El saldo comercial positivo en el sector del automóvil continúa mejorando

 

 

2012 se cerró con un saldo positivo cercano a 10.600 millones de euros, un 6,7% más
que el año anterior.

La mejoría de la balanza comercial del sector se debe a los vehículos, cuyas
exportaciones superan claramente a las importaciones, con un saldo de más de 14.000 millones de euros en 2012.

La evolución del saldo, con la exportación disminuyendo a mucha menor velocidad
que las importaciones, se ha modificado profundamente a lo largo del período de
crisis, generando un excedente comercial 2008-2012 que triplica holgadamente el de
los cinco años precedentes.
Por el contrario, en el comercio de partes y piezas de automóviles (carrocerías, chasis,
motores, cajas de cambio, etc.) el valor de las importaciones excede al de las
exportaciones en saldos negativos y relativamente constantes cercanos a 3.500-
4.500 millones de euros.

La diferencia tendencial entre ambas partidas arancelarias se explica en buena
medida por el mantenimiento relativo de los niveles de producción y por tanto de la
utilización de componentes de importación, frente a la fuerte caída experimentada por
el consumo final.
Las tasas de cobertura respectivas en 2012 han sido del 260% en
vehículos, del 74% en componentes y del 148% en total, para valores
medios 2008-2012 del 205%, 69% y 130% respectivamente.
A pesar de la importación neta de componentes, las exportaciones de vehículos
compensan sobradamente el déficit generando saldo positivo en el conjunto de la
balanza desde 2008. El saldo positivo acumulado 2008-2012 asciende a 36.000
millones de euros.

El valor de las exportaciones se ha incrementado un 3,4% en los 3 primeros
meses del año, lo que ha significado un aumento de casi el 42% en la balanza
comercial del sector.

Si se exceptúa 2012, año en el que se ha realizado un esfuerzo importante de
diversificación de exportaciones, la cuota de vehículos españoles en los principales
mercados europeos se ha mantenido en niveles prácticamente constantes, incluso
creciendo, hasta 2011.

En media del período 2008-2011, la cuota española en los cuatro mayores mercados
se ha situado en un 13,4%, muy similar a la de años precedentes (13,8% entre 2004 y
2007).

Dentro de estos destinos tradicionales de exportación, la cuota de vehículos españoles se
mantiene especialmente fuerte en Alemania, con un crecimiento del 8,3% entre 2006 y 2012, pese a que el mercado alemán ha caído un 10,0% en dicho período.

La buena aceptación de los vehículos españoles en el mercado alemán puede resultar en un
significativo crecimiento de la exportación cuando la demanda interna alemana entre de
nuevo en una senda de crecimiento sostenido, compensando la recesión de los países más
afectados por la crisis.

La caída de importaciones, aunque ligada fundamentalmente a la reducción del tamaño
de mercado, también se ha visto reforzada por la mayor cuota alcanzada por los vehículos
made in Spain en el mercado interno.

En el primer trimestre de 2013 la cuota de vehículos españoles en nuestro mercado
interno se ha acercado al 38%, es decir, casi 12 puntos más que en 2006. El ratio de las exportaciones sobre la producción también se ha recuperado de forma muy significativa desde finales de 2012, tras 4 trimestres de caída continuada (+0,8% en el último trimestre 2012 y +2,0% en los 3 primeros meses de 2013) La mejoría del ratio

Exportación/Producción se ha debido principalmente a los vehículos
comerciales e industriales.

En el caso de los turismos, el efecto del Plan PIVE y el incremento de cuota en el mercado
interior ha hecho disminuir el ratio.

Ante la caída de muchos de los mercados tradicionales para la exportación española,
en 2012 los fabricantes están diversificando los mercados de destino, incrementando
notablemente la exportación de vehículos españoles a mercados fuera de la UE.

Esta diversificación se ha acentuado aun más en el 1er trimestre de 2013,
acercándose a un 27% de exportaciones fuera de la UE-15, la proporción más
elevada que se ha dado hasta la fecha.

Destacan especialmente los casos de Argelia y Turquía, que en 2012 se situaron como 5º
y 6º destino de la exportación española.

El esfuerzo diversificador empieza también a notarse en zonas más alejadas tanto geográfica como históricamente: 1,7% en Méjico, igual porcentaje en Rusia y 1,4% en Australia.
La baja motorización de estos países, el buen encaje en sus mercados del tipo de vehículo
español y la mejor situación desde el punto de vista logístico abren posibilidades de futuro
muy interesantes para las fábricas españolas.

Esta entrada fue publicada en Anfac. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario