El sector del motor no levanta cabeza en Wall Street

La Bolsa de Nueva York no logró contagiarse del sentimiento optimista navideño y registró caídas en sus tres principales índices lastrada por el peso de las compañías automovilísticas. Las pérdidas anunciadas por Toyota cayeron como una losa en sus cotizaciones, después de que en las últimas jornadas experimentaran una recuperación sensible gracias a la aprobación del plan de rescate el pasado viernes. Además, los malos resultados presentados por Walgreen también sumaron para presionar al rojo al parqué.

Así las cosas, el Dow Jones de industriales cayó al cierre un 0,69%, hasta los 8.519 puntos, el selectivo S&P 500 se dejó un 1,83%, hasta los 871 puntos y el Nasdaq Composite perdió un 2,04%, hasta los 1.532 puntos.

La recuperación bursátil de General Motors y Ford se ha visto frenada en el día de hoy tras el anuncio efectuado por la compañía nipona Toyota en el que confirmaba que espera las primeras pérdidas operativas de su historia por un valor de 1.680 millones de dólares.

El efecto negativo provocado por la fuerte caída de la demanda de automóviles en todo el mundo por la crisis económica, así como del tipo de cambio del yen frente a otras divisas provocarán que Toyota entre en números rojos al cierre de su año fiscal. El sector del motor en Wall Street ha recibido como un batacazo esta noticia y aceleró en los últimos minutos de sesión. General Motors se dejó un 22% y Ford se desploma un 13%.

Walgreen decepciona
En una jornada huérfana en datos macroeconómicos, las noticias empresariales se convirtieron en las principales referencias en los mercados. Hoy le tocaba presentarse en el parqué con sus cuentas trimestrales la cadena de farmacias Walgreen que ha decepcionado al mercado con sus resultados.

En el último trimestre, Walgreen ha bajado sus beneficios en un 10%, hasta los 408 millones y ha anunciado que reducirá su ritmo de crecimiento de nuevas tiendas en un 4% y un 4,5% para 2010 y en un 3% para 2011, respecto de su anterior previsión. Las acciones de la compañía se dejaron un 6%.

Otra de las noticias que han conocido los inversores ha sido la nueva política salarial de Caterpillar, que ha decidido recortar los sueldos de sus empleados y congelará la contratación de nuevos trabajadores durante el próximo año debido al “deterioro continuo en las condiciones en muchos mercados”. Sus acciones corrigieron un 4% su valor.

Sector financiero
Dentro del sector bancario, JPMorgan ha confirmado la compra de dos filiales de la entidad suiza UBS dedicadas al negocio de las materias primas, aunque no ha proporcionado ninguna cifra oficial del montante de la operación. Los inversores aplauden el movimiento durante buena parte de la sesión pero al final, sus acciones se dejaron 2%.

Además, la compañía aseguradora AIG, que acabó abocada la ayuda gubernamental para mantener sus operaciones en el pasado mes de octubre ha vendido su filial HSB Group al grupo alemán Munich Re por 742 millones de dólares (533,5 millones de euros).

Los inversores estadounidenses se muestran indulgentes con AIG y valoraron positivamente la desinversión que ha llevado a cabo la aseguradora para poder hacer frente a las millonarias deudas que mantiene con el Gobierno de Estados Unidos tras su rescate. Las acciones de la ex componente del Dow Jones se apuntaron un 2%.

El precio del petróleo tuvo una nueva jornada de altos y bajos. La cotización del barril Texas comenzó el día rebotando ligeramente pero a partir de media sesión, se dio la vuelta y acabó retrocediendo posiciones. Al cierre, los futuros del crudo norteamericano acabaron en los 39,91 dólares, al perder 2,45 dólares.

Expansión.com

Esta entrada fue publicada en Economia motor. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario