EL NUEVO VOLVO C30 VUELVE A BATIR EL RECORD DE BAJAS EMISIONES DE CO2: 99 G/KM

Volvo Cars ha recortado por primera vez el mágico límite de los 100 gramos de dióxido de carbono.

El nuevo Volvo C30 DRIVe se presenta hoy martes 15 de septiembre en el salón del automóvil de Fráncfort. Con la nueva tecnología Start/Stop, la última versión del Volvo C30 DRIVe utiliza solo 3,8 litros de combustible diésel por cada 100 km.

En consecuencia, solo emite 99 gramos de CO2/km.

Esto nos coloca en la elite absoluta en cuanto a bajas emisiones de CO2″, afirma Peter Ewerstrand, responsable de cuestiones relacionadas con el CO2 en Volvo Cars.

Desde la primavera, el Volvo C30 1.6D DRIVe ha estado disponible con una avanzada función Start/Stop que apaga el motor cuando el vehículo está detenido, por ejemplo en un semáforo o en un atasco.

Esto, junto con varias mejoras en las áreas de gobierno del motor y tecnología de combustión, redujo las emisiones del C30 DRIVe hasta 104 gramos de CO2/km.

Unos meses más tarde, sin embargo, se están haciendo grandes avances.

“Por primera vez en la historia de Volvo, hemos fabricado un vehículo que sólo emite 99 gramos de CO2 por km”, comenta Peter Ewerstrand.

“Hemos removido Roma con Santiago para lograr este objetivo y lo maravilloso es que lo hemos conseguido”, continúa.

El Volvo C30 DRIVe con función Start/Stop puede recorrer hasta 1380 kilómetros con un solo depósito, 52 litros, de combustible diésel.

El nuevo modelo aparecerá en el mercado a finales de este año.

Este bajo consumo de combustible no es, desde luego, la única característica del Volvo C30 presentada en Fráncfort.

El salpicadero es mucho más completo que el habitual en los modelos Volvo. Toda la parte delantera ha sido remodelada, incluidas las aletas frontales. Este diseño da al vehículo un aspecto radicalmente nuevo por la parte delantera y marca la personalidad inequívoca que distingue claramente el nuevo C30 del Volvo S40 y V50.

En la parte central de la rejilla se encuentra la nueva y más grande marca del hierro, como en el resto de la gama Volvo. La toma de aire también ha aumentado de tamaño y recuerda la del XC60. La rejilla tiene un nuevo patrón exclusivo.

“El C30 mejora su estatura visual y la confianza en sí mismo y está totalmente alineado con la estrategia de diseño de Volvo Cars. Al mismo tiempo, el C30 tiene una expresión totalmente suya. El nuevo patrón en forma de panal de la rejilla, por ejemplo, significa que solo se necesita un rápido vistazo por el retrovisor para ver que se trata de un Volvo C30″, comenta Fedde Talsma, jefe de diseño exterior de Volvo Cars.

Esta entrada fue publicada en Volvo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario