ESTADÍSTICAS DE LA SÉPTIMA VICTORIA DE AUDI EN LE MANS

– 250.920 aficionados (récord) asistieron en vivo al triunfo de Audi
– 600 kilómetros de carrera con total fiabilidad
– Exhibiciones en Goodwood y Norisring

La tecnología TDI volvió a ser la fuerza dominante en las 24 Horas de Le Mans por segundo año consecutivo. Para Audi, fue la séptima victoria en nueve participaciones en la clásica francesa de resistencia. Al mismo tiempo, Audi le dio a la industria alemana del automóvil su vigésimo quinto triunfo en la prueba. Allan McNish ha pilotado el prototipo ganador en Le Mans en el “Festival of Speed” de Goodwood el pasado fin de semana. Los espectadores que acudan al circuito Norisring también han podido contemplar al revolucionario prototipo diesel en acción, ya que Frank Biela completó varias vueltas al trazado, inmediatamente antes de que se diera la salida a la carrera del DTM.

Lo más destacado del último triunfo de Audi en Le Mans:

250.920 espectadores disfrutaron en vivo de la 75ª edición de las 24 Horas de Le Mans, lo que supone un nuevo récord absoluto de afluencia de público.

El Audi R10 TDI vencedor en la edición de este año de Le Mans tenía el chasis número 202. Esta unidad había ganado ya las 12 Horas de Sebring (EEUU) el pasado mes de marzo y completó al día siguiente otras 12 horas de pruebas en Sebring y 30 más en Paul Ricard (Francia) en abril.

Con su 7ª victoria (en nueve participaciones), Audi se colocó en la 3ª posición del ranking de los ganadores en toda la historia de Le Mans. Sólo Porsche (16) y Ferrari (9) cuentan con un mayor número de triunfos en su haber.

Emanuele Pirro subió al podio de Le Mans por novena vez consecutiva.

Frank Biela y Emanuele Pirro celebraron su 5º triunfo en Le Mans. Ello les ha situado en la 3ª posición del ranking de vencedores en la prueba, empatados con Derek Bell y detrás de Tom Kristensen (siete victorias) y Jacky Ickx (seis victorias). Fue la tercera victoria consecutiva en Le Mans para Marco Werner.

La media de edad de los pilotos del equipo ganador fue de 43 años, una muestra más de que la experiencia es un componente imprescindible en Le Mans. Fue el noveno triunfo en Le Mans para el equipo de Reinhold Joest. Ello le convierte, de lejos, en el equipo con más triunfos en la carrera.

El socio tecnológico suministrador de neumáticos Michelin celebró este año su décima victoria consecutiva en Le Mans.

El prototipo ganador completó un total de 369 vueltas (once menos que el año pasado), lo que equivale a una distancia de 5.029,11 kilómetros, a una velocidad media de 236,183.

Contando la segunda sesión de calificación y el warm-up, el motor V12 TDI del R10 TDI ganador cubrió más de 5.600 kms sin un solo problema técnico.

Durante la carrera, al margen de los cambios de neumáticos, el coche ganador sólo tuvo que realizar tres paradas en boxes no programadas. El alerón trasero y la carrocería de la parte posterior debieron sustituirse a las 21:56 horas, tras un encontronazo con un coche de la categoría GT1. El R10 TDI volvió a los boxes una vuelta más tarde, porque el fusible de la luz trasera había quedado inservible tras el golpe. A las 6:23 horas de la madrugada la parte frontal de la carrocería tuvo que sustituirse a raíz de un fuerte golpe contra una piedra de grandes dimensiones.

El Audi R10 TDI vencedor se detuvo en los boxes un total de 34 veces a lo largo de la carrera. Se sustituyeron los neumáticos y se llenó el tanque de combustible en la mayoría de las paradas. El coche sólo pasó 26 minutos y 57 segundos parado en la línea de boxes.

Los pilotos de Audi entraron, como media, cada 12 vueltas para repostar. Debido a que su ritmo fue más rápido, la media de consumo ascendió a 42,19 litros de diesel Shell V-Power por cada 100 km.

La vuelta rápida en carrera (3:27.176, a una media de 236,825 km/h), la firmó Allan McNish en el Audi R10 TDI número 2 en la madrugada del domingo, a las 5:39 horas.

Esta entrada fue publicada en Audi, Competicion en circuitos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario