EL SISTEMA HÍBRIDO DE DOS MODOS DEL GMC GRAPHYTE MUESTRA EL FUTURO DE LOS SUV

· SUV con tracción total permanente y propulsión totalmente híbrida de dos modos que reduce el consumo de combustible hasta en un 25%

· Muestra el compromiso de GMC con la innovación y la excelencia tecnológica

· Estilo elegante que eleva el diseño de GMC a un nivel superior

DETROIT – El coche de concepto GMC Graphyte es un refinado SUV con todas las cualidades que se pueden esperar de un gran todoterreno, pero con una economía de consumo mejorada en un 25 por ciento, gracias a la utilización del sistema de propulsión híbrido de dos modos de GM. Un diseño a medida, incluyendo una elegante parrilla cromada, proporciona al Graphyte -que ha sido diseñado y fabricado en el Estudio de Diseño Avanzado de GM en Coventry (Inglaterra)- un aire urbano muy especial.

El Graphyte de tamaño medio utiliza el sistema híbrido de dos modos, combinado con un motor V8 Vortec de 5.300 cc que, a su vez, incorpora la tecnología de “Cilindrada según la Demanda” (DoD), para proporcionar fuerza y potencia de forma continua en cualquier situación de conducción. Se trata de un sistema híbrido similar al que se ofrecerá de serie en los SUV de gran tamaño, GMC Yukon y Chevy Tahoe, en 2007.

“La promesa de tecnología híbrida del Graphyte es la de ofrecer prestaciones sin complejo de culpabilidad”, ha afirmado Tom Stephens, Vice-Presidente de Grupo de GM Powertrain. “Proporciona una mejora espectacular en consumo de combustible sin necesidad de debatir las verdaderas razones por las que los clientes quieren utilizar sus SUVs”.

El sistema híbrido de dos modos está basado en la tecnología diesel híbrido-eléctrica de múltiples patentes, con la que GM ha sido pionera al aplicarla en autobuses, y que se desarrollará conjuntamente entre GM y DaimlerChrysler para aplicaciones en vehículos de GM, del Grupo Chrysler y del Grupo de Turismos Mercedes. Entre las variantes previstas se incluyen modelos con tracción trasera, delantera y tracción total para turismos, todoterrenos, camionetas y otros vehículos.

El primer modo de funcionamiento, con una combinación de la propulsión eléctrica y la potencia del motor de combustión, proporciona capacidad de ahorro de combustible cuando se circula a baja velocidad, en situaciones de tráfico con constantes paradas y arranques, algo típico del tráfico en las grandes ciudades. El segundo modo de funcionamiento se utiliza principalmente a altas velocidades para optimizar la economía de consumo, al tiempo que proporciona la máxima capacidad de empuje del motor cuando la situación lo requiere, como al remolcar o al afrontar pendientes inclinadas. Este modo trabaja creando sinergias con otras tecnologías como la “Cilindrada según la Demanda” (Displacement on Demand) para reducir el consumo de combustible cuando se circula por autopistas.

La tecnología híbrida de dos modos es uno de los tres pilares, y el más importante, de la estrategia de GM en sistemas de propulsión avanzados, cuyo objetivo es sacar al automóvil del debate sobre la energía y el medioambiente. Su diseño universal permite a los ingenieros utilizar esta arquitectura para equipar vehículos de cualquier tamaño ya que el sistema puede acoplarse en el mismo espacio que necesita una transmisión automática convencional, con un conjunto de baterías para proporcionar la energía eléctrica.

“En GM tenemos la percepción de que es mejor utilizar primero la tecnología híbrida en vehículos grandes, como SUVs y autobuses, porque por lo general son los que consumen más combustible”, ha explicado Stephens. “Con el Graphyte, hemos demostrado su integración en un tipo de vehículo en el que la tecnología de ahorro de combustible hará el mejor papel, conservando todas las cualidades por las que son reconocido los SUV, los todoterreno y las camionetas de GMC.”

El sistema híbrido de dos modos y los componentes auxiliares del Graphyte incluyen un conjunto de baterías de hidruro de metal y níquel (NiMH) y 300 voltios, situado transversalmente por debajo del asiento trasero, así como un equipo accesorio bajo el capó que proporciona electricidad al climatizador, la dirección asistida y los frenos. El propio sistema de transmisión incluye dos motores eléctricos muy compactos y una serie de engranajes, que proporcionan una infinita variedad de relaciones de cambio, todo ello en el espacio de una transmisión automática convencional como la Hydra-Matic 4L60-E.

El Graphyte cuenta con la rigidez de un auténtico todoterreno, incluyendo un chasis de escalera perimetral, con suspensión delantera de montantes telescópicos y una suspensión trasera de cinco brazos. La altura de la suspensión es regulable a voluntad del conductor, con un recorrido total de 120 mm. En su posición más baja se favorece la aerodinámica – mejorando el consumo de combustible – y en la más alta proporciona mayor altura libre al suelo en conducción todo terreno.

La unión con el asfalto se realiza a través de un equipo de llantas de magnesio de 22 pulgadas de diámetro, equipadas con unos neumáticos Goodyear experimentales para todo tipo de superficies. La frenada queda a cargo de un sistema de frenos con discos a las cuatro ruedas y ABS de cuatro canales. Los discos de freno están taladrados y perforados, y miden 381 mm en el eje delantero, y 374,6 mm en el trasero.

Diseño

El Graphyte eleva el lenguaje de diseño de GMC a unos nuevos niveles de elegancia, incorporando fuertes rasgos característicos de los vehículos tipo “camioneta”, con cortos voladizos, amplios pasos de rueda y una parrilla muy vertical, con una apariencia de líneas puras y aerodinámicas.

“El Graphyte orienta el diseño de los SUVs hacia un estilo más refinado, y a la vez refuerza los auténticos atributos y prestaciones de GMC,” ha explicado Anne Asensio, Directora Ejecutiva de Diseño. “Hay un aire urbanita de sofisticación que no se puede encontrar en otros SUV, pero que es apropiado para su tecnología híbrida.”

El exterior combina la funcionalidad y la pureza asociada a los SUVs tradicionales con el refinamiento y la distinción que, sin duda, mantiene el ADN de GMC. La aerodinámica también juega un papel fundamental en el diseño del vehículo, y las formas “resbaladizas” mejoran la economía de combustible. El gran parabrisas del Graphyte inclinado 40 grados, sus faros y la estilizada línea del techo, transmiten una imagen impulsada por el viento, al tiempo que un protector liso bajo la carrocería reduce el coeficiente aerodinámico. El diseño de las puertas sin montantes también contribuye al estilo uniforme y suave, ya que el cristal aparece como un elemento continuo desde el montante delantero hasta el posterior. También cuenta con dos claraboyas transversales – divididas por una consola – que proporcionan mayor sensación de amplitud en el interior.

“La potente apariencia del Graphyte y sus nuevas proporciones son una combinación de funcionalidad, espacio eficiente y prestaciones aerodinámicas,” ha comentado Simon Cox, Director del Estudio de Diseño Avanzado en el Reino Unido.

Detalles como los faros de Xenón, con diseño tipo joya, y los pilotos traseros de tipo LED – los faros giran a derecha e izquierda y se mueven hacia arriba y hacia abajo para seguir los movimientos del vehículo –, complementan la nueva parrilla metálica diseñada para proporcionar sensación de solidez. Incluso el color “gris espiral” del Graphyte destila un aire profesional de fortaleza y elegancia urbana.

Los detalles exteriores también incluyen un sistema inteligente de apertura del portón posterior. El portón abre de forma independiente su parte superior e inferior, y esta última articula y se dobla hacia abajo, lo que facilita las labores de carga del maletero. Al igual que en la parrilla delantera, el portón también cuenta con un prominente logotipo de GMC en rojo.

Desde su elevada posición de conducción, el interior del Graphyte ofrece una excelente luminosidad, intensificada por las grandes claraboyas en el techo. Inserciones chapadas en madera de mocanto, así como guarnecidos recubiertos de aluminio anodizado y pulido, acentúan la tapicería en piel color “gris espiral” que se utiliza en la zona superior de todo el habitáculo. Los asientos delanteros también llevan inserciones y guarnecidos en madera y aluminio, y están montados en soportes especiales en vez de en las guías convencionales, para proporcionar mayor espacio para las piernas. La parte inferior del salpicadero está recubierta de piel en color madera de sándalo, un tapizado que también se utiliza en la parte inferior de los paneles de las puertas y asientos.

Los asientos traseros tienen una configuración 1-2-3, con los respaldos plegables de forma totalmente independiente. Las banquetas también se abaten incrementando el espacio de carga, mientras que todo el conjunto del asiento cuenta con regulación longitudinal, para proporcionar más espacio para las piernas.

Los intuitivos controles para el sistema híbrido se localizan en el centro de la consola, y consisten en un mando “by-wire” (por cable), muy sencillo de operar. En vez de accionar una palanca que mueve un mecanismo o un engranaje, el conductor simplemente pulsa un botón para seleccionar una posición del cambio: hacia delante, marcha atrás o “parking”. Todos los mandos se diseñaron para aumentar la sensación de control, así como la conexión entre el conductor y la tecnología que ofrece el Graphyte – una relación que evoca una respuesta emocional del conductor y los pasajeros.

Una pantalla de cristal líquido en la consola muestra los detalles sobre el funcionamiento del sistema híbrido, mientras que el panel de instrumentos, situado a la vista del conductor, proporciona información sobre la velocidad, revoluciones del motor y otros datos con los relojes analógicos convencionales. La pantalla de la consola también proporciona acceso al sistema de navegación y otras opciones de info-comunicación. Los pasajeros de los asientos traseros cuentan con otra pantalla plegable en una consola situada en el techo.

El Graphyte 2006 también está equipado con el sistema OnStar. Con 3 millones de abonados, OnStar es el mayor proveedor nacional de servicios de información y seguridad para el automóvil, utilizando el sistema de posicionamiento global (GPS), la red de satélites y tecnología sin cables. Los usuarios pueden utilizar el dispositivo de reconocimiento de voz en español, francés o inglés. Pulsando un botón, el sistema permite al usuario elegir el idioma con el que quiere comunicarse con el sistema. Otros servicios del sistema OnStar incluyen la asistencia y localización del vehículo en caso de robo, cierre a distancia de puertas, asistencia en carretera, servicios de emergencia y aviso automático en caso de accidente.

GM es el único fabricante de automóviles del mundo que se ha comprometido a ofrecer una completa gama de vehículos con protección de seguridad antes, durante y después de un accidente. Los vehículos equipados con el sistema OnStar incluyen el servicio de notificación automática en caso de accidente. Si los airbags se despliegan, el sistema envía una señal al centro de avisos de emergencia OnStar, que se encarga de contactar con el vehículo para verificar si se necesita algún tipo de asistencia, al tiempo que puede conectar con los servicios de emergencia para enviar ayuda. En muchos casos, los ocupantes del vehículo pueden resultar seriamente heridos, y no pueden responder a los avisos. La unidad GPS del sistema OnStar permite comunicar a los servicios de emergencia la localización del vehículo. Actualmente, el sistema OnStar responde al menos a una llamada cada hora por activación de los airbags, en los Estados Unidos y Canadá.

Adicionalmente, el Graphyte incluye el exclusivo sistema AACN (Advanced Automatic Crash Notification), de notificación en caso de accidente, de GM. El sistema AACN detecta colisiones e incluso vuelcos, independientemente de si los airbags se activan o no, y transmite otros datos del accidente, como la dirección de la fuerza en el impacto, el número de airbags y cuáles son los que se han activado, así como la máxima deceleración sufrida en el choque, de forma que los servicios de emergencia puedan estar preparados antes de llegar al lugar del accidente.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS:

Coche de Concepto GMC Graphyte Híbrido

Tipo de Vehículo: Coche de concepto SUV de 5 plazas, motor delantero, tracción total

Dimensiones (mm): batalla: 2.895,4

longitud: 4.768

anchura: 2.004

Motor de gasolina: V8 Vortec 5300 con sistema DoD, Cilindrada según la Demanda

Potencia (CV / kW 300 / 223,5

Par (Nm) 449

Motores eléctricos: Dos motores integrados en la carcasa de la transmisión Hydra-Matic 4L60-E

Sistema totalmente híbrido

de dos modos: Variable controlado electrónicamente, con bloqueo mecánico

Baterías: tipo: 300 voltios NiMH

localización: bajo el asiento trasero

Esta entrada fue publicada en General Motors. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario