El nuevo Clase M: un diseño dinámico, potentes motores V8 y una técnica revolucionaria para la versión 2002

Más seguridad, más dinamismo y mayor placer de conducir fueron los objetivos en la fase de desarrollo de la nueva Clase M de Mercedes-Benz, que hará su aparición en el mercado durante el otoño de 2001. El diseño, el interior y el equipo de serie de este atractivo todo terreno cuyo éxito es patente, se ha revalorizado sensiblemente atendiendo a las sugerencias y deseos de los clientes. En esta renovación más de 1100 piezas han sido mejoradas o modificadas.

En sus cuatro años de vida, el Clase M se ha convertido en un superventas que ha entusiasmado a más de 300.000 conductores en todo el mundo. Con una cuota de mercado del 30%, la Clase M de Mercedes-Benz se convierte en la referencia de su segmento en numerosos mercados de Europa y es ejemplo a seguir en materia de seguridad, como atestiguan los resultados de las pruebas de choque efectuadas por el Instituto Americano de Seguridad en Autopistas (“Insurance Institute for Highway Safety”).

Diseño: delantera y trasera remodeladas en aras de un mayor dinamismo

La diferencia entre el Clase M 2002 y el predecesor salta a la vista: los nuevos paragolpes subrayan más aún el dinamismo y la potencia del todo terreno, mientras que los nuevos faros de cristal transparente con modernos contornos y las carcasas de los retrovisores con intermitentes integrados para reforzar la aerodinámica, le confieren un toque de elegancia. En el ML 270 CDI y en el ML 320, las piezas adosadas a la carrocería (paragolpes, listones de protección laterales y carcasas de los retrovisores) van también pintadas en el color de la carrocería. Las nuevas llantas de aleación de 17 pulgadas y los nuevos neumáticos anchos de 255/60 R 17 (para los modelos de cinco y seis cilindros) y de 275/55 R 17 (para aquellos de ocho cilindros) enfatizan el dinamismo incluso en la vista de perfil.

ML 400 CDI: uno de los motores Diesel más potentes del mercado

Gracias al sistema electrónico de tracción en las cuatro ruedas (4-ETS), el Clase M se muestra idóneo en cualquier terreno. En otras palabras, se adapta a cualquier situación de conducción. Sea cual sea el tipo de calzada, los dos nuevos motores desarrollan una potencia y un par motor tan elevados que ofrecen un placer de conducción inigualable. Estos motores proceden de la Clase S de Mercedes-Benz: el motor Diesel V8 (250 CV) y el motor gasolina V8 de cinco litros (292 CV).

El motor Diesel de ocho cilindros del nuevo ML 400 CDI (con inyección directa Common Rail, compresor biturbo, distribución por cuatro válvulas y otros sistemas de alta tecnología) se clasifica entre los motores Diesel para turismos más potentes del mercado. El todo terreno acelera de 0 a 100 km/h en sólo 8,1 segundos, alcanza una velocidad máxima de 213 km/h y consume 10,9 litros a los 100 km. El poderoso par de 560 Nm disponible desde 1.700 rpm, ofrece una elasticidad fuera de lo común y unas recuperaciones soberbias. Todos los Clase M nuevos disponen de un depósito de combustible con mayor capacidad (83 litros). De esta forma, con un depósito lleno se pueden recorrer 840 km con el ML 400 CD.

El ML 500 por su parte se distingue por sus prestaciones mejoradas con relación a su predecesor, el ML 430. Su motor V8 entrega ya a 2.700 rpm un par de 440 Nm y acelera de 0 a 100 km/h en sólo 7,7 segundos. El nuevo ML 500 alcanza una velocidad máxima de 221 km/h.

Seguridad: airbags de cortinilla de serie

Los airbags de cortinilla, suministrados de serie, se despliegan en forma de cortina por las ventanillas en caso de choque lateral. Con unas dimensiones de 200 cm de largo por 50 cm de alto, unidos a los airbags laterales situados en las puertas, protegen a los ocupantes de manera óptima en caso de choque.

Para mayor seguridad, Mercedes-Benz equipa al nuevo Clase M con faros bi-xenón de última generación, iguales a los que inauguró la Clase CL. Las lámparas de descarga liberan una intensidad luminosa dos veces superior a la de las lámparas halógenas utilizadas hasta ahora. Además, la mayor iluminación se obtiene tanto en la luz de cruce como en la de carretera. Los faros bi-xenón van provistos de un corrector dinámico del alcance de la luz pilotado por sensores y lavafaros de alta presión.

Al igual que en los turismos Mercedes-Benz más modernos, la Clase M lleva de serie sensores de luminosidad en el parabrisas que se encargan del encendido y apagado automático de los faros. El sistema PARKTRONIC se podrá solicitar como opción para los nuevos Clase M.

Esta entrada fue publicada en Mercedes Benz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario