El valor de las marcas

Durante la primera quincena de junio Fiat Auto ha organizado en Milán con los agentes de las redes de ventas de Fiat, Lancia y Alfa Romeo, un encuentro sin precedentes por el número de participantes y el contenido del programa presentado.

En el insólito marco de los estudios cinematográficos “East End Studios”, han asistido, procedentes de 25 países, 1015 Concesionarios de Fiat, 765 de Alfa y 400 de Lancia. En total, 6000 participantes en representación de 2180 concesionarios.

Objetivo: crear, para cada una de las tres marcas, un encuentro de presentación de las estrategias empresariales al que seguirán cuatro workshops dedicados, respectivamente, a la marca, al producto, al marketing y a la satisfacción del cliente. Y elaborar, de este modo, la estrategia de desarrollo comercial de los próximos años, así como los planes empresariales (de empresa y concesionarios) necesarios para poder ponerla en práctica.

De un encuentro a dos bandas, que ha permitido compartir con los especialistas en la materia cada objetivo y elección competitiva, ha surgido un programa de trabajo articulado que constituye la respuesta de Fiat Auto y de sus redes de ventas a los cambios en curso en el ámbito comercial en general y en el del automóvil en particular. Transformaciones que, si bien por una parte representan un factor de riesgo y una agravación de la competencia del mercado, por la otra se revelan como una oportunidad comercial y de crecimiento muy ventajosa para quien sepa aprovecharla.

Ocasión que se revela aún más interesante desde el momento en que Fiat Auto pone a disposición de aquellos que la representan cada día frente a los clientes, nuevos modelos de gran impacto. Excelentes automóviles portadores de nuevas ideas y soluciones tecnológicas como el Lancia Thesis, el Alfa 156 GTA y Sportwagon GTA y el Fiat Stilo.

Los trabajos y la trayectoria, conjunto físico e ideal, en la experiencia de la “marca como valor añadido y oportunidad comercial” se han desarrollado dentro de tres sugerentes ambientes (Lancia, Alfa y Fiat), destinados a reproducir el escenario en el que, de forma virtual, intervienen objetivo, producto y marca.

El de Lancia lo ha formado una sala pensada como espacio envolvente, en el que se desarrolla la metáfora de la carretera, el territorio natural del concesionario, el verdadero punto de contacto físico con el cliente (una ideal Via dello Stile que nos recuerda via Condotti de Roma, via Montenapoleone de Milán y el Fauburg St. Honoré de París). El lugar donde adquiere sentido el concepto de estilo como sinónimo de moda, elegancia, placer, refinamiento, cuidado de los detalles.

En resumen, son justo los valores de la marca Lancia los que han tomado vida en una pantalla de proyección de 40 metros de anchura y 4,5 de altura, formada por 5 pantallas unidas.

La que domina el espacio reservado al “mundo” Alfa Romeo es la gran calandra del 147 (símbolo de la nueva vitalidad de la marca) colocada en el centro de las pantallas situadas frente a la platea.

Y, entre el público, un palco que quiere expresar la idea de una mesa de reuniones entorno a la cual se sientan los hombres de la Empresa y de los Concesionarios, los socios llamados a desafiar los propios límites para preparar el futuro de Alfa Romeo.

Alrededor, un ambiente conjugando los tonos que desde siempre han dado color al espíritu de la marca: el blanco y el negro, intercalados con “firmas” en rojo y plateado.

Finalmente, sencillo y alegre, amistoso y tecnológico: el universo de la marca Fiat. Los participantes, sentados en una sala estilo anfiteatro, tendrán a sus espaldas unas paredes geométricas que las luces pincelarán de color. Delante suyo, en una gran pantalla de decenas de metros de longitud, cobran vida sugerentes escenografías electrónicas.

Una vez más, el ponente se encuentra en el centro, prácticamente rodeado por su público en un diálogo continuo. Después viene la sorpresa: la pantalla se abre como un portal gigantesco. Y se convierte en el acceso a la zona trasera de la exposición que crea un efecto multiplicador porque reproduce la misma arquitectura que la primera sala.

Esta entrada fue publicada en Alfa Romeo, Fiat, Lancia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario