El Plan de Recuperación y Transformación del Grupo Chrysler busca retornar a los beneficios y rediseñar el modelo de negocio

El Grupo Chrysler, filial de DaimlerChrysler AG, anunció hoy su plan de Recuperación y Transformación de tres años de duración, mediante el cual buscará el regreso a la rentabilidad para el año 2008 e incorporará acciones para modificar su modelo de negocio a largo plazo. El plan prevé la reducción de 13.000 puestos de trabajo entre los años 2007 y 2009.
El Presidente y Consejero Delegado del Grupo Chrysler, Tom LaSorda, presentó el plan durante la rueda de prensa anual de DaimlerChrysler AG, que por primera vez se celebró en Auburn Hills, Michigan.
Dr. Dieter Zetsche, Presidente de DaimlerChryslerChrysler AG: “El Grupo Chrysler ha diseñado un amplio plan de Recuperación y Transformación, utilizando todos los recursos disponibles dentro del Grupo DaimlerChrysler. Para optimizar y acelerar el plan presentado, estamos evaluando alianzas estratégicas adicionales con socios más allá de los que ya hemos mencionado y con los cuales tenemos planes de cooperación en la actualidad. Al respecto, no descartamos ninguna opción para encontrar la mejor solución para el Grupo Chrysler y DaimlerChrysler”.
En líneas generales, el Plan de Recuperación y Transformación busca un retorno a beneficios, con énfasis particular en la reducción de costes. El plan fue diseñado para exceder las metas establecidas a fin de compensar dificultades que puedan surgir de manera imprevista en el mercado. La meta es obtener una mejora financiera de 3.500 millones de euros (4.500 millones de dólares), o un retorno sobre las ventas de 2,5 por ciento para el año 2009.
“El plan consta de dos componentes complementarios”, dijo LaSorda. “El Grupo Chrysler necesita hacer más sólida su posición en el mercado Norteamericano. Además, la clave de nuestro éxito a largo plazo radicará en nuestra habilidad para transformar la organización en una compañía diferente, que pueda alcanzar y sostener una rentabilidad a largo plazo”.
El programa contará con una inversión de 2.300 millones de euros (3.000 millones de dólares) en nuevos motores y transmisiones, lo cual permitirá una ofensiva de producto de más de 20 modelos totalmente nuevos y 13 versiones renovadas entre los años 2007 y 2009.
RECUPERACIÓN
El plan de recuperación busca retornar a los beneficios mediante una combinación de programas destinados a mejorar los ingresos y a reducir severamente los costes. Las principales medidas incluyen:
Gestión de los ingresos
• Continuar la ofensiva de producto con la introducción de ocho nuevos modelos y cinco versiones renovadas en el año 2007. Los productos claves incluyen las nuevas Chrysler Grand Voyager y Dodge Grand Caravan minivans, el Dodge Avenger berlin, el Chrysler Sebring cabrio y el Jeep Cherokke, el cual completa la renovación y expansión de la familia Jeep.
• Mejorar la combinación entre el negocio de flotas y la venta en concesionarios, ofrecer nuevos productos en mercados globales y mejorar la eficiencia de los gastos en marketing y promociones.
• Reducir y optimizar la red de concesionarios a fin de mejorar su rentabilidad.
Material y costes fijos:
• Reducir los costes materiales hasta 1.150 millones de euros (1.500 millones de dólares) para el año 2009.
• Reforzar la política de postventa, incluyendo servicios de transporte.
Capacidad y eficiencia
• Reducir la capacidad total de producción en 400.000 unidades por año.
• En el año 2007 eliminar un turno en las fábricas de Newark (Delaware) y de Warren (Michigan). En el 2008 reducir un turno en la planta de St. Louis (Misouri).
• Suspensión del proceso de producción en la planta de Newark en 2009.
• Cierre del Centro de Distribución de Cleveland (Ohio) en diciembre de 2007.
• Ajustar las operaciones de estampado, componentes y motores acorde a la reducción de la capacidad de producción.
Impacto en los empleados
• El Grupo Chrysler reducirá 13.000 puestos de trabajo, lo que supone aproximadamente el 16 por ciento de su plantilla.
• Esta reducción afectará a 11.000 empleados no directivos en los próximos tres años, de los cuales 9.000 corresponderán a en los Estados Unidos y 2.000 a Canadá (durante 2007: 4.700 en los Estados Unidos y 1.100 en Canadá).
• Del total de los 11.000 empleados, 4,000 serán operarios de plantas de producción, 1.000 por la reducción de capacidad en las plantas de motores, estampado y componentes, 1.000 mediante externalización de funciones de funciones de apoyo y 3.000 mediante mejoras en tecnología, eficiencia y productividad.
• Se reducirá el cuadro de mandos en 2.000 personas, de los cuales 1.000 ya en 2007 y los restantes 1.000 el 2008.
• Programas especiales de jubilación y bajas incentivadas se anunciarán en su momento.
LaSorda indicó que las iniciativas anunciadas complementan la reestructuración iniciada desde el año 2001. Previamente a este anuncio, la compañía ya cerró, detuvo la producción, o vendió 16 plantas (cinco plantas de ensamblado y 11 de componentes) y redujo su fuerza de trabajo en un tercio.
El impacto financiero de estas medidas de recuperación se reflejará a comienzos del 2007, con un coste de reestructuración que llegará hasta los 1,000 millones de euros (1.300 millones de dólares) con un impacto financiero efectivo durante el año de 800 millones de euros (1,000 millones de dólares). El impacto en el balance se reflejará en los próximos dos ejercicios.
En 2007, el Grupo Chrysler espera reducir aún más el stock en sus concesionarios, para ajustarlos a la demanda del mercado. Esto se notará en una reducción de la rentabilidad operativa de aproximadamente 230 millones de euros (300 millones de dólares).
TRANSFORMACIÓN
Los elementos claves de la transformación serán una mayor presencia global y una transición en la gama de productos hacia vehículos de consumo más eficiente.
En la actualidad, América del Norte representa aproximadamente el 90 por ciento del volumen de negocios del Grupo Chrysler, y su línea de productos ha estado históricamente compuesta mayoritariamente por vehículos del tipo minivans, pick ups y turismos. “Estos dos factores fueron ventajas para nosotros en el pasado” dijo Tom La Sorda, “pero las reglas del mercado global han cambiado. El alto precio de los combustibles y otros cambios substanciales, han orientado las preferencias de los consumidores hacia vehículos más compactos y eficientes en cuanto a consumo. Debemos realizar ajustes estratégicos para aprovechar nuestros puntos fuertes, pero sin caer en situación de desventaja frente a la competencia”, indicó LaSorda.
“Esto requerirá que rediseñemos nuestro modelo de negocio, con un centrándonos en tres áreas estratégicas”, dijo LaSorda. “Primero, el Grupo Chrysler debe prestar más atención a nuestros clientes y marcas, continuando nuestro énfasis en liderazgo de producto. Además, debemos lograr un mejor resultado a nivel global y asociarnos con otras compañías para administrar costes y buscar al mismo tiempo, nuevas oportunidades de crecimiento”. LaSorda recalcó las siguientes iniciativas:
Marcas y Clientes
• Continuar la ofensiva de producto hasta 2009, con más de 20 modelos totalmente nuevos y 13 versiones actualizadas.
• Innovar en los segmentos de minivan, pick ups y vehículos de propulsión trasera. Al mismo tiempo, la compañía aprenderá a hacer más con menos mediante un plan que reducirá sus plataformas de productos, actualmente 12, a siete para el año 2012.
• Acceder a nuevos segmentos de vehículos comerciales, incluyendo por primera vez la participación en camiones ligeros.
• Continuar el cambio en la relación en nuestra línea de productos entre vehículos de pasajeros y pick ups, para ser menos dependientes de las furgonetas.
• Invertir en fabricas 2.300 millones de euros (3.000 millones de dólares) dedicados a nuevos motores, transmisiones y ejes, para conseguir yuna gama de productos con un nivel de consumo más eficiente. Esto incluirá un programa de ejes comunes para todos los vehículos y nuevas tecnologías para transmisiones. La semana pasada la compañí

Esta entrada fue publicada en Daimler Crhysler. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario