EL SEQUEL ES UN VEHÍCULO SEGURO Y DIVERTIDO DE CONDUCIR POR SU ACELERACIÓN DESDE PARADO, MANIOBRABILIDAD Y ESTABILIDAD SIN PRECEDENTES.

DETROIT – El Sequel posee las tecnologías electrónicas por cable (“by-wire”) más modernas, y las integra en un vehículo que, además de ser seguro, permite disfrutar de la conducción proporcionando el máximo control al conductor. Los sistemas electrónicos “by-wire” utilizan señales eléctricas para controlar los mecanismos que actúan sobre el acelerador, los frenos y la dirección, así como sobre los sistemas de amortiguación.

“Eso le permite responder más rápidamente y transmitir más sensaciones al conductor, lo que proporciona un control del vehículo mucho más preciso”, ha declarado Nick Zielinski, Ingeniero Jefe de Integración del Sistema Avanzado de GM.

La equilibrada distribución de peso en los ejes delantero y trasero del 50:50 y su bajo centro de gravedad proporcionan a la estructura inferior del Sequel una gran estabilidad. El Sequel, además de antibloqueo de frenos y el sistema de estabilidad StabiliTrak, cuenta con un mecanismo único de tracción total con control de par delantero y trasero, que aporta aún mayor estabilidad y capacidad de tracción.

Un motor eléctrico trifásico de 60 kW transversal impulsa las ruedas delanteras, mientras que las traseras tienen cada una en su interior un motor eléctrico trifásico de 25 kW, lo que significa una potencia total de 110 kW.

“Hemos mejorado el par del sistema delantero de tracción un 25 por ciento sobre el prototipo Chevrolet S-10 que mostramos el año pasado”, ha explicado Chris Borroni-Bird, Director del Grupo de Fusión de Diseño y Tecnología, así como Director del Programa del Sequel. “Montando un motor eléctrico en cada rueda trasera conseguimos un 42 por ciento de incremento de par cuando el vehículo comienza a acelerar. Todo este par está disponible instantáneamente, lo que hace que el Sequel sea realmente tan divertido de conducir.”

Los motores de las ruedas traseras y el módulo inversor de potencia del motor delantero han sido desarrollados por el Centro de Tecnología Avanzada de GM en Torrance, California (EE.UU).

“Los motores integrados en las ruedas es la forma natural de implantación de la tracción total, y proporcionan más capacidad de tracción y control antideslizante, mejorando la dirección y las prestaciones”, ha afirmado Borroni-Bird.

Esta entrada fue publicada en Opel. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario