Estreno mundial de la Clase B en el Salón del Automóvil de Ginebra — Mercedes-Benz en una nueva dimensión

Con este nuevo concepto de vehículo, Mercedes-Benz consolida su papel de pionero en el mundo de los turismos y prepara el terreno para un nuevo y prometedor segmento de mercado. El Sports Tourer responde al deseo de los conductores actuales de disponer de un vehículo de gran amplitud que brinde cotas máximas de confort y funcionalidad sin renunciar a un diseño fascinante ni al genuino placer de conducir. La Clase B sintetiza las cualidades de diferentes tipos de vehículos para dar lugar a una personalidad independiente y sumamente interesante: el Compact Sports Tourer es a la vez una berlina de viaje, un coche para la familia y para el tiempo libre, a lo que se suma un notable valor añadido en cuanto a diseño y dinamismo.

Uno de los rasgos más llamativos del Compact Sports Tourer es su estructura tipo sándwich desarrollada por Mercedes-Benz. El motor y la caja de cambios están ubicados en posición oblicua —lo que permite ahorrar espacio— en parte delante del piso del habitáculo y, en parte, debajo de éste. De este modo, y a pesar de sus reducidas dimensiones exteriores, la Clase B brinda la habitabilidad de algunas berlinas de mayor tamaño e incluso de algunos modelos familiares. La carrocería presenta una longitud de 4.270 milímetros, por lo que se inscribiría en la categoría de automóviles compactos. Sin embargo, este nuevo modelo Mercedes supera en amplitud interior a otros turismos del mismo tamaño por lo que respecta a todas las cotas relevantes para el confort, como espacio a la altura de los hombros, espacio para las piernas y altura libre hasta el techo.
Los ocupantes de las plazas traseras son los principales beneficiarios de la larga batalla (2.778 milímetros), que permite una distancia entre asientos y un espacio para las rodillas equiparables prácticamente a los de la Clase S.

La Clase B alcanza una nueva dimensión también en cuanto a variabilidad y volumen de carga. Gracias a la base del maletero de altura variable, al banco trasero abatible y desmontable en dos módulos asimétricos y al asiento del acompañante extraíble (equipo opcional), el Compact Sports Tourer se transforma rápidamente de una confortable berlina de viaje a un práctico vehículo de transporte, o viceversa. Según la posición y el montaje o desmontaje de los asientos, el espacio de carga alcanza un volumen de entre 544 y 2.245 litros (extrayendo el banco trasero y el asiento del acompañante). Esta última cifra es equiparable a la de los grandes modelos familiares. La longitud de carga máxima es de 2,95 metros.

Modernos motores de gasolina con una gama de potencias hasta 193 CV

Unos motores diesel CDI de elevado par y unas modernas mecánicas de gasolina son los artífices de las sobresalientes prestaciones y el elevado placer al volante que brinda el Sports Tourer. Las opciones mecánicas incluyen seis cuatro cilindros con un abanico de potencias desde 95 CV hasta 193 CV. El modelo tope de gama, B 200 TURBO, equipa un nuevo cuatro cilindros de dos litros con turbocompresor e intercooler; el par motor máximo de 280 Nm se alcanza a partir de las 1.800 rpm, y se mantiene constante en una gama muy amplia de revoluciones, hasta el régimen a que se alcanza la potencia máxima, 4.850 rpm. Con estas credenciales, no es de extrañar que el Compact Sports Tourer más potente acelere de 0 a 100 km/h en sólo 7,6 segundos, pase de 80 a 120 km/h en 5ª marcha en 7,3 segundos y alcance una velocidad máxima de 225 km/h.

Motores diesel de par elevado y consumo de sólo 5,6 litros

En la cúspide del programa de motores diesel se sitúa el B 200 CDI con sus 140 CV y un par máximo de 300 Nm que le confiere un poder de tracción más que respetable. El turbodiesel de nuevo desarrollo con inyección directa common-rail acelera de 0 a 100 km en 9,6 segundos y de 80 a 120 km/h en 10,0 segundos (en 5ª marcha). La velocidad punta del B 200 CDI es de 200 km/h. A pesar de estas extraordinarias prestaciones, el consumo de combustible se mantiene por debajo de los 6 litros: 5,6 litros por 100 kilómetros (consumo combinado).

Los modelos CDI de la Clase B cumplen, incluso sin filtro de partículas, los rigurosos valores límite para gases de escape establecidos en la normativa EU-4. Con carácter opcional se ofrece un sistema de filtro de partículas diesel exento de mantenimiento.

Mercedes-Benz equipa de serie el B 200 TURBO y los modelos 180 CDI y B 200 CDI con cambio manual de seis velocidades. Para todas las variantes de motor de la Clase B se encuentra disponible opcionalmente el cambio automático de progresión continua AUTOTRONIC.

Técnología punta para mayor agilidad, manejabilidad y seguridad de conducción

A través de una serie de innovaciones en la técnica del tren de rodaje se obtiene una lograda combinación de agilidad, seguridad y confort, aspectos a los que se ha dotado de una importancia por igual en la Clase B.

Mercedes-Benz equipa su nuevo modelo con una servodirección variable en función de la velocidad. En esta dirección paramétrica electromecánica, la fuerza de asistencia se genera utilizando un motor eléctrico. Una de las ventajas de esta técnica es que la asistencia al giro del volante a bajas velocidades es mayor que al circular en autopista, lo que facilita las maniobras o el aparcamiento. Otra innovación que incorpora la Clase B es el denominado eje esférico parabólico, que contribuye de forma decisiva a la estabilidad y precisión en el guiado de las ruedas y al elevado nivel de confort de esta nueva gama de modelos.

El programa electrónico de estabilidad (ESP®) ha sido perfeccionado y ofrece por primera vez una función adicional: la servodirección inteligente STEER CONTROL. Este sistema trabaja en paralelo con la servodirección variable en función de la velocidad y reacciona ante situaciones críticas, brindando una asistencia perfectamente dosificada, a fin de ayudar al conductor a mantener la estabilidad del vehículo. Esta nueva función adicional del ESP® resulta también de gran ayuda para el conductor al frenar en calzadas con firme irregular en un solo lado; interviene corrigiendo los movimientos del volante, para transmitir al conductor una sensación más precisa al volante gracias a un mejor contacto con la calzada.

Otro destacado equipo de serie del Compact Sports Tourer es el sistema selectivo de amortiguación, que adapta la característica elástica de los amortiguadores a la situación dinámica en que se encuentra el vehículo. Durante la circulación normal en carretera, los amortiguadores actúan con una característica suave con el fin de aumentar el confort de rodadura; al tomar curvas a mayor velocidad, los amortiguadores operan con la máxima fuerza elástica y estabilizan la carrocería de la Clase B.

El proverbial nivel de seguridad de Mercedes gracias al principio sándwich

El principio tipo sándwich patentado por Mercedes-Benz permite aprovechar al máximo el espacio y es la clave del concepto de seguridad de la Clase B. Gracias a la inteligente disposición del motor y la caja de cambios —en posición oblicua, en parte delante del piso del habitáculo y, en parte, debajo de éste—, el frontal presenta una zona de deformación de mayor longitud efectiva. En caso de colisión frontal grave, la unidad propulsora no se desplaza hacia el interior del habitáculo, sino que se desliza por debajo del piso a lo largo de la chapa de soporte de los pedales (también en posición inclinada). La estructura sándwich aporta asimismo ventajas patentes en caso de colisión lateral, ya que los ocupantes van sentados en una posición unos 20milímetros más elevada que en los turismos convencionales, quedando por encima de la línea de impacto. En otras palabras: a pesar de sus compactas dimensiones exteriores, la Clase B ofrece a sus ocupantes el elevado nivel de seguridad inherente al marchamo Mercedes-Benz.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario