El reglamento Europeo obligará al etiquetado de neumáticos a partir del día 1 de noviembre de 2012

La nueva etiqueta aparecerá en el mercado, de manera obligatoria, a partir del 1 de noviembre de 2012, tras un laborioso proceso de definición y puesta en aplicación, que se concretó en 2009 con la publicación del reglamento europeo 1.222/2009.

La etiqueta clarificará las cualidades de los neumáticos en cuanto al consumo de carburante, indicando la resistencia a la rodadura, a la seguridad, a través de la distancia de frenada en mojado, y del confort acústico, mediante la medida del ruido exterior de rodadura.

Michelin apoya esta iniciativa que proporciona más información al comprador y le sensibiliza sobre la importancia que tienen los neumáticos, por ejemplo para su seguridad. Pero Michelin va más allá, proporcionando en todas sus gamas los productos que mejor responden a cada una de las necesidades de los usuarios.

El neumático es el único elemento de unión entre los coches y la carretera y, por lo tanto, es un factor clave en la seguridad y el comportamiento de éste. Además, al neumático le pedimos duración, confort, eficiencia, fiabilidad, economía de uso… Un conjunto de factores cuya combinación sólo está al alcance de las marcas que tienen una estrategia clara de I+D. La etiqueta informará al usuario sobre alguno de estos factores, ayudando al usuario a tomar una decisión, junto con la información del resto de características que no están en la etiqueta.

El equilibrio de prestaciones es la respuesta de Michelin a las necesidades de los usuarios más exigentes. Combinar duración, baja resistencia a la rodadura (mayor eficiencia energética) garantizando el mayor nivel de seguridad es el reto de la movilidad sostenible.

Esta entrada fue publicada en Michelin. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario