El Racc y Honda unen esfuerzos por la seguridad de los motoristas

En el 53% de los accidentes se detecta una responsabilidad de otros vehículos, en la mayoría de casos turismos. De ahí la importancia de desarrollar campañas de convivencia
El 83% de las motos con las que se sufrió el accidente no disponía de un sistema de seguridad activa (ABS, CBS o control tracción).
Sólo el 14% de los motoristas han llevado a cabo una formación práctica de perfeccionamiento de sus habilidades cuando los registros de accidentalidad mejoran entre quienes han hecho un curso específico.
El 49% de los accidentes de moto ocurren en los primeros 15 minutos de trayecto
El RACC, el mayor automóvil club de España, y Montesa Honda, siguiendo la línea de fomentar la seguridad vial y la defensa de los usuarios en aspectos de movilidad, han realizado una encuesta para analizar los hábitos y necesidades de los motociclistas. Este análisis permite poner el foco en un modo de transporte que ha incrementado en los últimos años, tanto en el ámbito urbano como interurbano. La vulnerabilidad del colectivo de motoristas hace necesario analizar el perfil de los motociclistas y las principales causas de los accidentes con el objetivo de concienciar todos los usuarios de la vía para potenciar la seguridad vial entre este colectivo, y de hacer llegar a las administraciones y grupos de investigación una radiografía de las principales necesidades de los motoristas.

CARACTERÍSTICAS DE LA ENCUESTA

La encuesta se ha realizado a 3.390 conductores que utilizan o han utilizado la motocicleta, en el ámbito territorial de todo el Estado español.
De los 3.390 motoristas encuestados, un 55% tiene más de 10 años de experiencia conduciendo vehículos de dos ruedas a motor. Un 5% de la muestra es de conductores que están en el su primer año de motorista.
En la muestra analizada, la mediana de años de experiencia conduciendo motos es de 16 años.
EXPERIENCIA EN LA CONDUCCIÓN

A medida que aumenta la experiencia del motorista, este se va decantando por motos de mayor cilindrada.
Es sólo a partir de los 10 años de experiencia que aquellos que se consideran expertos superan el 30%, por lo tanto, el motorista es consciente de que cuesta llegar a ser un experto.
Hay un porcentaje significativo de motoristas (31%) que con menos de 1 año de experiencia sobrevaloran sus habilidades.
CILINDRADA VERSUS CIRCULACIÓN

La moto se ha convertido en un vehículo de uso continuo, en todos los segmentos de usos, de lunes a domingo.
Los motoristas que hacen menos Km. circulan con vehículos de menor cilindrada. Conforme se hace más Km., también aumenta la cilindrada.
Hay un uso urbano más asociado a cilindradas pequeñas mientras que en carretera son las cilindradas más grandes.
El 27% de los motoristas de scooters las usan únicamente por movilidad obligada (laborables).
El uso de motos de gran cilindrada sólo para el fin de semana queda reducido al 20-30% de los motoristas.
El uso ocasional se mantiene estable alrededor del 10%, en todos los tipos de moto.
ACCIDENTALIDAD

El 58% de los encuestados reconocen haber sufrido algún accidente a lo largo de su vida como motoristas, que de mediana es de 16 años.
Hombre, entorno urbano y moto de baja cilindrada es el perfil de mayor riesgo, en consonancia con las estadísticas de accidentalidad.
En la C.Madrid (64%), Cataluña (62%) y C.Valenciana (62%) es donde más elevada es esta proporción por su más marcado componente urbano.
En el 53% de los accidentes se detecta una responsabilidad de otros vehículos, en la mayoría de casos turismos, pero también de pesantes en vías rápidas.
El 49% de los accidentes de moto ocurren durante los primeros 15 minutos de trayecto. En vías urbanas, un 63% ocurren durante los primeros 15 minutos.
CAUSAS DE LOS ACCIDENTES

En ámbito urbano se produce el mayor riesgo de accidente (normalmente leve), pero es en vías rápidas donde el riesgo de lesión grave es más elevado.
En vía rápida, el tránsito denso, el estado del asfalto o la meteorología son factores de riesgo, y destacan los accidentes por alcance y choque lateral en un cambio de carril.
En carreteras convencionales, el factor más decisivo son las curvas (especialmente a izquierdas), así como el estado del asfalto. También son significativos los accidentes con un animal.
Los factores que más influyen en los accidentes son el humano (49%), el entorno de la infraestructura y la meteorología (22%) y las infracciones de cualquiera de las partes implicadas (18%).
La intervención del factor humano en la accidentalidad se concentra en distracciones, actitud inadecuada y errores de cálculo (habilidades).
Únicamente el 14% de los motoristas han llevado a cabo una formación específica para perfeccionar sus habilidades como frenadas, gestión de curvas, percepción de riesgos, etc.
La formación avanzada está más vinculada a motocicletas de más cilindrada y a un uso personal del vehículo.
Entre los motoristas que han hecho una formación adicional, un 84% no han vuelto a sufrir accidentes con posterioridad, ante un 15% que sí.
Los motoristas identifican la conservación de carreteras, el equipamiento y formación de motociclistas y el respeto mutuo entre los usuarios de la vía como los aspectos clave a mejorar en su seguridad vial.
RECOMENDACIONES

A los motoristas:

Adquirir vehículos con las últimas tecnologías en seguridad (ABS y control de tracción), revisar el alumbrado para ser vistos por los otros usuarios de la vía.
En condiciones meteorológicas adversas o calzada en mal estado, adecuar la conducción, conducir concentrado y consciente de las limitaciones propias y del entorno.
Atender a los movimientos del resto de usuarios de la vía o de situaciones que puedan representar un peligro potencial (anticipación).
En carretera, tener especial cuidado con el trazado de curvas en las carreteras convencionales con poco tráfico.
En vías rápidas preveer los movimientos laterales de otros vehículos, especialmente los pesados​​, no fiarse en situaciones de tráfico denso, moderar la velocidad en situación meteorológica adversa.
En zona urbana, atender a los movimientos de los demás vehículos con especial cuidado en los cruces, tanto semaforizados como no.
Llevar a cabo una formación adicional de perfeccionamiento permite reducir el riesgo personal de accidente, y el uso de elementos de protección reduce la lesividad.
Los conductores de turismos y camiones, guardar especial cuidado en los movimientos laterales y en los cruces, ya que los motoristas son un usuario más vulnerable.
A las Administraciones

Recuperar los niveles de inversión en mantenimiento de carreteras para asegurar un correcto nivel de seguridad vial para todos los usuarios de la vía, con especial mención al estado de mantenimiento del firme y sustitución de objetos rígidos en curvas y cruces.
Auditorías de seguridad en las rutas habituales de los motociclistas y revisión de la efectividad de las medidas aplicadas hasta ahora.
Estimular la realización de cursos de perfeccionamiento entre los motociclistas, pues representan una inversión pública con un alto retorno social en siniestralidad evitada. Promover la formación en el ámbito de los riesgos laborales.
Realizar campañas de concienciación específicas para motociclistas, así como también para conductores de turismos.
Modificar las pruebas de acceso a los permisos A1, A2, A introduciendo pruebas que aumenten la seguridad de los motoristas y sacando otras sin utilidad.
A los fabricantes

Aumentar la oferta de modelos con ABS (freno anti-bloqueo), especialmente en las cilindradas más bajas.
Ofrecer información y formación en el punto de venta con el fin de concienciar y mejorar la preparación de los nuevos motoristas o el acceso a nuevas cilindradas.

Esta entrada fue publicada en Honda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario