El nuevo Mercedes-Benz C 63 AMG, un Clase C de pura sangre

El poderoso C 63 AMG es la quinta generación de los Clase C AMG que se inició en 1993 con el C 36 AMG como una cooperación entre AMG y la entonces Daimler-Benz. El aspecto del C 63 AMG es impresionante; su prominente capó esconde un motor V8, desarrollado por AMG, de 6,3 litros de cilindrada (6.208 cm3 exactamente), que entrega 457 CV a 6.800 rpm y empuja con un par motor de 600 Nm a 5.000 rpm. La favorable relación peso/potencia de sólo 3,6 Kg/CV lo dispara de 0 a 100 Km/h en 4,5 segundos y el conductor dispone siempre de más de 500 Nm entre 2.000 y 6.250 rpm, fuerza más que suficiente para contar con una reserva abundante de aceleración a cualquier velocidad.
Cambio AMG 7G-TRONIC con “función punta-tacón”
El cambio automático del C 63 AMG tiene 3 modalidades: S (sport), C (Confort) y M (Manual), que difieren en el tiempo de actuación de cada marcha y en la rapidez del cambio para saltar de una a otra marcha. Adicionalmente, el C 63 AMG es el primer AMG que monta el dispositivo “función punta-tacón”, mediante el cual, al reducir una marcha, el motor da un brevísimo acelerón para igualar el régimen de giro de los ejes del cambio en la nueva marcha insertada. Así se logra el mismo efecto que cuando se reduce con un cambio manual y al mismo tiempo se pisa el freno acelerando con el tacón: aumentar la adherencia de las ruedas posteriores minimizando el exceso de retención al embragar la marcha inferior.
El eje delantero ha sido rediseñado y tiene ahora un ancho de vía 35 milímetros mayor y sin embargo la carga dinámica en las ruedas es menor al girar el volante. El nuevo anclaje de las ruedas delanteras en el eje es ahora un 100% más rígido, ganando así en precisión la dirección. La rígida configuración de los muelles y los amortiguadores de gas asegura un óptimo contacto de las ruedas con la calzada en todo momento y sujeta la carrocería de tal modo que apenas se balancea en las curvas enlazadas tomadas a alta velocidad.
De serie, el C 63 AMG lleva llantas de 18 pulgadas con neumáticos 235/40 R 18 delante y 255/35 R 18 detrás, aunque opcionalmente puede montar sobre llantas de 19 pulgadas, neumáticos 235/35 delante y 255/30 R 19 detrás. Para los frenos recurre a discos de 360 mm delante y 330 mm detrás.
El sistema ESP del C 63 AMG está adaptado a las prestaciones del coche y cuenta con tres nivel: ON, SPORT y OFF. En la modalidad ON, actúa como un ESP convencional. En modo SPORT, la intervención es menos intrusiva, el freno actúa en menor medida y la disminución del par motor no es tan acusada, permitiendo al conductor una cierta libertad de actuación y control de sobrevirajes y subvirajes. Por último, en el modo OFF, el ESP no actúa.
En el interior, lo más significativo se encuentra en la pantalla central del cuadro de instrumentos, donde, desde los mandos del volante se pueden seleccionar, entre otras funciones, tres modalidades de representación: “Warm up”, “Set Up” y “RACE”. En “Warm Up” se muestra la temperatura del aceite y del líquido refrigerante, “Set Up” indica el modo de funcionamiento del cambio, “S”, “C”, o “M” y en “RACE” aparece un cronógrafo para medir los tiempos por vuelta.
El C 63 AMG se pondrá a la venta en enero de 2008.

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario