confort ejemplares. Aproximadamente el 40 por ciento del total de la chapa de la carrocería bruta está compuesto de robustas aleaciones de acero, que con poco peso logran una gran seguridad y estabilidad. Al mismo tiempo, la rigidez a la torsión de la carrocería – un importante indicador para el comportamiento en carretera y el nivel de vibraciones — ha aumentado en un 12% en comparación con el modelo anterior.

Confort: más libertad de movimientos en las cuatro plazas

La carrocería de mayores dimensiones (longitud + 71 mm) y la mayor distancia entre ejes (+ 25 mm) permiten ofrecer aún más espacio y confort a los ocupantes de este dos puertas. El espacio libre para la cabeza en la parte delantera ha aumentado en 23 mm, el espacio para los codos en la parte trasera en 30 mm y el espacio para las rodillas detrás en casi 44 mm.
Se ha perfeccionado el sistema de acceso fácil Easy-Entry que permite a los pasajeros de la parte trasera ocupar con mayor comodidad los confortables asientos individuales de forma envolvente. Éstos cuentan con cinturones automáticos y reposacabezas regulables en altura, escamoteables prácticamente en su totalidad mediante un interruptor situado en el tablero de instrumentos.

El CLK cabrio lleva innovaciones técnicas de modelos Mercedes-Benz de gamas superiores que lo hacen exclusivo en su segmento. Entre los equipos opcionales disponibles para el cabrio se encuentran, entre otros, el Tempomat con regulación de la distancia DISTRONIC, el sistema de acceso y arranque KEYLESS GO, el sistema COMAND APS, el sistema de mando fónico LINGUATRONIC para teléfono, autorradio y navegador, el climatizador automático de confort THERMOTRONIC con sensor solar o los potentes faros bixenón.

Motores con una potencia de 163 a 367 CV

Las posibilidades de personalización y la variedad de Mercedes se extienden también a las motorizaciones: cinco modernos propulsores de gasolina a elegir, ahora con una mayor potencia, un par motor más elevado y un consumo más reducido.

El tope de gama corresponde a los dos ocho cilindros con características de puros deportivos: el nuevo CLK 500 entrega 306 CV y acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,2 segundos. Es 27 CV más potente y acelera 1,2 segundos más rápido que el anterior CLK 430. A pesar de ofrecer mayores prestaciones, el CLK 500 cabrio consume un cinco por ciento menos que el anterior modelo V8. El motor V8 del potente CLK 55 AMG de la casa Mercedes-AMG entrega 367 CV, 20 CV más que el modelo precedente, y acelera de 0 a 100 km/h en tan sólo 5,4 segundos (predecesor: 6,2 segundos). El CLK cabrio de seis cilindros de Mercedes-Benz con 2,6 litros de cilindrada entrega 170 CV. El conocido propulsor V6 del CLK 320 cabrio (218 CV) sigue formando parte de la gama.

La nueva generación de cuatro cilindros con el singular sistema TWINPULSE permite conseguir nuevas mejoras en cuanto a prestaciones, despliegue de par motor, suavidad de marcha y consumo de combustible. Este sistema combina diferentes tecnologías como sobrealimentación por compresor, equilibrado Lanchester, intercooler, diagrama variable de distribución y técnica de cuatro válvulas por cilindro. Gracias a estas innovaciones, el nuevo CLK 200 KOMPRESSOR entrega 163 CV con una suavidad de marcha similar a la de un seis cilindros y consume sólo 8,8 litros de gasolina súper cada 100 kilómetros (consumo mixto s.c.n.e.), es decir, un 7 por ciento menos que la versión anterior.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario